miércoles. 17.07.2019 |
El tiempo
miércoles. 17.07.2019
El tiempo

Sergi Vidal: "Queda mucho y este equipo irá para arriba"

Sergi Vidal. SEBAS SENANDE
Sergi Vidal. SEBAS SENANDE

La primera oportunidad para sumar llega esta tarde, y nada menos que ante el Real Madrid

Con tanta experiencia en el baloncesto nacional, Sergi Vidal reconoce que las lesiones y el mal inicio de temporada son dos realidades del Cafés Candelas Breogán, pero mantiene confianza ciega en el crecimiento del equipo y la consecución de la permanencia. La primera oportunidad para sumar llega esta tarde, y nada menos que ante el Real Madrid, actual campeón de Liga y de Europa, un conjunto que el que Sergi Vidal militó durante dos temporadas.

En la situación clasificatoria que está actualmente el Cafés Candelas Breogán, ¿siente más presión o nervios?
Creo que todavía queda mucha Liga. Sí que pueden notarse algo de nervios porque al final eres consciente de que tuvimos posibilidades de ganar dos o tres partidos más y si no lo consigues eso pesa. Hay que seguir trabajando para seguir mejorando. Fue una pretemporada atípica, pero es evidente que el techo de este equipo no lo vamos a ver todavía.

Las lesiones han sido todo un lastre en la pretemporada...
El nivel de los entrenamientos y el tipo de trabajo es mejor cuando está toda la plantilla, la propia química entre la plantilla también se nota porque pierdes conjunción, ya que hay jugadores que entran y otros que salen constantemente.

¿Qué tal va la experiencia en el Cafés Candelas Breogán y en la ciudad hasta el momento?
Estoy encantado, Lugo es una ciudad magnífica, en la que viven mucho el baloncesto, cómoda y en la que estoy muy a gusto. Todo el mundo me hablaba del clima pero estuve diez años en el País Vasco y sé lo que es un mal clima. La gente es muy amable y agradezco todas las muestras de cariño que recibo esté donde esté. Es algo muy gratificante. Estoy feliz en el club y con los compañeros.

Pagué el sobreesfuerzo de estar pocos jugadores y pasar de no jugar desde mayo a tener muchos minutos

Físicamente, ¿cómo se está encontrando?
Tuve unos problemas con las lesiones nada más llegar y es que pagué el sobreesfuerzo de estar pocos jugadores y pasar de no jugar desde el mes de mayo a participar durante muchos minutos, eso me cortó un poco el ritmo. Fui recuperando la forma y cada vez me encuentro mejor.

El equipo está en zona de problemas, ¿cómo ve la situación de su equipo?
Cuanto antes tengas victorias y estés más cerca de la salvación, que es el objetivo, pues mucho mejor, pero queda muchísimo y no tengo ninguna duda de que el equipo, si lo respetan las lesiones y podemos tener una continuidad, irá para arriba.

¿Cómo está viendo la Liga ACB esta temporada?
Al final sigue habiendo los de arriba, los equipos de Euroliga y alguno más, pero creo que en la parte media baja el nivel de esta temporada es brutal. Todos los equipos hicieron plantillas muy competitivas y conseguir las victorias es realmente complicado. Hoy toca medirse con el Real Madrid, equipo que aspira a todos los títulos y que acaba de ganar la Liga y la Euroliga.

No tengo noticias por parte del club y no me queda otra que esperar y ver cuáles son las opciones

¿Cómo se puede sorprender a un equipo de este nivel?
Hay que intentar estar a su nivel físico, algo que ya resulta complicado, y luego hay que tener mucha fe y carácter. Hay que creer en que se puede hacer, creer en la posibilidad de ganar aunque esta sea pequeña; y además pillarlos en un día en el que no estén especialmente inspirados.

El Real Madrid se midió hace tres días con el Barcelona en la Euroliga, un duelo que siempre es intenso y donde la motivación es extrema. ¿Cree que el conjunto blanco puede acusar un cierto desgaste o despistarse un tanto y aprovecharlo esta tarde en el Pazo?
 Es complicado que lo noten porque no es algo que les pille de nuevo. Es una plantilla tan amplia que se pueden permitir el lujo de dar descanso a algunos jugadores importantes en ciertos partidos, y hay otros tantos que están esperando para aprovechar su oportunidad y que pueden jugar. Cualquier jugador, si está en el Real Madrid, es porque tiene talento y mucha calidad.

¿Entiende la locura y expectación que despierta la visita de un equipo como el Real Madrid?
Entiendo la expectación que genera el Real Madrid o un club de esta magnitud, lo he vivido desde dentro y también jugando en equipos más pequeños. No es el caso de Lugo porque aquí ya hay una gran afición, pero en muchos casos siempre hay un partido en el que los pabellones se llenan es cuando su equipo juega ante el Real Madrid.

Me considero un afortunado en el mundo del baloncesto y afortunado por haber podido vivir en este mundo

Durante dos temporadas fue jugador del Real Madrid, ¿cómo explicaría esa vivencia de jugar en un equipo tan grande?
Se vive muy bien. En el Real Madrid la experiencia es buenísima, siempre estás muy bien cuidado, tienes todas las facilidades del mundo y estás en un club señor, y a mí así fue como me trataron. Realmente no puede decir una mala palabra del club, todo lo contrario. Deportivamente no me fueron las cosas como me hubiese gustado, pero a nivel de institución es una pasada poder haber estado ahí dentro.

Entiendo que lo que le faltó en el Real Madrid fueron minutos y más protagonismo...
Deportivamente me hubiera gustado tener más minutos y contar con regularidad para el entrenador, pero no pudo ser así y ya está. No me fue bien, pero eso no quiere decir que el club y la gente que trabaja cercana a los jugadores, como técnicos, ayudante,... Tengo de ellos un gran recuerdo y me trataran de muy buenas maneras.

Tiene contrato temporal hasta el día 31 de diciembre con el Cafés Candelas Breogán, ¿hay alguna novedad a ese respecto sobre su futuro?
A día de hoy no tengo noticias por parte del club y no me queda otra que esperar y ver cuáles son las opciones.

Tuve la gran suerte de poder dedicarme a lo que más me gusta

Con su experiencia y conocimiento del baloncesto español, ¿cree que el jugador nacional se siente reconocido y valorado suficientemente en España?
Muchas veces la tendencia es a que parece que lo de fuera es mejor que lo de casa, pero hoy en día las leyes y la apertura de las competiciones y fronteras hacen que las cosas sea como son. Lo que hay que hacer es trabajar duro. Hay algún jugador que se puede sentir que no está apoyado, y lo contrario, algún jugador que por el hecho de ser español tiene la oportunidad de poder jugar.

En varias ocasiones ha dicho que hay una frase que puede definir su idea de juego y cómo entiende este deporte: ‘no me importa trabajar en la oscuridad para que otros brillen’.
Podría decirse que esa sería mi filosofía en el juego. Me gusta ganar y soy competitivo y si tengo que remangarme y hacer el trabajo sucio lo voy a hacer. No tengo ningún problema en hacerlo y tengo claro que estoy en un deporte de equipo y que la palabra equipo es la que tiene que lucir en mayúsculas. Si en tu trabajo puedes ayudar a tus compañeros a ganar y ser una pieza de ese engranaje, bienvenido sea. 

Durante su trayectoria deportiva tuvo la oportunidad de jugar en numerosos equipos y ganar títulos como la Liga, la Copa del Rey o la Supercopa de España, además de jugar con la selección. ¿Se considera un afortunado?
Me considero un afortunado en el mundo del baloncesto y afortunado por haber podido vivir en este mundo. Tuve la gran suerte de poder dedicarme a lo que más me gusta.

El sueño de la euroliga y la vocación de ser bombero
Inicios en el baloncesto.
Mi padre jugaba al baloncesto, mi hermano también y casi de rebote es lo que viví y vi en casa desde siempre.
Badalona siempre presente en la formación.
Badalona es la cuna del baloncesto, así lo demostró durante muchos años. Hay muchos jugadores que salieron de esa escuela.
Un sueño que cumplir.
No creo que lo vaya a cumplir, lo he ganado prácticamente todo a nivel de clubes y me encantaría haber ganado una Euroliga. Lo tuve cerca en dos ocasiones con el Baskonia y no pudo ser.
Vivencias en la Nike Eurocamp en Barcelona y la Nike Hoop Summit en Estados Unidos.
La experiencia en Estados Unidos fue espectacular. Era la primera vez que cruzaba el charco y poder estar entre los mejores es increíble y es uno de los mejores recuerdos que me llevo del baloncesto.
Entrenadores y jugadores que lo han marcado.
Los entrenadores más importantes para mí fueron Dusko Ivanovic, con el que estuve varios años, y también Sito Alonso, que me lo puso todo muy fácil después de los dos años complicados que pasé en el Real Madrid. Sito me permitió volver a disfrutar del baloncesto en Donostia. En cuanto a jugadores, quizá el más importante sería Albert Miralles. Desde siempre ha sido como un hermano para mí, y también me acuerdo mucho de Llull, Garbajosa o Prigioni. Han sido muchos y sería injusto quedarme con unos pocos.
La selección.
Fue una etapa muy bonita, fue uno de mis sueños y objetivos poder llegar hasta la selección. No pude hacerlo en tantas ocasiones como me hubiese gustado, pero fue una gran experiencia y todo un reto para cualquier deportista.
De no ser jugador de baloncesto, hubiese sido...
Hubiera sido bombero. Tengo varias cosas planteadas para mi futuro, pero me veo en el mundo del baloncesto, especialmente como agente. Pero desde una perspectiva no del negocio, sino de ayudar y dar todos los recursos necesarios a los jugadores para que puedan llegar a lo más alto en sus carreras, aprovechar así mi experiencia.
¿Prefiere jugar al ‘supermanager’ a convivir con las preguntas sobre sus posibles valoraciones?
A mí me estresaba jugar y tener que hacer los cambios, pensar quién iba a hacer lo bien y quién mal. En lugar de disfrutar del juego todo era estar pendiente de las estadísticas. La gente que juega me sigue preguntando cómo estás para ellos hacer sus números. Cuando salió el supermanager jugaba, pero lo dejé cuando me di cuenta de que disfrutaba más viendo el juego que estar totalmente pendiente de los números.

Sergi Vidal: "Queda mucho y este equipo irá para arriba"
Comentarios