domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Un relevo que va sobre ruedas

Luis López, 'Zurdo', y Carlos Rodríguez, pasado y presente del Club Ciclista Milagrosa. XESÚS PONTE
Luis López, 'Zurdo', y Carlos Rodríguez, pasado y presente del Club Ciclista Milagrosa. XESÚS PONTE
Luis López, 'Zurdo', acaba de dejar el Club Ciclista Milagrosa tras 57 años, los últimos 23 como presidente, y le entregó el testigo a Carlos Rodríguez, campeón gallego de fondo en máster 50

La historia del Club Ciclista Milagrosa no se puede entender sin la figura de Luis López, conocido por los suyos como Zurdo, que ha dedicado a esta entidad 57 de los 75 años que tiene este lucense que se ganó la vida como albañil. Primero ejerció como ciclista, después lo hizo como directivo y en los últimos 23 años ya como presidente.

Luis López, que dice que se ha echado a un lado porque "la salud no me acompaña", ha dejado el ciclismo, que asegura que "lo fue todo" en su vida, y ha entregado el relevo a Carlos Rodríguez, un ciclista del club que este año se ha proclamado campeón gallego de fondo en carretera en la categoría máster 50. "No había otra opción. El trabajo que hacía Luis no hay quien lo haga", afirma el nuevo presidente.

Carlos Rodríguez, que se declara "más corredor que gestor", asegura que su predecesor era uno de esos directivos "que está en vías de extinción, que se dedicaba a trabajar por un club desinteresadamente, restándole tiempo a su familia, solo por la satisfacción personal". Su sacrificio era comparable al que realizan los deportistas de las dos ruedas.

PRIMERAS PEDALADAS. La relación de Zurdo con el Club Ciclista Milagrosa se inició cuando cumplió la mayoría de edad, tras colgar las botas de fútbol. Militó en el San Antonio y en el Sagrado Corazón. Dejó el balompié a los 18 años cuando tenía que cambiar de categoría porque se veía abocado "ao banquillo porque había moi bos xogadores".

A sus 75 años el expresidente del Club Ciclista Milagrosa cuenta con cierta melancolía que no pudo acudir a los campeonatos de España. "O meu traballo era sagrado, era antes que o deporte"

Sustituyó entonces el balón por las dos ruedas, según recuerda, porque tenía varios compañeros en el club y porque llevaba la bicicleta a reparar al taller del que era entonces presidente, Félix Nieto, que le animó.

Zurdo corrió pruebas en Galicia, Asturias y Castilla y León. En algunas carreras midió sus fuerzas, entre otros, contra González Linares y José Manuel Fuente, "el Tarangu", que ganaron etapas en las tres grandes: Vuelta a España, Giro de Italia y Tour de Francia.

Además de estos dos corredores contra los que compitió, se declara fan del madrileño Alberto Contador, que ganó tres veces la Vuelta, dos el Tour y otras dos el Giro -además de los maillots de que fue desposeído por dopaje- , y del holandés Jan Janssen, un clasicómano que se adjudicó en una ocasión la ronda española y en otra la francesa y que fue campeón del mundo en la década de los 60.

A sus 75 años el expresidente del Club Ciclista Milagrosa cuenta con cierta melancolía que no pudo acudir a los campeonatos de España. "O meu traballo era sagrado, era antes que o deporte", explica.

Zurdo, que sigue por televisión el deporte de su amor, aún conserva la bicicleta con la que se retiró en los años 60

Recuerda también cuando iba a entrenar hasta Mondoñedo y regresaba a la capital lucense. "Disfrutaba na bicicleta como os que me adiantaban que ían para a praia", precisa.

Luis López era un ciclista al que se le daba bien tanto el llano como la montaña porque, según dice, "tiña forza". Su punto débil era la velocidad. "Ou desfacía antes a carreira ou se non me gañaban ao esprinte", apunta.

Zurdo, que sigue por televisión el deporte de su amor, aún conserva la bicicleta con la que se retiró en los años 60, cuyo cuadro lo fabricó el artesano madrileño Macario Llorente, que pesa unos 12 kilos y tiene 12 velocidades, pedales de rastreles, frenos de zapata y cambio en el cuadro.

Las de hoy en día, como con la que compite el actual presidente, Carlos Rodríguez, pesa unos ocho kilos y tiene 22 velocidades, pedales automáticos, frenos hidráulicos y cambio eléctrico en las manetas.

Un relevo que va sobre ruedas
Comentarios