Clavería, un pilar del nuevo Lugo

El centrocampista madrileño fue el eje del centro del campo en el esquema táctico de Fran Justo y aspira a ser fundamental para el entrenador ourensano en lo que resta de temporada
Pablo Clavería conduce el balón ante la UD Las Palmas esta temporada. XESÚS PONTE
photo_camera Pablo Clavería conduce el balón ante la UD Las Palmas esta temporada. XESÚS PONTE

Las primeras pinceladas del Lugo de Fran Justo tuvieron el buen trazo del duelo inicial ante el Levante, donde el equipo mostró, ante un club llamado a pelear por el ascenso a Primera División, una cara competitiva pese a llevar apenas cuatro sesiones de trabajo con el nuevo entrenador. En ese nuevo proyecto parece encajar Pablo Clavería para convertirse en una pieza importante para lo que quiere el técnico ourensano: equilibrio, presión agresiva y velocidad para lanzar transiciones.

El centrocampista madrileño fue la única novedad de Justo con respecto a los onces tipo habituales de Hernán Pérez. El 4 rojiblanco formó como eje en la medular para exhibir sus principales virtudes.

Clavería llegó en el mercado de invierno de la pasada campaña procedente del Cartagena. No le costó hacerse con un sitio fijo en el equipo diseñado por Rubén Albés para brillar en la medular y aportar trabajo, recorrido, apoyos continuos a sus compañeros y llegada desde la segunda línea en fase ofensiva y capacidad de robo, de eliminar espacios al contrario y ayudas constantes a la zaga en la fase defensiva.

Esta campaña no tuvo el mismo protagonismo con Hernán Pérez, con el que fue titular en siete de los dieciséis partidos que dirigió el asturiano en la temporada.

Sin embargo, Fran Justo sí contó con el madrileño a las primeras de cambio en un once continuista con la línea anterior. Su puesto, como pivote en la medular del 1-4-1-4-1 formado ante los valencianos, aporta una red de seguridad a los volantes ofensivos –Juanpe y El Hacen en el esquema de Justo– para poder incorporarse a zonas de finalización. 

Capaz de guardar bien la posición para impedir los contragolpes rivales en caso de pérdida de pelota, hábil para barrer balones en el círculo central y rápido de físico y de cabeza para incorporarse o enviar balones hacia arriba, y solidario en los esfuerzos, el madrileño puede ser uno de los pilares sobre los que asentar un equipo que quiere crecer.

"Es una posición en la que he jugado en otros equipos y ese nuevo sistema del míster funciona para presionar fuerte en el medio. La línea de trabajo creo que es esta y tenemos confianza en ello", observó Clavería tras el duelo ante el Levante.

Con Xavi Torres consolidado en la posición de defensa central, la principal alternativa a Clavería en la medular es el catalán Marc Carbó. Sin embargo, el ex del San Fernando es un tipo de jugador más posicional, más estático pero con más pie para la asociación y precisión en el pase. El futbolista nacido en Salt es menos físico y cuenta con menos velocidad que el madrileño para ocupar espacios y avanzar sobre el césped.

Señé, ausente por problemas físicos, no presenta un perfil para sostener al equipo y, como Juanpe, sus virtudes son más las de un box to box para llegar en conducción y buen trabajo físico.

Ante el Rácing de Santander en El Sardinero este domingo (16.15 horas) Pablo Clavería volverá a tener la oportunidad de demostrar que su rol se ajusta como anillo al dedo al plan elaborado por Fran Justo para subir puestos en la tabla y salir de la zona de descenso.

Comentarios