miércoles. 11.12.2019 |
El tiempo
miércoles. 11.12.2019
El tiempo

Tiempo de aclarar dudas

Jugadores y técnicos del Breogán, en un tiempo muerto del duelo ante el Delteco. SEBAS SENANDE
Jugadores y técnicos del Breogán, en un tiempo muerto del duelo ante el Delteco. SEBAS SENANDE
El Leche Río Breogán prepara el duelo del sábado en Huesca consciente de que necesita el triunfo para tranquilizar su estado de ánimo. El equipo aragonés se muestra fiable en casa

El Leche Río Breogán está en estos momentos fuera de los play off en la LEB Oro. Cuatro derrotas en ocho partidos les sitúan en la zona media de la clasificación, igualado con otros seis equipos que ocupan desde la séptima a la duodécima posición. Ni los seguidores más pesimistas del club lucense podría esperar un inicio semejante de un equipo que aspira al ascenso de categoría.

Tanto el puesto en la tabla como los resultados negativos podrían quedarse en una mera anécdota —sin ir más lejos el San Pablo de Burgos que ascendió con Diego Epifianio en la temporada 2016-17 llevaba en la octava jornada el mismo bagaje que el Breogán— si realmente se pudiera esperar una reacción de los breoganistas. Pero tanto las circunstancias —las lesiones no ayudan— como la imagen que está ofreciendo el equipo no hace más que acrecentar las dudas sobre las posibilidades de la plantilla. Una desconfianza creciente entre los aficionados y que con el paso de las jornadas parece ir afectando cada vez a más miembros de la plantilla. El Breogán es en estos momentos un mar de dudas.

Y para este diagnóstico solo existe un remedio: ganar y convencer. Por lo tanto, cada partido es ahora una doble batalla para los de Diego Epifanio; una, interna contra sus propios miedos, y otra, ante el rival de turno, que ahora mismo ve en el conjunto lucense una gran oportunidad para conseguir un triunfo de prestigio.

Ahora mismo no hay partido fácil ni intrascendente para el Breogán. Y desde luego el que disputará el sábado (20.00 horas) en la pista del Huesca tiene esos condicionantes.

A diferencia del Leche Río Breogán, el equipo que más puntos encaja, el Huesca es de los que menos reciben en la LEB Oro

El Breogán tiene que ganar y enfrente tendrá un rival que exhibe el mismo bagaje, cuatro victorias y cuatro derrotas, pero con una particularidad, ya que dentro de la irregularidad que el Huesca está mostrando en su juego —capaces de perder en la cancha del Canoe o de vencer con holgura al Melilla—, en su cancha se están mostrando bastante sólidos. De hecho, tres de sus victorias, ante Granada, Marín y Melilla, fueron logradas ante su público.

A diferencia del Leche Río Breogán, el equipo que más puntos encaja, el Huesca es de los que menos reciben en la LEB Oro. Y en el trabajo defensivo es desde donde parte gran parte de las opciones de triunfo del conjunto que dirige Guillermo Arenas.

Un equipo nuevo, solo continúan Dani García y Diego de Blas de la temporada pasada, y muy joven. El Huesca cuenta con cuatro jugadores cedidos: el base Dani García, por el Manresa; el escolta Álex Tamayo y el ala-pívot Andriy Grystak, ambos del Estudiantes, y el alero Ander Urdiain, que pertenece al Zaragoza. A partir de ahí cuenta con cuatro jugadores que ya conocen la liga: Fran Cárdenas, Robertas Grabauskas, Nedim Dedovic y Vasilije Vucetic, y dos jugadores que viven su primera experiencia profesional, como el estadounidense Olin Carter y el ala-pívot croata Davis Skara.

Los máximos anotadores del equipo oscense son los pívots Vucetic (13 puntos de media) y Skara (12 puntos por partido) mientras que desde el perímetro es el estadounidense Olin Carter (10,7 puntos) el que aporta más anotación, siendo además el jugador más certero en el lanzamiento de tres puntos, con 16 triples de 37 intentos (43%). Vucetic y Skara son también los mejores reboteadores.

Tiempo de aclarar dudas
Comentarios