Once años de emociones: revivimos una a una las once temporadas del Lugo en Segunda

Las seis primeras temporadas permitieron al Lugo ser una referencia en Segunda con Setién, Luis César y Francisco ►La inestabilidad y las permanencias casi milagrosas fueron las protagonistas en las últimas temporadas
El Lugo
photo_camera Momentos del Lugo

Once temporadas, 462 partidos, 41.580 minutos. Miles de recuerdos imborrables, pintados de rojo y blanco, donde la alegría y la tristeza, los nervios y la calma, la ilusión y la decepción y el enfado y la gloria compartieron espacio cada fin de semana para una afición, la del CD Lugo, que vivió la época dorada de un club que cumplirá 80 años el próximo 16 de junio.

Once temporadas dieron para mucho. Desde la efervescencia del fútbol de salón de Quique Setién al señorío de Luis Milla y el buen hacer de José Durán, desde la frialdad de los buenos números de la primera etapa de Luis César a la ilusión del liderato de Francisco, desde la pausa de Rubén Albés a las salvaciones taquicárdicas.

En esos años pasaron talentos como Óscar Díaz, Héctor Font, Rennella, Pedraza o Lazo, los rojiblancos vieron a Joselu ser pichichi de Segunda, gozaron con el carisma de José Juan, Dani Mallo o Leuko, despidieron a Héroes del Carranza como Belfortti o Víctor Marco y a eternos capitanes como Manu, Pita, Seoane e Iriome.

Demasiada memoria rojiblanca que condensar en once momentos decisivos pero que, a buen seguro, estarán siempre en el álbum futbolero de la ciudad amurallada.

Manu, Pita y Seoane, con Setién. AEP
Manu, Pita y Seoane, con Setién. AEP

Temporada 2012/13

Puesto: 11º
Puntos: 56

Manu empieza como acabó en Cádiz: penalti, gol y triunfo rojiblanco

El Lugo inició la primera campaña en Segunda División tras veinte años sin pisar la categoría de plata con un duelo ante el Hércules en el Ángel Carro. Aquel partido, disputado el 18 de agosto de 2012, se resolvió como había acabado la campaña anterior, en la final por el ascenso contra el Cádiz en el Ramón de Carranza: con un penalti marcado por Manu. En la ciudad andaluza valió un ascenso. Ante los alicantinos, los primeros tres puntos del equipo.

Aquel equipo dirigido por Quique Setién mantuvo sus señas de identidad: buen trato al balón, fútbol ofensivo y vistoso para lograr lo propuesto: la permanencia. Lo hizo sin problemas, al son de los goles de su primer gran estrella: Óscar Díaz.

El Lugo cerró aquel curso con la instalación de la grada portátil -conocida popularmente como el andamio- para el primer "Derbi dos Ancares en Segunda.

Manu. XESÚS PONTE
Manu. XESÚS PONTE

Temporada 2013/14

Puesto: 12º
Puntos: 54

Resistencia en Riazor y épica reacción en Lugo en el derbi ante el Deportivo

Quique Setién seguía en el banquillo y su juego era una referencia en Segunda División. El Lugo ya contaba con la experiencia del curso anterior y supo conducir la campaña sin demasiados apuros. En aquella 2013-2014 vivió sus puntos álgidos en los dos primeros derbis ante el Deportivo. Los rojiblancos visitaron Riazor el 30 de noviembre, donde empataron (0-0) en un partido con polémica por un penalti no pitado a Fran Sandaza que habría dado el triunfo.

Al final de la segunda vuelta, el Dépor -que ascendería sin problemas- devolvió la visita el 3 de mayo. Llegó a situarse 0-2 con goles de Ifrán e Insua, pero un doblete de Rennella en el tramo final hizo las delicias de un Ángel Carro lleno por primera vez.

Aquel curso tendría un final con ciertos apuros, en los que el partido final con el Mirandés podría haber significado el descenso si se daba una combinación de circunstancias que el tanto de Pita impidió que se llevara a cabo.

Renella. XESÚS PONTE
Renella, ante el Dépor. XESÚS PONTE

Temporada 2014/15

Puesto: 15º
Puntos: 49

El 6-6 en Soria, el adiós de Quique Setién y el año de Pelayo Novo en el equipo

La última campaña de Quique Setién en el Lugo tuvo demasiado que contar. La salida de José Bouso de la presidencia del club y de Carlos Mouriz de la gerencia hicieron que el cántabro -muy crítico con la llegada de Tino Saqués en la primavera de 2015 tras un polémico proceso de venta de las acciones por parte del Concello y la Diputación de Lugo- abandonara Lugo. Setién se sentó por última vez en el banquillo del Ángel Carro con un 1-1 ante el Albacete en la penúltima jornada. Su último encuentro al frente del equipo fue en Montilivi.

Pero aquel curso dejó un marcador que será icónico e irrepetible: el 6-6 de Los Pajaritos. Aquel 20 de diciembre, el Lugo y el Numancia dieron un espectáculo que trascendió fronteras en un partido que los rojiblancos llegaron a dominar por 3-6 en el minuto 89. Pero en los últimos instantes, tres goles sorianos aguaron la fiesta lucense y dejaron boquiabierto al fútbol español.

El 3-5 de aquel marcador lo hizo el malogrado Pelayo Novo, quien dejó impronta de su talento y humanidad.

Pelayo Novo, el día del 6-6 frente al Numancia. DIARIO DE SORIA
Pelayo Novo, el día del 6-6 frente al Numancia. DIARIO DE SORIA

Temporada 2015/16

Puesto: 14º
Puntos: 54

Año I de Tino Saqués como presidente con Milla y José Durán en el banco

El cambio en la presidencia y accionariado del club se produjo en mayo de 2015, por lo que Tino Saqués comenzó su primera temporada apostando por Toni Otero en la dirección deportiva y Luis Milla como entrenador. En lo que es una máxima en casi toda su etapa al frente del club, ninguno de los dos acabaría la temporada. Otero fue defenestrado en febrero, aunque aguantó hasta junio en el cargo, y Luis Milla salió del equipo, al que tenía situado en la zona tranquila, el 20 de febrero de 2016 tras una derrota 1-2 en Leganés.

Su sustituto fue José Durán, que completó un gran mes de marzo -fue nombrado mejor entrenador del mes-, aunque el equipo acabó dejándose ir en el tramo final de la campaña y el técnico lucense volvió al banquillo del Polvorín.

Milla, Saqués y Toni Otero. SEBAS SENANDE
Milla, Saqués y Toni Otero. SEBAS SENANDE

Temporada 2016/17

Puesto: 9º
Puntos: 55

Plusmarca rojiblanca y Joselu acaba como pichichi de la categoría

La apuesta de esta temporada fue la de Luis César Sampedro. El arousano completó una gran temporada para dejar al equipo en su mejor puesto de su historia en el fútbol español. Sampedro contaba con un once inicial repleto de talento con futbolistas como Ignasi Miquel, Calavera en su mejor temporada, el dúo de la medular formado por Pita y Seoane, y dos extremos en plenitud como Iriome y, sobre todo Pedraza.

Pero lo que marcó la diferencia para dejar al Lugo noveno y rozar el play off de ascenso fueron los 23 tantos de Joselu. El menudo jugador andaluz fue pichichi de Segunda División en el mejor año de toda su carrera.

Joselu. XESÚS PONTE
Joselu. XESÚS PONTE

Temporada 2017/18

Puesto: 12º

Puntos: 55

Francisco, liderato y un gol del portero Juan Carlos ante el Spórting

Quizás la temporada más recordada de las once en Segunda División fuera la que Francisco Rodríguez estuvo en el Ángel Carro. El almeriense, pese a un mal inicio, logró crear un bloque muy difícil de ganar, capaz de utilizar diferentes registros y muy equilibrado. Sostenido por una zaga sólida y un centro del campo físico con Ramón Azeez como eje, el Lugo consiguió completar una gran primera vuelta.

En la jornada 12 de aquella 2017-2018 el Lugo alcanzó su cénit. Se subió a lo más alto de la tabla para convertirse en líder de la categoría de plata. Se mantuvo buena parte de la temporada en la zona alta, pero las lesiones de futbolistas como Campabadal le impidieron tener la regularidad necesaria en la segunda vuelta para optar a los seis primeros puestos en el tramo final.

Otro de los grandes recuerdos de aquel curso sucedió en la jornada 23ª. Aquel 20 de enero visitaba el Ángel Carro el Spórting de Gijón. Con un apretado 2-1 en el minuto 80, el portero Juan Carlos hizo un gol desde el centro de campo a un cariacontecido Mariño. Aquel 3-1 dio la vuelta al mundo.

Juan Carlos celebra su gol ante el Sporting. AEP
Juan Carlos celebra su gol ante el Sporting. AEP

Temporada 2018/19

Puesto: 18º
Puntos: 47

Inestabilidad y primera salvación milagrosa con Eloy Jiménez en el banco

La temporada 2018-2019 fue la primera de las tres en las que el Lugo jugó con fuego. La inestabilidad se convirtió en norma de la casa y los cambios constantes de los entrenadores se convirtieron en parte del paisaje lucense salvo el segundo año de Rubén Albés.

El equipo rojiblanco comenzó el curso con el desconocido Javi López, que duró 11 partidos. Su relevo, el albaceteño Alberto Monteagudo, estuvo 23 partidos con el primer equipo antes de su cese. El último en llegar al banquillo fue Eloy Jiménez, quien fue el artífice de la primera salvación milagrosa en la penúltima jornada, cuando una remontada en el descuento del Oviedo en el Tartiere ante el Rayo Majadahonda hizo bueno el 0-0 lucense ante el Tenerife para lograr la salvación.

Pita abraza a Seoane tras salvarse ante el Tenerife. XESÚS PONTE
Pita abraza a Seoane tras salvarse ante el Tenerife. XESÚS PONTE

Temporada 2019/20

Puesto: 16º
Puntos: 52

Pandemia y salvación agónica de Juanfran en la última jornada liguera

Eloy Jiménez comenzó la campaña, pero no la acabaría. La 2019-2020 tuvo demasiados vaivenes. El manchego fue destituido en Navidad con el equipo fuera del descenso. Llegó en su lugar un Curro Torres que, cuando encontró la tecla para lograr resultados positivos, se encontró con la pandemia del covid-19 que puso en riesgo el final del curso futbolístico.

Después de tres meses de parón, de entrenamientos en el confinamiento, de sesiones separadas y una pretemporada atípica, el Lugo volvió a los terrenos de juego sin público en los estadios. Curro Torres fue destituido a los cinco partidos de la reanudación y Juanfran llegó con el equipo en descenso y casi sin margen de error. Ahí hizo un milagro de cuatro victorias y dos empates. El gol de El Hacen en el descuento en Tenerife, con un jugador menos, le permitía depender de sí mismo y salvarse si ganaba al Mirandés en casa. Lo hizo con un doblete de Cristian Herrera y el Lugo seguiría en Segunda mientras bajaba el Dépor.

Los jugadores mantean a Juanfran. VICTORIA RODRÍGUEZ
Los jugadores mantean a Juanfran. VICTORIA RODRÍGUEZ

Temporada 2020/21

Puesto: 18º
Puntos: 47

Más inestabilidad y llegada de Albés para lograr la salvación

Sin público por los rescoldos de la pandemia, el Lugo tuvo una campaña en la que Juanfran fue cesado a los cinco partidos. Llegó un Mehdi Nafti que hizo soñar a la parroquia lucense con grandes metas hasta que una pequeña crisis y un 4-1 en Almería le costaron el puesto. Tino Saqués apostó por la vuelta de Luis César y el segundo advenimiento del arousano casi le cuesta la categoría al cuadro lucense. Sin conocer el triunfo, Sampedro también abandonó el equipo y su puesto lo ocupó Rubén Albés, quien realizó un final de campaña casi perfecto para salvar al equipo con un 0-1 en Vallecas.

Rubén Albés abraza a Seoane. EP
Rubén Albés abraza a Seoane. EP

Temporada 2021/22

Puesto: 16º

Puntos: 50

Temporada tranquila con Albés y el adiós a tres capitanes de leyenda

Rubén Albés se mantuvo al frente del Lugo para crear un grupo que competía como pocos. Con una defensa de cinco y la estretagia ofensiva como señas de identidad, mantuvo al cuadro rojiblanco sin apuros.

Pero el mejor recuerdo fue el último partido, saldado con un 1-0 ante el Málaga y que supuso el adiós a tres capitanes eternos como Carlos Pita, Fernando Seoane e Iriome. Los tres se dieron un baño de masas en un Ángel Carro entregado a su legado.

Despedida de los capitanes al final de la pasada temporada. XESÚS PONTE
Despedida de los capitanes al final de la pasada temporada. XESÚS PONTE

Temporada 2022/23

Descenso tras un año turbulento desde el inicio de la temporada

El Lugo encaró mal la que será su última campaña de las once seguidas que lleva hasta el momento en Segunda División. Con muy poco margen salarial para poder confeccionar la plantilla, ni Carlos Pita, Wagner Molina y Tino Saqués lograron hacer una plantilla competitiva. A la falta de mimbres le siguió apuestas arriesgadas en los banquillos como Hernán Pérez y Fran Justo, además de problemas extradeportivos como el caso Xavi Torres que enturbiaron todavía más el viciado aire del Ángel Carro. El equipo nunca carburó y estuvo siempre en la zona baja para confirmar su descenso el pasado domingo.

Comentarios