El Lugo pretende retocar un grupo sólido

El Lugo espera realizar un mercado de pocos movimientos de entrada al contar con un bloque ya conocido y una plantilla corta. El club siempre realizó al menos diez fichajes en Segunda
Manu Barreiro remata de cabeza ante el Tenerife. SEBAS SENANDE
photo_camera Manu Barreiro remata de cabeza ante el Tenerife. SEBAS SENANDE

Confianza en un bloque sólido de jugadores que lograron la permanencia de forma holgada la pasada temporada. Seguridad en un colectivo amplio de futbolistas que continuarán en el vestuario para convertir el mercado de verano en un espacio de pocas incorporaciones. El Lugo espera retocar el equipo entre seis y ocho movimientos de entrada en un periodo estival que puede ser el menor en número de fichajes en Segunda División. 

En la actualidad, el conjunto lucense cuanta ya con 14 futbolistas en nómina, aunque espera ampliarlo a 16 con las renovaciones de Manu Barreiro y Canella. Esto dejaría un hueco para seis fichajes en caso de la continuidad del punta compostelano y el lateral asturiano, ya que el club quiere un grupo en torno a 22 futbolistas a disposición de Hernán Pérez.

Contar con un colectivo ya conocido permitiría adaptarse a su bajo límite salarial, mantener el buen ambiente que reina en el vestuario, una adaptación más sencilla del grupo, facilitará al entrenador inculcar su idea de juego al mayor número de futbolistas en la pretemporada y en el menor tiempo posible y dar más oportunidades a una cantera que llama a la puerta del primer equipo.

En caso de haber alguna salida en forma de traspaso, se repondría el mimbre saliente, aunque no se esperan movimientos en este sentido a corto plazo, tal y como adelantó el director deportivo, Carlos Pita, la semana pasada. Detrás de una operación de este calado estaría el interés por el portero internacional costarricense Patrick Sequeira, al que medios de su país sitúan ya en el Lugo. La llegada del ex del Celta B podría producir la marcha de Óscar Whalley o, en menor medida, de Fran Vieites.

En caso de cumplir con las intenciones de contar con una plantilla corta, tal y como afirmó el presidente, Tino Saqués, el Lugo no alcanzaría la cifra mínima de incorporaciones realizadas en Segunda División: diez.

Este fue el número más bajo y lo hizo en los cursos 2021-2022, 2020-2021, 2016-2017 —todas con Saqués en la presidencia— y en la 2013-2014.

Las campañas que más incorporaciones llegaron al Ángel Carro fueron la 2015-2016 —la primera de la actual propiedad del club— y la 2012-2013 —la primera tras el retorno a la categoría de plata— con 15 altas en el mercado de verano.

Comentarios