La maldición de Huesca

El Lugo nunca ha puntuado en El Alcoraz en las cinco campañas que jugó allí en Segunda
Roberto Canella se lamenta tras la derrota en El Alcoraz la temporada pasada. AEP
photo_camera Roberto Canella se lamenta tras la derrota en El Alcoraz la temporada pasada. AEP

Pocos terrenos de juego precisan de un exorcismo para el Lugo como El Alcoraz. El estadio del Huesca es el césped en el que el conjunto rojiblanco ha sufrido más de todos los campos que integran la actual Segunda División. En las cinco temporadas que lucenses y oscenses han coincidido en la categoría de plata todas sus visitas al espacio aragonés se han saldado con derrota. Este sábado (18.30 horas) intentará sumar por primera vez allí y hacerlo en forma de tres puntos.

Su primer duelo en Segunda tuvo lugar en la 2012-2013. El Lugo de Quique Setién cayó ante el Huesca de Jorge D’Alessandro por 3-0. 

Tres campañas después, en la 2015-2016, el equipo dirigido por  aquel entonces por José Durán perdió por 1-0 en la última jornada liguera ante los pupilos de Juan Antonio Anquela.

En la 2016-2017, un tanto de Samu Saiz derrotó a los hombres de Luis César Sampedro por 1-0. 

Francisco Rodríguez tampoco pudo puntuar en la 2017-2018, ya que perdió ante el Huesca de Joan Francesc Ferrer, ‘Rubi’, —que logró el ascenso a Primera— por 3-0.

En la 2019-2020, el equipo rojiblanco acudía a El Alcoraz con Curro Torres en el banquillo y cedió por 2-1 frente los pupilos de Míchel, quien también lideraría el ascenso a la máxima categoría.

El último duelo tuvo lugar la pasada campaña, cuando un tanto de un ex, Jaime Seoane, echó por tierra todo el buen trabajo de los jugadores dirigidos por el vigués Rubén Albés.

Pero no solo hubo duelos ligueros entre lucenses y aragoneses en Segunda División, ya que los dos equipos coincidieron en la temporada 1978-1979, en la extinta Segunda B. En su único encuentro en la categoría de bronce tampoco logró sumar el Lugo en El Alcoraz, ya que cayó por 1-0.

IPURÚA Y CARTAGENA. Hay otros campos de la actual Segunda en los que el Lugo no puntuó, aunque sin tantos enfrentamientos. Ipurúa, donde el club lucense jugó tres veces en Segunda, perdió en todas ellas, aunque sí logró sumar dos empates en Segunda B.

El del Cartagena, con dos derrotas, también forma parte de unos estadios sin buen recuerdo, a los que se unen el Ciutat de Valencia y la ciudad deportiva del Villarreal, donde el Lugo solo jugó una vez y saldó la visita con derrota.

Comentarios