martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

Nunca lo tuvo tan difícil

El jugador del Oviedo Sergio Llorente lanza a canasta ante la oposición de Álex Olah. XESÚS PONTE
El jugador del Oviedo Sergio Llorente lanza a canasta ante la oposición de Álex Olah. XESÚS PONTE
El Oviedo, próximo rival del Breogán, está en su peor momento desde que llegó a la LEB Oro hace seis temporadas. Los asturianos están ubicados en zona de descenso con solo cinco triunfos en dieciocho jornadas

El Liberbank Oviedo atraviesa por el momento más complicado desde que en la temporada 2013-14 debutó en la LEB Oro. El conjunto asturiano en la seis temporadas que lleva militando en la segunda categoría del baloncesto español siempre se movió - exceptuando la campaña 2014-15 que finalizó undécimo- entre la sexta y la cuarta plaza, es decir siempre en la parte de arriba y por eso resulta extraño verle ahora agobiado por defender su puesto en la competición.

El próximo rival del Leche Río Breogán es el decimosexto clasificado con cinco triunfos y trece derrotas. Es decir se encuentra en zona de descenso y a un triunfo de Lleida y Granada que son los equipos que le preceden en la tabla.

El rebote es para el conjunto asturiano un grave problema, sobre todo el ofensivo donde son el peor equipo de la liga

No ha tenido suerte con las lesiones el conjunto asturiano pero tampoco, y así lo reconocía el director general del club Héctor Galán, en la planificación de la plantilla. Desde el inicio de temporada ya se han producido tres bajas, la del estadounidense Tree Coggins, la del islandés Gunnar Olafsson y la de Guim Expósito, ahora en el Carramimbre Valladolid.

Los tres causaron baja en el equipo asturiano el 26 de noviembre de 2018 y al día siguiente se producían las incorporaciones del base Jorge Sanz, que la pasada temporada militó en el Palencia, y la del escolta letón Davis Geks, un jugador que ya había jugado en el Oviedo en las temporadas 2017-18 y 2018-19 y que fue repescado por el técnico Javi Rodríguez para intentar salir de la complicada situación.

El rebote es para el conjunto asturiano un grave problema, sobre todo el ofensivo donde son el peor equipo de la liga (6,2 capturas de media) a pesar de que su porcentaje en tiros de campo es discreto y que en tiros de tres (31%) solo muestran más acierto que el Marín. Esta falta de acierto ante el aro rival hace que el Oviedo sea, junto con el colista de la liga, los únicos equipos de la liga que no llegan a los 70 puntos anotados por partido. Otro aspecto a mejorar es su rendimiento en propia cancha, donde esta temporada solo han logrado dos triunfos.

Nunca lo tuvo tan difícil
Comentarios