Entrevista... Paula Ginzo

"A veces nos falta carácter, de responder si nos pinchan"

Tiene 24 años pero habla y juega como una veterana. Tiene sentido, porque hace una década el baloncesto le hizo cambiar Ourense por Barcelona, y desde entonces no ha parado de quemar etapas con una precocidad insultante. El Ensino es su cuarto equipo en la máxima categoría femenina española y lo lidera siendo una de las fijas en la selección
Paula Ginzo, durante el partido ante el Barça. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Paula Ginzo, durante el partido ante el Barça. VICTORIA RODRÍGUEZ

Personalidad dentro y fuera de la pista. Paula Ginzo (Ourense, 16 de febrero de 1998) atraviesa un gran momento. Con el Durán Maquinaria Ensino y también con la selección española.

Acaba de llegar de la ventana de selecciones y de lograr la clasificación para el próximo Eurobásket. ¿Cómo se ha encontrado?
En general ha sido muy positivo. Muy contenta por la llamada, una convocatoria de 14, cada vez se reduce más y es más complicado entrar, así que muy contenta. Me impulsa a pensar que lo hago bien en el club. Nos hemos clasificado, que era lo único importante y he aportado mi granito de arena, he asumido el rol que me toca en cada partido y en cada entrenamiento.

Juega un buen partido contra Rumanía, además.
Es asumir el rol. En el primer partido hago una buena actuación y en el siguiente me toca no jugar. Tenemos claro el nivel en el que está la selección y asumir el rol de compañerismo, de banquillo, es súper necesario. Estar ya es un premio.

Si todo va bien y es convocada, sería su segundo Eurobásket. ¿Qué recuerda del primero, en 2021?
Sin duda alguna lo más grande que he jugado con la selección hasta ahora. Un orgullo. Estaba de reserva para el Eurobásket y los Juegos Olímpicos y por circunstancias me convocaron para el Eurobásket. Lo recuerdo con mucho cariño, nos hubiera gustado hacerlo mejor porque perdimos dos partidos de cuatro. Creo que merecimos más pero es una experiencia más en la mochila.

Es muy joven pero ya con muchas experiencias. ¿Se siente líder de un equipo tan joven como el Ensino?
No sé si liderar es la palabra. Me siento una más, ni mejor ni peor que cualquiera. Desde que debuté con la selección en 2018 siempre digo que ir con la selección significa que lo estás haciendo bien en tu club, que estás tomando responsabilidades, haces números que tocan… estás en la buena senda de trabajo. ¿Liderar? Aporto lo que sé a nivel de experiencia de la Liga, porque llevo años y creo que es un plus.

Debuta con 15 años en Liga Femenina 2 con el Siglo XXI.
Me fui a Barcelona al Siglo XXI con 14 años. Ahora lo veo muy lejos, han pasado diez años. No recuerdo los números pero lo veo como una etapa muy necesaria para mí. Baloncestísticamente por supuesto, pero la madurez que te exige todo eso, determinar que el baloncesto va a ser importante para ti, de experiencia y madurez en la pista y fuera de ella. Me cambió mucho como jugadora y como persona.

Fue una aceleración de todos los procesos.
Sí, es verdad. Trabajábamos mucho y bien. Estábamos en las mejores manos posibles. Hay que trabajar para estar ahí tan joven. Estaba en las manos adecuadas, en el sitio adecuado. Todo hizo match para que salieran las cosas bien y fue muy necesario para ser la jugadora que soy hoy.

Luego da el salto a la Liga 1 con Estudiantes, Al Qáceres y Gernika.
Salgo del Siglo XXI con 18 años y tengo claro que quiero dar pasos con pies de plomo. Quizá podía ir a un equipo mejor pero no quería saltar etapas. Ficho por el Estudiantes y sale bastante bien. Después dos años en Cáceres y otros dos en Gernika. Todo etapas muy necesarias para ser la jugadora que soy. No cambio nada de lo que he hecho. Estoy en el Ensino ahora asumiendo este rol y pienso que no hubiese cambiado nada. He dado los pasos acertados.

Tiene una gran capacidad de adaptación y  poco miedo al cambio.
Más que miedo al cambio, que no tengo… no es fácil. En Al Qáceres jugaba casi 40 minutos con rol importante y luego me voy a Gernika y desde fuera parece fácil pero desde dentro no lo fue. La adaptación a Gernika mentalmente fue difícil, pero tengo claro lo que quiero y si tengo que trabajar más, trabajo más. Pero no fue fácil. Empecé jugando poco, no es fácil asumir ese rol.

Deja Gernika y vuelve a Galicia.
Tenía muchas ganas de volver a casa después de diez años. Gernika me vino bien como jugadora, de hecho en vacaciones voy allí a ver a la gente, pero tenía ganas de disfrutar de otras cosas. El baloncesto es mi prioridad, por supuesto, pero quería volver a casa, disfrutar de los míos y que los míos puedan disfrutar de mí, porque mi familia si puede estar todos los días en el pabellón lo haría. Se dio todo, un buen proyecto, un equipo joven, con muchas ganas de entrenar y hacer cosas diferentes. Un club que apuesta por mí, por alguien gallega, de la casa. Es el ámbito perfecto para disfrutar del baloncesto de verdad. Lo necesitaba en el ámbito deportivo pero también en el humano.

Y lo hace con Antonio Pernas como entrenador, un tipo exigente.
Ya lo conocía, sabía que era un tío exigente y con mucha pasión por el baloncesto. Me gustó desde el principio porque tenía claro el equipo que tenía. Me gustan los entrenadores así, que saben las fortalezas y los déficits de su equipo. Somos un equipo sin mucha experiencia, con pocos galones, pero jóvenes. Defender y correr debía ser nuestra esencia. También sabía qué hacer para que nuestras debilidades se notaran menos desde el principio. Lo ha seguido a rajatabla y va a ser la clave de las victorias que vendrán.

Han ganado partidos difíciles como ante el equipo de Salamanca pero ahora atraviesan por un bache.
Creo que el parón ha venido muy bien. Las niñas han desconectado, lo que hace que no se haga tanto callo y yo también he desconectado con la selección, aunque haya jugado partidos. Nos jodió mucho, con perdón, el partido contra el Barça (69-74), creo que hicimos buen baloncesto. Ante Valencia y Barça perdimos de poco y eso hace mucha mella, pero el parón ha venido bien. Ahora tenemos el cuchillo entre los dientes para enfrentarnos al IDK este jueves. Viajamos mañana (por hoy) y con muchas ganas de plantarles cara.

Llegan ahora Euskotren y Leganés. ¿Cómo ha visto a sus compañeras?
Llegué hoy (por este martes) de la selección, es el primer entreno que he hecho con las niñas. El feedback ha sido muy positivo, me han dicho que han entrenado muy bien y me he dado cuenta porque el ritmo ha sido muy bueno, la calidad de entrenamiento ha sido muy buena y he visto a todo el mundo muy enchufado. Creo que estamos muy preparadas para enfrentarnos a un IDK que está jugando un muy buen baloncesto. Al Leganés ya pensaremos al día siguiente, primero tenemos IDK entre ceja y ceja. Creo que si lo afrontamos con carácter, porque a veces nos falta algo de carácter, de ese de que si me pinchan respondo, creo que va a salir bien. Al cien por cien.

Lesiones

La ourensana se perdió los partidos contra Perfumerías Salamanca y Spar Girona por unas molestias en un pie izquierdo que cuida "con cariño" por una lesión que, por desgracia, conoce a la perfección.

Se ha perdido dos partidos de esta temporada por una pequeñas molestias. ¿Cómo se encuentra ese pie?Ç
Pequeña pequeña… me operé este verano de una rotura de fascia. En 2019 en el pie derecho y este verano el pie izquierdo de la misma lesión. Pequeño desliz en el pie operado, que hay que tratarlo con más cariño que si fuese una lesión normal. Pero encantada con el entrenador, con la confianza que me da de que si no me encuentro bien, aunque sea necesaria para el equipo, saber lo primero es lo primero y que puedo parar. Pero estoy bien, dándole cariño al pie, entrenando como una más.

Una jugadora que podría acompañarle pronto en la selección es Blanca Millán, que ya ha estado presente en prelistas y está haciendo números para dar ese paso en su carrera.
Me encantaría. Aparte de compañera es amiga desde hace muchísimos años. Está trabajando increíble, está haciendo los números… hace intangibles sí, pero también hace los tangibles. Sería un orgullo y me alegraría la que más.

Comentarios