Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

Tres operaciones complejas

Manu Barreiro cabecea una pelota ante Seoane. XESÚS PONTE
Manu Barreiro cabecea una pelota ante Seoane. XESÚS PONTE

El interés del CD Lugo por Manu Barreiro, Fali y Maikel Mesa se complica por la situación contractual de los tres futbolistas, que cuentan para el Nástic de cara a la próxima campaña

Tres operaciones complicadas de llevar a cabo, con distintos  problemas y rivales con mayor poderío económico como competencia. La mirada del Lugo hacia Tarragona para interesarse por tres de sus futbolistas: el delantero Manu Barreiro y los centrocampistas Rafael Giménez Jarque, ‘Fali’, y Maikel Mesa; será más difícil de enfocar debido a la situación contractual de los tres jugadores.

Será complejo que la vieja aspiración del Lugo, Manu Barreiro —al que el club rojiblanco sigue desde sus tiempos del Rácing de Ferrol— pueda golear para el Lugo en el Ángel Carro. Al punta le resta una año más de contrato con el conjunto tarraconense, que cuenta con el compostelano para liderar a una plantilla que vivirá una profunda renovación.

El Nástic solicitará el pago de una cantidad económica para que el punta salga de Tarragona. Aunque probablemente no serían los tres millones de su cláusula de rescisión, la enorme cuantía que supone le da un importante margen de maniobra al club catalán para quedarse con el jugador que cumplirá 32 años el 8 de julio.

Junto al dinero, otra de los inconvenientes para hacerse con Manu Barreiro sería la competencia del Deportivo, que, tal y como publicó El Ideal Gallego, parece también interesado en incorporarlo como referente goleador para su retorno a la Primera División.

Otro de los nombres que surgieron en las últimas horas es el del centrocampista Fali. La situación con el mediocentro es complicada. Mientras el Nástic asegura tener dos años más de contrato, el agente del jugador—que pertenece a Promosport— lo mueve en el mercado al entender que el futbolista tiene una cláusula liberatoria en su contrato. El origen estaría en un supuesto error burocrático en la cesión al Barcelona B en 2016, lo que le permitiría al futbolista valenciano decidir libremente su futuro a partir del 30 de junio.

No obstante, el Nástic defiende que el jugador seguirá en el club catalán hasta 2020, fecha en la que finaliza su relación. El cuadro tarraconense había anunciado, en julio 2016, cuando lo cedieron al Barça B, que: «Fali ha firmado un nuevo contrato por cuatro temporadas, hasta el 2020» y que, por lo tanto, «volverá a la entidad grana en junio del 2018 y todavía le restará dos años más como miembro del primer equipo».

En el club tarraconense están convencidos de que el futbolista seguirá en su disciplina debido a esa firma de extensión de contrato realizada en 2016. En caso de cambiar de club unilateralmente, el Nástic podría emprender acciones legales contra él y el equipo de destino, como las realizadas en el caso de su exjugador Alberto Benito, quien se acabó marchando al Spórting B en 2013 y, finalmente, tuvo que pagar una buena cantidad al club catalán tras el juicio.

En caso de arriesgarse a meterse en un embrollo contractual y judicial, el Lugo cuenta con otros rivales en la pelea, como el Oviedo, que se muestra interesado en el mediocentro.

En el último caso, el de Maikel Mesa, el interés rojiblanco podría verse frenado por el dinero, ya que el jugador aún tiene un año más de contrato y el Nástic pedirá una cantidad próxima al millón de euros. La UD Las Palmas ofrecería ya 600.000 euros al cuadro tarraconense, una cifra menor que la que puso el Espanyol encima de la mesa en invierno y que fue rechazada por el club de Tarragona.

Tres operaciones complejas
Comentarios