martes. 04.08.2020 |
El tiempo
martes. 04.08.2020
El tiempo

Pablo Antas, un monterrosino que vale un ascenso para Santiago

Pablo Antas avanza con la pelota. EL CORREO GALLEGO
Pablo Antas avanza con la pelota. EL CORREO GALLEGO
Un gol de penalti del ulloano selló el regreso del Compostela a la Segunda División B

Pablo Antas vive unos días de felicidad tras conseguir con el Compostela el ascenso a la Segunda División B al igualar en la gran final frente al Ourense CF.

"Fue una celebración diferente por la situación actual, no hubo contacto con la afición como nos gustaría, pero en el recibimiento había gente cuando llegamos a Santiago. Fue una noche de celebración y que le permite al club sacarse una losa que tenía de los últimos años", refleja el jugador al recordar cómo vivió esas primeras horas del ascenso.

El futbolista monterrosino tiene claro lo importante que era subir para el Compostela y también admite que desde su llegada al equipo en esta campaña tenía muy claro a lo que venía.

"Para el club era ese paso que necesitaba dar, el club tuvo paciencia, apostaron fuerte y el resultado está ahí, Ojalá sea un paso para seguir creciendo y es también una liberación para la entidad. A nivel personal, ya lo dije en la presentación con el equipo, y es que llegaba con la fe ciega de lograr el ascenso con el Compostela porque para eso nos llamaron, llegamos gente para dar un plus de experiencia y veteranía; y al final muy contento porque es lograr un objetivo para el que viniste», apunta.

Antas también se refiere a cómo vivió el equipo esa presión que le otorgaron de considerarlo el gran favorito para ser campeón en la Liga y para ascender luego. "No teníamos tampoco esa sensación de presión, teníamos la sensación de compromiso y saber que teníamos que hacer ese trabajo y estábamos muy implicados. Creo que desde dentro siempre estuvimos tranquilos, trabajamos mucho para conseguir el objetivo y al final salió todo como queríamos".

"Estaba convencido y con confianza de que iba a meter el penalti"

El jugador del Compostela tuvo tiempo para hacer una valoración de cómo fue el partido de las semifinales ante el Barco y, por supuesto, la gran final por el ascenso del pasado sábado frente al Ourense CF. "Contra el Barco, la verdad es que el guion de partido se nos dio bien. Era una sensación extraña tras tanto tiempo sin competir, era un poco incertidumbre y la verdad es que salimos fuertes y nos encontramos con dos goles pronto. Con todo, no nos fuimos contentos porque no nos sentimos como el Compostela solvente y dominador que se vio durante la temporada", asegura.

"Ante el Ourense CF el equipo estuvo mucho mejor, mas cómodo y seguro, nos parecimos más al Compostela de siempre pese a que empezamos por detrás en el marcador. Creo que hasta nos vino bien ese gol encajado, confiamos en lo que hacíamos y lo refrendamos con una segunda parte en la que fuimos los auténticos dominadores del encuentro. Tuvimos ocasiones y con el penalti logramos empatar y sostener un final que lógicamente sería tenso", inidica.

El momento cumbre llegó con el penalti señalado a favor del Compostela y un lanzamiento que vivió así el monterrosino. Así lo recuerda. "Cuando fue el penalti lo primero es que le pregunté a Primo si lo iba a tirar, me dijo que no, me vi confiado y cogí el balón. Estaba convencido y con confianza de que lo iba a meter. Al final de los entrenamientos casi siempre me quedaba con lor porteros para lanzar algunos penaltis y alguna falta; no lo pensé en el lanzamiento y la verdad es que salió realmente bien", dice.

"Va a ser un año difícil de gestionar para todo el mundo al llegar a una categoría complicada"

Una de las circunstancias que rodeaban al duelo es que al Compostela le valía el empate para ascender al haber quedado primero en la fase regular. "El partido se prepara para ganarlo, no puedes salir a especular durante noventa minutos. Sabíamos que el guión y el resultado podía jugar a nuestro favor, pero es como un día normal. No perdimos la cabeza con el primer gol, era prioritario no recibir el segundo, seguir con la misma idea y así lo hablamos en el descanso. No era uns situación desesperada y encontramos el empate", asegura.

Pablo Antas tiene contrato en vigor con el Compostela, con lo que seguirá en el equipo para la próxima campaña, en la que los santiagueses van a militar en una Segunda División B diferente. Antas ya jugó en esa categoría con el Lugo, el Somozas o el Bouzas, pero ahora es evidente que le espera una competición muy diferente. El lucense es más que consciente de ello. "Va a ser un año difícil de gestionar para todo el mundo, llegas a una categoría complicada, en un formato distinto en el que va a primar mucho como arranques. Será complicado gestionarlo, pero seguro que habrá que empezar muy bien", concluye.

"Me llevé una gran alegría con la permanencia del Lugo" 
Pablo Antas reconoce la gran alegría que le produjo el hecho de que el Club Deportivo Lugo siga una temporada más en la Segunda División, sobre todo tras un final de campaña que siguió con intensidad. "Sí que pude seguir las últimas jornadas del Lugo, lo viví con tensión y era muy importante la permanencia para el deporte lucense y llevé una gran alegría como lucense", aseguró.
Quique Setién
El futbolista lucense conoce bien a Quique Setién porque lo entrenó en su etapa como jugador del CD Lugo, y cuando los rojiblancos tuvieron muy cerca un ascenso y se les escapó con el Alcoyano. "Al final es el reflejo del trabajo realizado, si está en el Barcelona es por algo, su trayectoria es muy buena en los banquillos, con una filosofía de juego muy clara y está en ese club por méritos propios", concluyó.

Pablo Antas, un monterrosino que vale un ascenso para Santiago
Comentarios