Tres puntos obligatorios para el Lugo

El CD Lugo está obligado a vencer este domingo al Tarazona en el Anxo Carro para no perder definitivamente las opciones de disputar la fase de promoción, de la que lo separan 10 puntos

Nacho Quintana avanza entre dos jugadores del Sestao River en el último partido en el Anxo Carro. SEBAS SENANDE
photo_camera Nacho Quintana avanza entre dos jugadores del Sestao River en el último partido en el Anxo Carro. SEBAS SENANDE

El tiempo de reacción para el CD Lugo se acorta cada vez más. Un factor acentuado por una nueva derrota, esta vez a domicilio ante la Cultural Leonesa -que hasta el partido ante los rojiblancos no conocía la victoria en la segunda vuelta- que ha vuelto a poner en la picota la efectividad del sistema táctico diseñado por Roberto Trashorras.

Con solo ocho jornadas de temporada regular por disputarse y 24 puntos en juego, el conjunto albivermello se encuentra a 10 puntos de la delgada línea roja de la zona de promoción, marcada por la Ponferradina, con 50 puntos. Pese a todos estos argumentos en contra, las opciones del Lugo de clasificarse para el play off de ascenso todavía son reales. Y pasan por puntuar de tres en tres, sobre todo en el Anxo Carro.

Y qué mejor oportunidad que hacerlo el domingo 7 de abril en la visita del Tarazona (16.00 horas). El conjunto aragonés, decimoquinto en la tabla, ha logrado dos victorias consecutivas que le han permitido salir de la zona de descenso por primera vez desde el inicio de la presente temporada.

El equipo albivermello no debe fiarse de las estadísticas, que ya le jugaron una mala pasada ante los maños durante la primera vuelta del campeonato en Primera RFEF, en un choque que albergó el estadio de Municipal de Tarazona el pasado 13 de enero.

El equipo aragonés derrotó a los hombres dirigidos por aquel entonces por Paulo Alves cuando todas las quinielas apostaban a un triunfo holgado del Lugo. El único tanto se produjo en el minuto nueve por obra del exrojiblanco Borja San Emeterio.

Tierra de nadie

A estas alturas de la temporada, los rojiblancos se encuentran en tierra de nadie. Con únicamente una victoria en los últimos cinco partidos, la lograda en el último encuentro a favor de ambiente ante el Sestao River (4-3), observan a sus rivales desde la novena posición.

Un puesto equidistante, ya que se encuentran a 10 puntos del quinto puesto, última plaza que da derecho a disputar la promoción, y a idéntica cantidad de puntos sobre la zona de descenso.

Un lugar que al comienzo de la competición liguera era impensable en el seno de la entidad albivermella, tras el gasto económico realizado por el área deportiva del club para fichar refuerzos que garantizasen que el Lugo estuviese en la terna de equipos aspirantes al ascenso, la gran pretensión del enésimo proyecto presidido por Tino Saqués.

El partido ante el Tarazona también excede en importancia al nivel clasificatorio, ya que, por los anteriores antecedentes, el puesto de Roberto Trashorras como máximo responsable técnico del equipo lucense podría correr peligro si no lograse un resultado que no fuesen los tres puntos en juego ante el equipo aragonés.

"Necesitamos regularidad hasta el fin de la campaña"

César Morgado, central del CD Lugo, se mostró contrariado por la derrota encajada el domingo ante la Cultural, condicionado por la señalización de dos penaltis en contra de los intereses visitantes en la primera media hora de juego. Una derrota que aleja todavía más a los albivermellos del grupo selecto que se jugará el salto de categoría.

El defensor rojiblanco asume los galones sobre el campo y se ampara en la calidad y profesionalidad de la plantilla para sacar adelante la delicada situación actual del Lugo en la tabla. "Necesitamos tener regularidad de aquí al final de Liga. Estamos fastidiados porque ha sido dudoso e indignante. Estamos jodidos, pero hay que pensar en el próximo partido. Hay que acabar bien la temporada, recortando lo máximo posible de aquí al final".

Lucas Díaz, guardameta del equipo albivermello, recogió el sentir de un vestuario afectado por la última derrota a domicilio, pero que no se rinde. "Estamos en una situación que no es la deseada. Mientras haya puntos en juego y posibilidades estamos obligados a pelear por el club, por nuestra gente, es lo mínimo que podemos hacer y al final de temporada veremos dónde hemos llegado".

Más en Deporte Local Lugo
Comentarios