miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

Sin gol no hay fútbol

Aficionados del CD Lugo en el Anxo Carro. SEBAS SENANDE
Aficionados del CD Lugo en el Anxo Carro. SEBAS SENANDE

El Lugo trabaja en la llegada de un delantero de referencia que asegura una cifra goleadora respetable. Manu Barreiro y Carlos Castro son dos de los nombres que manejaron el club lucense

El gol es una de las prioridades del Lugo para la próxima temporada. Un delantero centro que asegure una cifra (al menos) decente de tantos es un seguro para cualquier equipo de la categoría, y dar con el hombre adecuado, además, puede suponer la diferencia entre estar en tierra de nadie y pelear por algo más. La falta de ese "9" goleador fue, quizás, uno de los problemas que arrastró el club rojiblanco la pasada temporada, con muchos jugadores aportando su granito de arena, pero sin un killer de referencia. Por eso la dirección deportiva lucense, con Emilio Viqueira a la cabeza, trabaja concienzudamente para conseguir al hombre gol adecuado.

Son varios los nombres que suenan para ocupar la delantera lucense el próximo año, si bien el club cuenta, de momento, con dos futbolistas para ese puesto: Cristian Herrera y Dani Escriche. Herrera, de hecho, fue el máximo anotador del Lugo la pasada temporada con siete tantos. Además, el futbolista canario actuó en varias posiciones del ataque.

Escriche, por su parte, fue una de las sensaciones del final de temporada. El de Burriana convenció a Francisco a base de trabajo y terminó jugando de titular alguno de los últimos encuentros del año, respondiendo con entrega, juego y también goles. Su actuación le valió para ganarse la ficha con el primer equipo, aunque parece demasiado prematuro que el Lugo fíe toda la temporada al joven jugador castellonense.

Hasta ahora, aparecen principalmente dos nombres sobre la mesa para convertirse en el próximo "9" del Club Deportivo Lugo: Manu Barreiro y Carlos Castro.

Barreiro gusta mucho en la dirección deportiva lucense. De hecho, el futbolista del Nástic llegó a Tarragona de la mano de Viqueira, y ambos mantienen una relación muy buena desde hace años. El problema es que el futbolista compostelano tiene todavía un año más de contrato con la entidad catalana, es uno de los capitanes del equipo y está en los planes de Gordillo para la próxima temporada. Parafraseando a Enrique Cerezo, los jugadores juegan donde quieren, pero la situación contractual del gallego podría ser un impedimento para su llegada a la capital lucense.

El compostelano, eso sí, responde al perfil que necesita el Lugo. Manu Barreiro es un delantero experimentado, capaz de fijar defensas, anotar y hacer jugar al equipo. En la última temporada jugó 39 partidos con el equipo tarraconense, en los que anotó diez goles y repartió cinco asistencias.

Otro de los jugadores que está en la agenda del Lugo es Carlos Castro. El asturiano no está teniendo la confianza de Rubén Baraja, y apenas ha jugado el último año en el Spórting de Gijón. El joven talento de Mareo acumula 19 partidos en la liga 2017-2018, con apenas un gol y una asistencia.

La situación de Carlos Castro es la opuesta a la de Manu Barreiro. En el caso del asturiano, el Spórting podría facilitar su salida debido a la falta de minutos, en la que podría ser una oportunidad del futbolista de Mieres para reivindicarse y demostrar su talento en la categoría.

Castro ya estuvo en la órbita del Lugo hace dos temporadas. En el mercado invernal de la 2016-2017, el propio Emilio de Dios, director deportivo del Lugo por aquel entonces, había reconocido que intentaron la cesión de Castro pero la operación no pudo hacerse finalmente.

En las próximas semanas se sabrá si el Lugo cierra una de estas dos opciones o sorprende con otra vía.

Sin gol no hay fútbol
Comentarios