McLemore proclama su inocencia: "No soy un abusador sexual"

Los agentes del jugador indicaron que llegará este viernes tras haber abonado los 50.000 dólares de fianza ► El Breogán emitió un comunicado en el que asegura que espera recibir "la información legal detallada" antes de tomar alguna decisión
Ben McLemore. SEBAS SENANDE
photo_camera Ben McLemore. SEBAS SENANDE

Ben McLemore, jugador del Río Breogán, proclamó su inocencia a través de un comunicado: "No violé a esa mujer. No soy un abusador sexual". 

A través de un comunicado, el escolta estadounidense, acusado de varios cargos sexuales, asegura que "la verdad saldrá a la luz" y su "nombre quedará limpio".

En primer lugar, el jugador de 31 años, que el martes fue detenido y el jueves quedó en libertad bajo fianza de 50.000 dólares, asegura que no está acusado de violación, sino de "mantener relaciones sexuales con alguien que ahora alega que no consintió".

Además, McLemore afirma que tanto sus abogados como él están "cooperando completamente con la investigación" y cumplen "con cada petición que me hacen inmediatamente". "Les he trasladado que estoy interesado en declarar ante el gran jurado pero se me ha negado esa posibidad", abunda el escolta breoganista, que asegura que la Fiscalía no ha aportado "ninguna evidencia" a su defensa sobre los hechos que le atribuyen. 

En libertad tras aportar 50.000 dólares

Ben McLemore quedó este jueves en libertad provisional tras haber abonado el depósito requerido de 50.000 dólares –el 10% de la fianza, fijada 500.000 dólares–, después de prestar declaración ante la jueza del condado de Clackamas (Oregón, Estados Unidos), acusado de cuatro delitos sexuales. El estadounidense, según informaron sus agentes al club celeste, llegará a España este viernes para incorporarse a la disciplina de su equipo.

El Breogán emitió un comunicado este jueves en el que afirmaba que estaba a la espera de "recibir la información legal detallada" por parte de los representantes legales del jugador antes de tomar cualquier decisión al respecto. El oficio expresaba asimismo la "más enérgica condena" de la entidad lucense frente a los actos de violencia de cualquier tipo, reafirmaba su compromiso con la "prevención, educación y sanción" de esas conductas inaceptables e incidía en que la sociedad breoganista respetaba "la presunción de inocencia".

Ámbito privado

La noticia tuvo mucho impacto mediático por la relevancia del baloncestista de San Luis, con una trayectoria muy importante en la NBA, y por pertenecer actualmente al Breogán, aunque el suceso concierne al ámbito privado de McLemore. De hecho, la semana pasada los representantes del jugador le solicitaron permiso al club lucense para que el 7 breoganista pudiese viajar a Estados Unidos para solucionar un "tema legal". Indicaron que se trataba básicamente de "declarar y volver en un plazo de 72 horas", como finalmente puede acontecer.

Prueba de que se trataba de un tema particular es que el plan de viaje lo diseñó –y lo abonó– el propio entorno de McLemore, que habría comunicado al club que el jugador ya estaba volando hacia España, como está dicho.

En las siguientes líneas se desgrana lo que ha acontecido hasta el momento, pero antes hay que remontarse al 22 de diciembre de 2023, cuando el baloncestista de Misuri firmó su contrato con el Breogán.

Garantía

Ben McLemore, al rubricar su contrato con la entidad celeste, garantiza que la documentación que se le solicite por medio de cualquier organismo oficial durante la temporada le permite participar en las competiciones –en este caso la Liga ACB y la Basketball Champions League– y residir en España. Presumiblemente, es de suponer pues que el estadounidense no tiene antecedentes penales, pero, en el hipotético caso de que los tuviera, ¿a quién le compete comprobarlo?

Comúnmente, los organismos oficiales van haciendo exhortos de documentación a los trabajadores extranjeros, como McLemore, de forma progresiva. Extranjería, normalmente en el plazo de unos cinco meses, es la institución encargada de requerir el certificado de penales, nunca la empresa que contrata, el Breogán en este caso. El contrato es su aval.

Llegada a Estados Unidos

Ben McLemore viajó a su país de origen para cumplir con un mandato judicial en Portland. Concretamente se entregó a las autoridades penitenciarias en el condado de Multnomah este pasado martes, donde se le requería bajo la acusación de cuatro delitos sexuales: un cargo de violación en primer grado, un cargo de penetración sexual ilegal en primer grado y dos cargos de abuso sexual en segundo grado.

El miércoles por la mañana fue trasladado a la cárcel del condado de Clackamas, una zona residencial a las afueras de Portland (Oregón) hasta prestar declaración desde allí. De este hecho –es un trámite usual en Estados Unidos la detención y el posterior encarcelamiento cuando hay una denuncia en contra y una orden de arresto– se hicieron eco los medios locales primero y la noticia corrió como la espuma.

Hechos

Según explicó la Policía, los hechos que se investigan ocurrieron el 3 de octubre de 2021 durante una fiesta en una casa de un compañero de equipo en la ciudad de Lake Oswego (condado de Clackamas, Oregón), cuando el baloncestista militaba en los Portland Trail Blazers, de la NBA. Pese a ser identificado McLemore como el supuesto autor de los hechos, la investigación habría sufrido retrasos por los viajes de trabajo del jugador de baloncesto.

Finalmente, en febrero de 2024, los investigadores habrían hallado evidencias que implicaban directamente a McLemore, según el comunicado emitido el miércoles por la propia Policía. Por eso, cuando este llegó el martes al aeropuerto internacional de Portland, fue arrestado. Sin embargo, algunas circunstancias de estos delitos sexuales presuntamente perpetrados por el jugador breoganista no están claras y la investigación para esclarecer lo sucedido sigue en marcha.

Declaración

Ben McLemore, vestido con ropa de calle, con los codos sobre una mesa y las manos delante de la cara durante la mayor parte de la audiencia, compareció ante el tribunal de forma remota a través de un enlace de vídeo desde la cárcel. Dicha comparecencia fue retransmitida en directo por una web de vistas judiciales, lo que reafirma la expectación que levantó el suceso. El jugador de San Luis se declaró inocente de los cargos que se le imputan, porque según su versión la relación sexual con una chica que estaba en esa fiesta fue consentida. Otros jugadores ya habrían declarado con anterioridad ante el tribunal.

La fianza se fijó en 500.000 dólares y los abogados de McLemore depositaron 50.000 dolares (el 10%) como depósito para ser liberado de la custodia. La jueza Katherine Weber acordó permitir que el jugador del Breogán pudiera viajar sin limitaciones por cualquier lugar del mundo, a la espera del juicio, que probablemente se celebrará en el año 2025.

Penas

El jugador estadounidense, si es declarado culpable, se enfrentaría a penas de prisión de hasta 20 años para los delitos de violación en primer grado y penetración sexual ilegal en primer grado; y de un máximo de 5 para cada uno de los cargos de abuso sexual.

Y hasta aquí sería el relato de los acontecimientos en torno al periplo judicial de McLemore por su país compendiados de diversos medios de comunicación estadounidenses. Cuando el Breogán reciba toda la información pormenorizada y de primera mano, entonces y solo entonces sacará sus conclusiones, como señaló este jueves.