Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Salvación a tres puntos

Los jugadores de Lugo celebran un gol. XESÚS PONTE
Los jugadores de Lugo celebran un gol. XESÚS PONTE

El Lugo certificará matemáticamente su permanencia más tempranera si vence el domingo al ya descendido Sevilla Atlético y el Córdoba no suma los tres puntos en su duelo con el Huesca

Una victoria para convertirse en el Lugo más rápido en cumplir el objetivo. Un triunfo para cumplir con las matemáticas a la primera ocasión, en un momento en el que ningún otro grupo lo hizo antes. Tres puntos ante un equipo ya descendido, el Sevilla Atlético, que podrían servir, si el Córdoba no gana al Huesca en El Arcángel, para certificar que el Lugo seguirá en Segunda División en la jornada 38 sin atisbo de dudas.

De cumplirse esas dos condiciones: una victoria este domingo (18.00 horas) en el Ángel Carro ante el filial sevillista y un empate o una derrota cordobesa el sábado, el conjunto que dirige Francisco lograría la salvación más rápida de su historia en la Segunda División. Ganando el domingo sumaría 53 puntos, mientras que si los califales no vencen al Huesca tendrían, como mucho, 40 puntos a falta de 4 jornadas y 12 puntos en juego.

De conseguir la permanencia matemática superaría al Lugo de Luis Milla y José Durán de la 2015-2016, que, hasta ahora, fue el más veloz en obtener un billete para seguir en la categoría de plata la campaña siguiente.

Aquel equipo lo hizo en la trigésima novena jornada, gracias a un triunfo en casa sobre otro filial desahuciado: el Athlétic B del Cuco Ziganda. Aquellos tres puntos le permitieron alcanzar los 54 por los 43 de la Ponferradina, que era el decimoctavo, a falta de 9 en juego. Aquel triunfo sería el último de los de Durán, que finalizarían la temporada con los mismos 54.

Tuvieron que esperar una jornada más en las temporadas 2012-2013 y 2016-2017. En ambas fue en la jornada 40ª. En la primera fue con Quique Setién tras vencer en casa al Sabadell por 2-0 para sumar 52 puntos por 42 del Rácing de Santander, que marcaba la frontera de los puestos de descenso con 42 —en la anterior jornada la diferencia era de 9 puntos con 9 por jugarse pero con el golaverage para los cántabros—. 

En la 2016-17 fue con Luis César en el banco. No lo hizo por méritos propios, ya que perdió en Huesca por 1-0 en aquel duelo número 40, sino que fue la derrota del Alcorcón ante el Tenerife en Santo Domingo por 1-3 la que le dio la permanencia segura con 52 puntos por 44 de los alfareros.

En la 2014-2015 el Lugo tuvo que esperar a un empate en casa ante el Albacete (1-1) para llegar a los 48 puntos y dejar fuera de toda posibilidad el bajar a Segunda B, al contar con una distancia de 7 sobre el Rácing de Santander.

La campaña más complicada para los lucenses fue la 2013-2014. En aquel curso, con Quique Setién a los mandos, el conjunto rojiblanco parecía tener garantizada su supervivencia en la jornada 38 al alcanzar los 50 puntos, pero una mala racha de resultados y un impulso de la zona baja obligó al Lugo a jugarse la permanencia en el último partido ante el Mirandés. Un gol de Pita eliminó cualquier posibilidad de descenso y el Lugo siguió en Segunda con 54 puntos. 

Salvación a tres puntos
Comentarios