0-0. El Lugo rema pero suma otro punto insuficiente en casa

El equipo de Roberto Trashorras encerró al Fuenlabrada y dispuso de ocasiones incluso para haber goleado
Lugo-Fuenlabrada. SEBAS SENANDE
photo_camera Lugo-Fuenlabrada. XESÚS PONTE

Intenso, valiente y propositivo. Todo lo que prometió Roberto Trashorras en la rueda de prensa previa se vio sobre el terreno de juego del Anxo Carro, pero ni ofreciendo los mejores minutos de la temporada en casa, ni disponiendo de más ocasiones que en los últimos tres partidos juntos, su equipo fue capaz de llevarse una victoria después de una segunda parte en la que protagonizó un monólogo de fútbol y ocasiones.

El equipo rojiblanco sumó otro punto insuficiente en casa, que no le sirve para aliviar su difícil situación, ante un Fuenlabrada que sufrió lo indecible tras el descanso y celebró el pitido final del árbitro como pocas veces. El estreno de Trashorras en el banquillo del Lugo cumplió con casi todo lo esperado. Faltó la victoria, pero la imagen fue buena, sobre todo en la última media hora, y su equipo mereció más ante un rival que tuvo su momento en la primera parte pero que acabó encerrado en su área.

Había expectación por ver la puesta en escena del Lugo de Roberto Trashorras y de sus elecciones para el once titular y la verdad es que, al menos en lo segundo, el de Rábade no sorprendió a casi nadie. Mantuvo en la portería a un incomensurable Lucas Díaz, que este domingo salvó tres goles en la primera parte, y formó una defensa con Carlos Julio, Morgado, Gorka y Alberto López. Thiago Ojeda, Jozabed y Quintana se encargaron de la medular y Antoñín, Mario da Costa y Ledesma, de la zona de ataque. Eso sí, el funcionamiento colectivo se distanció de lo que planteaba Paulo Alves hasta hace una semana. Si el portugués optaba por extremos a pierna natural, Trashorras lo hizo a pierna cambiada —con Antoñín—, y si el luso repartía la organización entre Ojeda y Jozabed, el rabadense le entregó toda la responsabilidad al argentino, que brilló especialmente en el último pase dejando solos a Jozabed y a Mario da Costa.

Ninguno de los dos tuvo la suerte de abrir el marcador, pero supieron moverse entre líneas para encontrar los espacios de la zaga del Fuenlabrada. El Lugo trató de llevar la iniciativa, y lo consiguió en el primer tramo del primer tiempo. Es verdad que no tuvo continuidad y el Fuenlabrada también fue protagonista durante un cuarto de hora en el que Lucas Díaz emergió de nuevo como salvador de los lucenses, pero sí se apreció cierto ánimo combinatorio en el ataque rojiblanco. Jozabed y Quintana se colocaron entre líneas para que los extremos tuvieran siempre a alguien cerca con quien conectar.

De ahí nacieron varias de las aproximaciones del Lugo, la más clara de Mario da Costa en un buen desmarque que acabó con un disparo que desvió Belman con la mano derecha. Con todo, el Lugo vivió fases de claro sufrimiento y solo el extraordinario momento de forma de Lucas Díaz evitó que el Fuenlabrada se adelantase antes del descanso. Fue una primera parte de varios partidos, en los que nadie supo golpear primero, pero que no dejó respiro a ninguno de los dos equipos tras 45 minutos de máxima intensidad.

Consciente de la importancia de los tres puntos y, de paso, de la necesidad de recuperar la confianza de la afición, el Lugo se volcó sobre la meta de Belman en la segunda parte. El portero del Fuenlabrada necesitó su mejor versión para parar a un equipo de Roberto Trashorras que, esta vez sí, demostró que tiene capacidad para enlazar ataques y encerrar a sus adversarios.

Después de un arranque en el que el Fuenlabrada trató de hacerse con la pelota, el cambio de Antoñín por Fran Mérida activó el monólogo rojiblanco sobre el césped del Anxo Carro. El mediapunta se erigió como el faro del centro del campo y desplazó a Quintana y Jozabed a las bandas. Los laterales actuaron casi de extremos y el equipo empezó a encontrar pasillos gracias a las descargas de Willy Ledesma y los buenos movimientos de Mario da Costa. El extremo, llegado en forma de cesión en este mercado de invierno, se quedó de nuevo solo ante la portería del equipo madrileño, pero aunque en esta ocasión eligió el lado contrario, Belman sacó una pierna milagrosa para evitar el gol del Lugo.

Minutos después, el propio Da Costa pudo adelantar a su equipo desde la frontal y tras un buen servicio de Carlos Julio, pero su disparo se encontró con un defensa rival. Eran minutos de acoso de un Lugo que se fue de manera decidida a por el gol y encontró varios caminos para hacer daño al Fuenlabrada.

Cambios de orientación, juego interior y con desborde de los extremos, pero nadie en el área tuvo el día para canalizar alguna de las muchas llegadas sobre la meta rival. Trashorras metió toda la carne en el asador con Antonetti y Aranda, pero fue Gorka quien dentro del área pequeña pudo decidir el partido. Su disparo se fue a las nubes y con él las ilusiones del Lugo en uno de sus mejores partidos en casa.

FICHA TÉCNICA
Lugo: Lucas Díaz, Carlos Julio (Johanenko, min.72), Gorka Pérez, César Morgado, Alberto López, Thiago Ojeda, Jozabed, Nacho Quintana (Aranda, min.82), Antoñín (Fran Mérida, min.57), Mario da Costa (Víctor Narro, min.82) y Willy Ledesema (Antonetti, min.72)

Fuenlabrada: Belman, Vigaray, Alba, Manu Lama, Samu, Galindo (Aarón Sánchez, min.75), Stepehn Buer, Cristóbal, Fer Ruiz, Sergio Benito y Raúl (Ilies, min.75)

Árbitro: Sánchez Sánchez (comité extremeño). Amonestó a Vigaray, Galindo y Alba por parte del Fuenlabrada.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 25 del grupo I de Primera Federación disputado en el Estadio Anxo Carro ante 1.679 espectadores. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por los fallecidos en el incendio de Valencia.

Más en Deporte Local Lugo
Comentarios