Una tarde para mirar a las alturas

El Lugo recibe este domingo al Barcelona B en un duelo entre candidatos a la lucha por el salto de categoría. El equipo de Munitis intentará contrarrestar la velocidad del cuadro catalán con un bloque combinativo
Antonetti presiona a un jugador del Mirandés. SEBAS SENANDE
photo_camera Antonetti presiona a un jugador del Mirandés. SEBAS SENANDE

Llegan tiempos para valientes en el Ángel Carro. La visita este domingo (18.00 horas) en la decimosexta jornada en Primera RFEF del Barcelona B acercará a la orilla del Miño a dos de los candidatos a disputar la fase de ascenso a Segunda División, de la que únicamente se separan por un punto a favor del filial azulgrana.

El Barcelona B arriba a Lugo con ganas de borrar la última derrota en el Johan Cruyff ante el Deportivo, donde perdió su condición de invicto. Por su parte, el Lugo vuelve a sonreír después de encadenar dos triunfos, ante el Sestao River (0-1) en Liga, y la agónica victoria lograda en la segunda ronda de la Copa del Rey delante de un Mirandés de superior categoría (2-0).

Rafa Márquez, exinternacional mexicano y campeón de Europa con el Barcelona, es el entrenador del Barcelona B por segunda temporada consecutiva. Ha acuñado un estilo de juego al más puro estilo de La Masía. Un sistema 4-3-3 de libro que combina la rápida circulación de balón con las habilidades innatas con el balón de una de las canteras más prolíficas del fútbol nacional.

Estas características les han llevado a auparse a la quinta posición del Grupo 1 en Primera Federación con 26 puntos, el último puesto que da acceso a las eliminatorias por el ascenso, y solo un punto más que el equipo rojiblanco, su más inmediato perseguidor en la clasificación.

En el otro extremo de la balanza, el Lugo está inmerso en una temporada atípica, sigue invicto lejos de su estadio y acumula cuatro derrotas ante los ojos de sus aficionados. Pedro Munitis ha seguido la filosofía culé y ha incorporado a jóvenes del Polvorín a la dinámica del primer equipo. Y han respondido a la llamada con goles y rédito en sus respectivas posiciones.

Leandro Antonetti es el hombre de moda en la delantera lucense, ya que sus últimos tantos en Copa del Rey significaron el pase tanto frente al Atlético Antoniano como contra el Mirandés.

Por su parte, Andrés Castrín se ha ganado un puesto en el eje de la zaga junto a Gorka Pérez en dura pugna con César Morgado. Esta será una de las opciones que baraja Pedro Munitis en la defensa para recibir al equipo blaugrana. Otra de las dudas del preparador cántabro reside en la línea medular, donde tendrá la incógnita de la participación de Jozabed hasta última hora, aunque el técnico es optimista sobre su concurso.

Si el excéltico se cayera de la alineación, sería Sabit Adbulai quien ocuparía su lugar junto al indiscutible Thiago Ojeda.

El tridente ofensivo repetiría con Nacho Quintana, Víctor Narro y Willy Ledesma, aunque el extremo mallorquín podría ceder su titularidad a favor de la potencia y llegada de Adrián Fuentes o la habilidad de Antonio Aranda. Tabuaço seguirá en la portería y el sorprendente Antonetti esperará su oportunidad desde el banco.

Por su parte, el Barcelona B cuenta con un amplio potencial ofensivo donde destaca, en el puesto de "9", Marc Guiu, internacional sub-17 y quien ya debutó con gol para que el primer equipo derrotase al Athlétic de Bilbao.

Con el conjunto azulgrana llega también Pau Víctor, el máximo goleador del Grupo 1. Diez goles suma el atacante, de los cuales cuatro los ha anotado en las cuatro últimas jornadas. Más lejos, a siete tantos de distancia, está Unai Hernández y con dos, el exjugador de la Cultural Leonesa Percán. El exrojiblanco Jaume Cuéllar, por su parte, se ha ganado un lugar en la línea medular.

Comentarios