El Río Breogán asume un nuevo reto: llegar a los 4.000 abonados

El club lucense ha comenzado este martes su nueva campaña
Aficionados en el Pazo, durante un partido del Río Breogán. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Aficionados en el Pazo, durante un partido del Río Breogán. VICTORIA RODRÍGUEZ

Alcanzar los 4.000 abonados es el reto que se ha propuesto el Río Breogán para la temporada 2022-2023 en el comienzo, este mismo martes, de la campaña de abonados. “Alcanzamos, con las limitaciones que teníamos el año pasado, con cosas del covid y demás, en torno a los 3.500 abonados. Estaría bien su consiguiéramos los 4.000 este año”, comentó el director general del Breogán, Tito Díaz.

El dirigente reconoció que los precios para la nueva temporada se han incrementado, “un diez por ciento para todos los abonos, pero aún así son muy competitivos, sobre todo si lo comparamos con los clubes de nuestra Liga, más cercanos y menos, son más competitivos todavía”, dijo Díaz. El club ha perdido unos 500.000 euros menos de ingresos de la ACB porque el Breogán tiene que pagar el valor de participación que no ocurría el año pasado al ser el equipo un recién ascendido.

La primera fase comienza este miércoles, y hasta el 24 de este mes, para los abonados de la pasada temporada, las renovaciones, que tienen prioridad y añadir a los familiares que deseen. La segunda fase, desde el día 26 de este mes y hasta el 4 de septiembre, estará dedicada a las nuevas altas en los asientos que están ahora mismo libres, aunque las plazas de los abonados del año pasado estarán bloqueados hasta esa segunda fecha. Desde el 6 de septiembre y hasta el 11 se permitirá el cambio de las plazas a las que quedan libres si el abonado lo desea. Desde el 13 de septiembre hasta el comienzo de la Liga se abrirá el plazo para las nuevas altas para las localidades restantes. Se mantienen las zonas ya conocidas, también los descuentos por familiares (hijos, parejas), desempleados y se mantienen las categorías (baby, infantiles, estudiantes, sénior y veteranos).

RENOVACIÓN DEL ANILLO DEL PAZO. “Tenemos la obligación por exigencias de la ACB. La Diputación, que es la dueña del Pazo, ha sido sensible a esa exigencia y se ha comprometido en un menor plazo posible en cambiar zona de bancos y demás”, explicó el dirigente al comentar las novedades obligadas en los pabellones de la máxima competición del baloncesto español. Es decir, desaparecerán las zonas de asientos seguidas y pasarán a ser butacas individuales. La Diputación también trabajará para cambiar la iluminación de la instalación a instancia de la ACB y de Movistar.

Con estos cambios en cuanto al aforo del Pazo no cambia, es decir, se mantienen los 5.237 asientos del momento actual, al margen de los que ocupan los palcos de pista, los de la zona superior y los de la intermedia, que amplía el aforo hasta las 5.500 plazas aproximadamente.

Comentarios