Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Paradoja consentida

Polideportivo Pumarín de Oviedo, de 1.400 espectadores
Polideportivo Pumarín de Oviedo, de 1.400 espectadores
El Oviedo se queja de que la Copa Princesa le resultará deficitaria por falta de aforo en el Pumarín, cuando este incumple las normas FEB

La LEB Oro se detiene el próximo fin de semana por la celebración de la Copa Princesa que el viernes, a partir de las 18.00 horas, disputarán el Oviedo Baloncesto y el San Pablo Inmobiliaria de Burgos, los dos primeros clasificados de la Liga al final de la primera vuelta. El encuentro se disputará en el Polideportivo de El Pumarín de la capital asturiana.

Las características de la instalación deportiva ha generado no pocas críticas, algunas llegadas de fuera del Principado, por sus deficiencias y su escaso aforo, lo que limita al mínimo la asistencia de aficionados de Burgos y del propio club asturiano. El director general del Oviedo, Héctor Galán, se quejó de que la organización de este evento resulta deficitaria para su club -por razones de aforo solo se venden entradas a precio reducido a sus 1.100 abonados y 300 entradas al Burgos- y que "la FEB nos ha pasado unas condiciones para un campo de 3.000 personas. Les hemos hecho ver que tenían que adaptarse a un campo de 1.400 y no lo han hecho".

SORPRENDENTE. No deja de ser sorprendente estas quejas del directivo asturiano, sobre todo porque su club está incumpliendo, con la complicidad de la FEB y del resto de los clubes, las bases de competición desde la temporada 2013-14, en la que debutó en LEB Oro. Concretamente el Oviedo se está saltando desde hace tres años el artículo 3.3.16 en su apartado 2, que señala que las instalaciones en LEB Oro "deberán disponer de un aforo mínimo de 3.000 espectadores sentados", también se establece que "solo excepcionalmente y con carácter temporal" se podrá utilizar una cancha que no cumpla estos requisitos. Además, se da la circunstancia de que en la capital del Principado hay otra instalación, el Palacio de los Deportes, en la que se llegó a jugar una Copa Davis, que tienen una capacidad muy superior a los 3.000 espectadores.

Paradoja consentida
Comentarios