viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

Miguel Giao: ''El Breogán ha sido como mi otra vida durante todos estos años''

Miguel Giao llegó al Breogán en el año 1984. El entrenador del equipo lucense era José Antonio Figueroa y su debut coincidió con la mejor clasificación histórica del club lucense en la máxima categoría, la sexta posición. Ahora, después de un cuarto de siglo compartiendo todas las vivencias breoganistas, el médico ha decidido poner fin a su relación con la entidad.

¿Por qué se produce su marcha del Breogán?
Es una decisión meditada. Nada más acabar la temporada comuniqué al club mi deseo de dejar mi cargo. Lo cierto es que un año antes ya lo había pensado, pero tanto el presidente, Raúl López, como el que era el entrenador del equipo, Paco García, me pidieron que siguiera y accedí. Pero al acabar esta temporada tenía claro que tenía que dejarlo.

El último año fue especialmente difícil en muchos aspectos, pero sobre todo desde la perspectiva médica. ¿Puede haber sido la causa final de su decisión?
No voy a negar que fue una temporada muy complicada. La verdad es que en los 25 años que ejercí como médico nunca tuvimos un año tan malo a nivel de lesiones. Pero sinceramente no fue la causa de mi decisión, aunque está claro que sumado a otras circunstancias te hace pensar que hasta aquí he llegado. En realidad, mi decisión es el producto de una saturación propiciada después de tantas temporadas en las que vivimos de todo. Son muchos años y por eso hablo de saturación y no de cansancio.

¿Se marcha, por lo tanto, sin resquemor?
Repito que abandono el club por voluntad propia. No hay más problemas. De hecho, de mi paso por el Breogán si me tengo que quedar con algo es con toda la gente que me ha apoyado.

De todas formas, no puede ser fácil cerrar un etapa de un cuarto de siglo...
Desde luego. El Breogán ha sido como mi otra vida en mi trayectoria profesional. No voy a negar que tengo nostalgia y cierta sensación de pena, pero es una decisión que tengo que tomar y la tengo muy clara. Pero son 25 años y siempre seré del Breogán y a su disposición estaré cuando sea necesario.

25 años dan para mucho. Sobre todo en un club como el Breogán. ¿Cual fue el momento más duro que ha vivido en la entidad lucense?
Sin duda, recuerdo con especial tristeza cuando tuvimos que comunicar a Ricardo González que tenía que abandonar la práctica del baloncesto. Fue una situación muy complicada y para mí especialmente triste por mi amistad con Ricardo y porque sabía lo duro que era para una persona como él tener que abandonar el deporte.

También hubo momentos felices...
Muchos. Me quedo sobre todo con las experiencias personales. A nivel deportivo hemos vivido de todo y si tengo que destacar un momento especialmente feliz creo que sería el último ascenso que logramos a la ACB en la temporada 1999-2000. También me quedaría con otros recuerdos, como aquellos ochenta autocares que se desplazaron a A Coruña para apoyar al equipo en el play off de permanencia ante el Español...

La forma de trabajar en un equipo como el Breogán habrá variado de forma notable desde su llegada a los tiempos actuales...
Es otro mundo. Cuando yo me incorporé al Breogán lo hice más bien para echar una mano. No había ni mucho menos el seguimiento que se hace actualmente a los jugadores de forma diaria. También han cambiado los métodos y, desde luego, los medios con que contamos actualmente. Ahora se trabaja de una forma mucho más profesional.

Han sido muchos los jugadores que han desfilado por el Breogán en los últimos 25 años. ¿Guarda un especial recuerdo de alguno?
Tengo muy buenos recuerdos de muchos. Tendría que nombrar a muchos y prefiero realizar un recordatorio generalizado para no olvidarme injustamente de nadie. Prácticamente todos los jugadores con los que he trabajado se han comportado de forma profesional. Siempre hubo dialogo y muy buenas maneras.

¿Qué le parece el convenio de colaboración firmado por el Breogán para que Polusa sea a partir de ahora responsable de los servicios médicos del club?
Actualmente el jugador requiere unas atenciones y una cobertura sanitaria muy extensas. Por eso me parece que haber conseguido la colaboración de un centro sanitario de auténtica referencia como es Polusa es todo un acierto y una gran gestión de los dirigentes del Breogán. Quiero felicitarles por ello. Desde luego, la atención médica queda en muy buenas manos y con unos medios muy apropiados para un club profesional como es el Breogán.

Miguel Giao: ''El Breogán ha sido como mi otra vida durante todos...
Comentarios