martes. 22.06.2021 |
El tiempo
martes. 22.06.2021
El tiempo

Un partido solo para valientes

Erik Quintela intenta entrar a canasta ante Urtasun (23) y Ortega, del Alicante. SEBAS SENANDE
Erik Quintela intenta entrar a canasta ante Urtasun (23) y Ortega, del Alicante. SEBAS SENANDE
El Río Breogán aspira a dar su mejor nivel para adelantarse en el duelo ante un Alicante que le ha batido dos veces esta temporada

El Río Breogán inicia esta tarde (20.15 horas) en el Pazo dos Deportes de Lugo, la serie que le enfrenta con el HLA Alicante y que, al mejor de tres partidos, determinará cuál de estos equipos accede a la final de la competición. Es, por tanto, el penúltimo tramo de la carrera por el ascenso a la Liga Endesa. Un tramo que se decidirá, en gran medida, por lo que ocurra en el encuentro de esta tarde. En un play off corto como este, el primer partido de la serie adquiere una importancia fundamental y no pocas veces marca la resolución de la eliminatoria.

Ganar implicaría para el Breogán la posibilidad de poder decidir la eliminatoria el sábado en Alicante o en el peor de los casos, mantener el factor cancha para decidir en Lugo en el partido de desempate. Una victoria del Alicante le abriría la opción de poder conseguir la clasificación por la vía rápida y ante sus aficionados.

Diego Epifanio podrá disponer de todos sus jugadores, a excepción de Álex Rivas, que sigue de baja, y con Kevin Larsen ya prácticamente recuperado.

De todas formas, la eliminatoria se presenta sumamente igualada. De hecho, en los tres encuentros que han disputado Breogán y Alicante en la presente temporada siempre se han decidido en los últimos minutos. Así ocurrió en la Copa Princesa, donde el equipo de Lugo logró el título después de una prórroga (85-74), y en los dos encuentros de la fase regular con triunfo de los alicantinos en Lugo por tres puntos (82-85) y en el Pabellón Pedro Ferrándiz por diez puntos de ventaja (76-66), en un encuentro en el que a falta de dos minutos el marcador estaba igualado.

EQUIPO INCÓMODO. Desde la óptica del Río Breogán, el Alicante es un rival extremadamente incómodo. Posiblemente sea el equipo que, por sus características y tipo de juego, pueda causar más problemas al de Diego Epifanio.

El HLA Alicante es un equipo tremendamente competitivo, siempre peligroso. El ritmo, su insistencia en los bloqueos directos que tantos problemas han causado en los tres encuentros disputados a la defensa breoganista y de los que tanto provecho saben sacar los alicantinos, son sus principales características.

Es cierto que, por otra parte, el Río Breogán se ha impuesto en el juego interior y que tanto Larsen como Kacinas han conseguido sus mejores números ante los jugadores de Pedro Rivero, pero como muestran los resultados, no siempre ha sido suficiente. Es evidente que los celestes necesitarán mejorar en determinadas facetas.

El Alicante llega al momento crucial probablemente en su mejor momento de la temporada

Permitir que el Alicante lleve el partido a su ritmo podría ser el principio del fin y desde luego es imprescindible que la defensa breoganista reaccione de forma más contundente ante las salidas de los bloqueos indirectos, de lo que se han aprovechado jugadores como Pitts, Gjuroski, Allen y, sobre todo, Txemi Urtasun. El escolta navarro ha sido una pesadilla para su ex equipo en esta temporada. En el último encuentro, Urtasun anotó 26 puntos con siete canastas triples sin fallo. Anteriormente el jugador del Alicante anotó 20 puntos, en el triunfo en Lugo, y 13 en la Copa.

El Alicante llega al momento crucial probablemente en su mejor momento de la temporada. Superó un mal final de la segunda fase, con cuatro derrotas en cinco partidos, propiciado por una serie de lesiones de jugadores como Justini Pitts, Noah Allen, Edu Martinez, Rafa Huertas y Pedro Llompart. Todos ellos ya están recuperados excepto el base mallorquín, que no reaparecerá en esta eliminatoria pero que trabaja contrarreloj para intentar estar en condiciones de poder jugar la final si su equipo se clasificara. Además de la recuperación física, los hombres de Pedro Rivero afrontan el play off con la máxima confianza tras eliminar al Tau, tercer clasificado, superando la derrota del primer duelo y decidir en cancha contraria en el partido de desempate.

El Breogán tendrá que saber encauzar la presión que implica no poder fallar. Probablemente, ayude la experiencia de la anterior eliminatoria ante el Palma, aunque desde luego, no hay mejor fórmula para aplacar los nervios que un buen inicio de partido. Diego Epifanio podrá disponer de todos sus jugadores, a excepción de Álex Rivas, que sigue de baja, y con Kevin Larsen ya prácticamente recuperado.

Un partido solo para valientes
Comentarios