sábado. 22.02.2020 |
El tiempo
sábado. 22.02.2020
El tiempo

Traicionados por el corazón

Ricardo González, el día que anunció su retirada. XESÚS PONTE (AEP)
Ricardo González, el día que anunció su retirada. XESÚS PONTE (AEP)

El exbreoganista Ricardo González sufrió en 2005 un problema cardíaco que le provocó la retirada e ingresó en una negra lista a la que se unió el pasado miércoles Íker Casillas

La carrera de Íker Casillas como futbolista profesional se paró de repente el pasado miércoles durante un entrenamiento con el Oporto. Lo que no se paró fue su vida gracias a que en las instalaciones del club portugués había un médico que lo trató al instante y que llamó al hospital para que fueran preparando la sala de operaciones.

El meta mostoleño se une a una lista de deportistas que vieron sus carreras truncadas por una dolencia cardíaca. Lugo también conoció casos similares, como el del cántabro Ricardo González, exjugador del Breogán, que en el mes de abril de 2005, con 30 años recién cumplidos, tuvo que dejar el baloncesto por una causa similar a la de Casillas.

El 2 de abril de 2005, el conjunto lucense jugaba en la pista del Gran Canaria. Mediado el segundo cuarto, sufrió una fuerte arritmia que le provocó fuertes mareos. Fue retirado en camilla del pabellón y trasladado al hospital Santa Catalina de Canarias, donde pasó la noche en observación.

Tras regresar a Lugo todo apuntaba a que el suceso se iba a quedar en un susto sin importancia, pero el día 16, después de someterse a una serie de pruebas, Ricardo González anunció su retirada del baloncesto. El diagnóstico hablaba de que "el hallazgo del trayecto de la coronaria descendente anterior, que normalmente se considera una entidad benigna y de excelente pronóstico, induce a recomendar el cese de actividad deportiva de alta intensidad".

"Es el día más triste de mi vida", aseguró aquel 16 de abril de 2005 Ricardo González, quien al mismo tiempo tuvo la cabeza fría como para mirar al futuro. "Es algo triste, pero también alegre, porque se ha descubierto ahora y voy a poder disfrutar de mi vida. No voy a llevar tratamiento ni a medicarme, e incluso podré seguir haciendo deporte", señaló.

Ricardo Gónzález tuvo claro desde el primer momento que su vida debería seguir ligada al baloncesto; lógico, hasta ese momento su vida había sido el baloncesto.

En la temporada siguiente a dejar las pistas fue nombrado director deportivo del Ensino, por entonces Yaya María y muy ligado al Breogán. Pero pronto se metió en el mundo de la representación de jugadores. Ahora mismo trabaja en la empresa Xpheres, que lleva las riendas de jugadores como Nikola Mirotic (Milwaukee Bucks), Álex Abrines (Oklahoma City Thunder), Juancho Hernangómez (Denver Nuggets), Marko Todorovic (Joventut) o Henk Norel (Cafés Candelas Breogán).

Casillas, a punto de cumplir los 38 años, tendrá que buscar otra ocupación a su vida. Algo que otros deportistas tuvieron que hacer mucho antes, como su excompañero Rubén de la Red, quien en octubre de 2008, poco después de ganar la Eurocopa con la selección, cayó desplomado en Irún tras sufrir un síncope y tuvo que dejar el fútbol con 23 años.

Un año más tenía el atleta lucense Tito Margaride cuando su carrera terminó de forma drástica. Corría por un parque de Budapest, donde horas después iba a buscar la mínima olímpica para los Juegos Olímpicos de Barcelona, cuando cayó desplomado a causa de una trombosis cerebral causada por un problema congénito en la sangre.

Margaride sufrió secuelas físicas, pero no dejó el atletismo. De hecho, participó en los Juegos Paralímpicos de Atlanta 96 y los de Sídney 2000 -en estos consiguió la medalla de bronce en los 1.500 metros lisos-.

La lista es amplia y algunos deportistas no tuvieron la suerte de poder enfilar su vida hacia otros caminos. Marc Vivien Foé (2003), Miklós Fehér (2004), Antonio Puerta (2007) o Dani Jarque (2009) perdieron la vida por dolencias cardíacas.

Óliver Torres: "Íker está como un toro"
Óliver Torres, centrocampista español del Oporto y exfutbolista del Atlético de Madrid, dijo este jueves, tras visitar a Iker Casillas en el hospital CUF, que el portero español está "animado" y "como un toro", tras sufrir el miércoles un infarto mientras se entrenaba con el Oporto. "Ahora lo que necesita es descansar. Está como un toro, animado y muy bien, que al final es lo más importante. Ha sido un susto pero ha salido todo bien", declaró el futbolista a su salida del centro hospitalario.

Preguntado sobre qué les ha dicho Casillas, Torres respondió que "lo que dice es que está animado", e insistió en que lo ha visto "animado, fuerte y con muchas ganas de superar esto".

Interés
Familiares, compañeros y aficionados se acercaron al hospital de Oporto en el que está ingresado Casillas. El problema de salud del portero mostoleño ha despertado un gran interés en España y Portugal.

La esposa del futbolista, la periodista española Sara Carbonero, fue una de las más seguidas por las cámaras ayer, cuando volvió al hospital acompañada de los hijos de la pareja —Martín, de 5 años, y Lucas, de 2—, para que pudiesen visitar a su padre.

 

Traicionados por el corazón
Comentarios