domingo. 05.04.2020 |
El tiempo
domingo. 05.04.2020
El tiempo

El reto de una cuenta atrás casi perfecta

Powell levanta el balón ante Maxwell, del Almansa, la pasada semana. SEBAS SENANDE
Powell levanta el balón ante Maxwell, del Almansa, la pasada semana. SEBAS SENANDE
El Breogán recibe este sábado al irregular Tau con la meta de rearmarse ante una segunda vuelta a la que llega en desventaja frente a sus rivales

La visita del Tau Castelló, este sábado a las 20.00 horas, en el Pazo dos Deportes de Lugo, abre la segunda vuelta de competición en la LEB Oro para el Leche Río Breogán, una segunda parte en la que el conjunto lucense parte en desventaja con respecto a los rivales directos, aquellos que aspiran a la primera posición. Tres derrotas más que el líder, el Carramimbre Valladolid, o dos más que el Gipuzkoa, al margen de unos averages complicados, son una distancia más que apreciable y que solo permite una lectura: no solo los breoganistas tendrán que esperar los errores de los equipos que le preceden en la tabla sino que también deberán cumplir una segunda vuelta casi perfecta.

Desde la plantilla, tanto el técnico, Diego Epifanio, como algunos jugadores así lo han manifestado. Así, no descartan ningún objetivo y se muestran convencidos de que en las próximas diecisiete jornadas se verá un Leche Río Breogán más consistente y más fiable. No será cuestión de llevarles la contraria. Al fin y al cabo, mientras haya opciones habrá esperanzas. Pero en este discurso ya no tienen cabida para excusas y dilates porque el margen para el error ya prácticamente no existe.

Y esta es la primera lectura no solo ante el encuentro de este sábado sino de los que quedan por jugarse, en especial en el Pazo. Con el recuerdo aún vivo del sonoro patinazo de la pasada jornada ante el Almansa, al Breogán no le queda otra que recomponerse en el encuentro ante el Tau y esto no solo implica con ganar sino también hacerlo con el juego que debe de distinguir a un aspirante al ascenso.

Se supone que la última derrota servirá, al menos, para que no haya el más mínimo resquicio para un exceso de confianza y que el palo que implicó aquel resultado negativo diluya el recuerdo de lo sucedido en el primer encuentro de Liga, donde el conjunto breoganista pasó literalmente por encima de su rival de este sábado (68-91).

Al Breogán no le queda otra que recomponerse en el encuentro ante el Tau

Ni que decir tiene que lo de ahora no tendrá nada que ver con aquello. Salvo por la especial motivación que tendrán los jugadores de Toni Ten de ofrecer una imagen opuesta a la de aquella tarde. El Tau, aun con una línea irregular durante toda la primera vuelta —lo que le ha llevado a ganar al Gipuzkoa y a perder también ante su público frente al Marín— ha evolucionado en su juego, como demostró hace solo siete días en la cancha del Mallorca, donde solo cedió por dos puntos (78-76).

FRAGILIDAD DEFENSIVA. Esa mejoría tiene un claro epicentro en su trabajo defensivo. El rival del Breogán es un equipo con una indudable atracción hacia el juego ofensivo, a las posesiones cortas pero le cuesta, le está costando —igual que a su rival—, mostrar esa solidez necesaria para defender el propio aro. El Tau es el equipo que más puntos lleva encajados desde el inicio de competición (81,5 por encuentro).

De las siete victorias logradas por el equipo que, por decimocuarta temporada consecutiva dirige Toni Ten y que le ubican en la duodécima plaza de la tabla, solo tres han sido conseguidas a domicilio, en las canchas de Almansa, Huesca y Canoe.

Individualmente, su máximo anotador es el estadounidense Wade Chatman, base que hace un par de temporadas visitó el Pazo con el Valladolid, con una media superior a los 13 puntos por encuentro. El serbio Brano Dukanovic y el jugador cedido por el Valencia Josep Puerto son las otras referencias exteriores.

El pívot, ex del Oviedo, Johan Van Zegeren es el tercer anotador del equipo (9,2 de media) y el mejor reboteador con más de seis capturas por partido.

El reto de una cuenta atrás casi perfecta
Comentarios