sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

Toda una experiencia

Lo que queda es la experiencia. Cuando un deportista está en los inicios de su carrera, acudir a un Mundial, de la disciplina que sea, siempre es un estímulo. El resultado es lo de menos. Lo importante es tener algo que contar y algo que puede valer para el futuro. Con esas conclusiones regresó el joven piragüista monfortino del Club Fluvial de Lugo Marcos González, único participante gallego en el campeonato del mundo de descenso de aguas bravas que se disputó en Sort (Lleida) entre los pasados días 7 y 13 de  este mes. Internacional absoluto con la selección española a sus 19 años, González participó en cuatro pruebas, dos individuales y dos por equipos.

En individuales, frente a casi un centenar de participantes, Marcos González finalizó la competición de clásica sobre 7.000 metros en el puesto número 43 y en la de sprint, sobre 700 metros, fue cuadragésimo cuarto. En ambos casos fue uno de los mejores del equipo español en una disciplina piragüística no muy extendida aún en el país.

Equipos
Por lo que respecta a las pruebas de equipos, en la denominada de patrulla clásica, con tres palistas, lo mismo que en la de patrulla sprint, el conjunto español, con el palista monfortino como miembro, finalizó undécimo.

De regreso en la tarde de este lunes a Monforte, Marcos González se mostró muy satisfecho por haber podido debutar como absoluto en un Mundial, pero se lamentaba de las malas condiciones del río Noguera Pallaresa a lo largo de todo el campeonato, lo que no favoreció precisamente sus posibilidades. "La crecida de más de dos metros del río hizo incluso peligrar  que se disputara el Mundial. Al final tuvimos que competir en un tramo del río que no conocíamos, de ahí lo irregular que resultó para todos esta competición", señaló el palista, que de todas formas fue felicitado por su comportamiento por los miembros de la Federación Española de Piragüismo con el seleccionador, Victor Craviotto, al frente.

El de Sort ha sido el primer Mundial disputado en España. La competición ha reunido a más de 300 palistas de 31 países.

Después de esta experiencia mundialista, Marcos González disfrutará de unos días de descanso, pero pronto comenzará a preparar su próxima cita, en agosto con la disputa en León del campeonato de España de descenso de aguas bravas. El palista monfortino, actual campeón de España en la categoría júnior, va a debutar en  la sénior.

Toda una experiencia
Comentarios