Tito Díaz: "Tener que jugar en Manresa fue algo muy injusto"

El director general del Río Breogán, Tito Díaz, hace balance de la temporada y asegura que el peor momento fue la mañana del partido ante el Manresa y la espera "en la calle" por los resultados de las pruebas PCR que pasó la plantilla
Tito Díaz, en una comparecencia. ADRA PALLÓN
photo_camera Tito Díaz, en una comparecencia. ADRA PALLÓN

El director general del Río Breogán, Tito Díaz, compareció este viernes para hacer un breve balance de la primera parte de la temporada, aprovechando el parón por selecciones y los días libres que tuvo la plantilla a raíz de un pequeño brote de covid. Para el dirigente, el peor momento del curso hasta el momento fue "la mañana en Manresa, esperando en la calle y en la puerta de la clínica por unos resultados PCR y antígenos, y el recibir casi a las 18.00 horas la noticia de que se jugaba el partido. Fue un día muy duro, difícil, y me pareció injusto que se disputara el encuentro. Pero ya pasó", lamentó.

Para Díaz, "fue uno de los peores días de mi carrera deportiva" y recordó que el Río Breogán pidió el aplazamiento del partido "para el día siguiente, porque entendimos que se rompía el principio de igualdad: el Manresa entrenó por la mañana y comió a su hora. Nosotros no hicimos sesión de tiro y no pudimos comer hasta las 15.30 horas. No fue justo", añadió.

Pese a todo, y a la derrota aquella tarde, el director general del Breogán aseguró que "ese día se ganaron muchas cosas, nos fortalecimos como grupo y eso a veces es más importante que ganar o perder un partido". Además, Díaz destacó la unión del grupo. "Estamos muy orgullosos. Han pasado tres meses y hemos formado un grupo fantástico, no solo a nivel deportivo, sino también a nivel humano. La relación entre todos es magnífica, han congeniado muy bien y se nota dentro y fuera de la pista".

Díaz también agradeció el apoyo a la mascota del club, Máximus, tras el incidente contra el Ucam Murcia que provocó Sadiel Rojas. "Fue un reconocimiento a Máximus y al Breogán. Además hay que destacar que nadie del público saltó a la pista ni lanzó nada, y el Pazo es una de las pocas pistas que no tiene vallas. El comportamiento fue extraordinario y es de agradecer".

Por último, y tras dar por "cortada" la transmisión del virus que provocó un pequeño brote dentro de la plantilla que obligó a aplazar el duelo ante el Joventut, Díaz señaló que "nadie del club habló con el Burgos", en relación a las informaciones que aseguraron que el entrenador del Breogán, Paco Olmos, se había reunido con el equipo burgalés para estudiar una posible marcha de Lugo. "Tenemos que estar al margen de eso, si comentamos cada rumor, estaría todos los días con eso y no haría otra cosa. No sienta ni bien ni mal, cada uno es responsable de lo que hace o dice".

Comentarios