viernes. 18.06.2021 |
El tiempo
viernes. 18.06.2021
El tiempo

El Lugo y el Mirandés, compañeros de agonía

Campabadal combina con Cristian Herrera en el duelo ante el Mirandés de la pasada temporada. VICTORIA RODRÍGUEZ (ARCHIVO)
Campabadal combina con Cristian Herrera en el duelo ante el Mirandés de la pasada temporada. VICTORIA RODRÍGUEZ (ARCHIVO)
Ambos equipos vuelven a cruzar sus destinos en Segunda División en un duelo en el Ángel Carro que fue clave para la permanencia de ambos en el pasado de la categoría de plata

Compañeros de viaje en la categoría de plata. Compañeros en situaciones difíciles, donde la supervivencia es la única opción sobre la mesa. El Lugo y el Mirandés vuelven a medirse este sábado (18.30 horas) en el Ángel Carro con la permanencia en juego para uno de ellos. En el pasado fueron los burgaleses los que llegaron a la ciudad amurallada con el agua al cuello. El curso anterior fueron los rojiblancos los apurados. Esta campaña repiten los lucenses un duelo a vida o muerte.

Esta será la decimocuarta vez que los dos clubes se midan en Segunda División, la séptima al lado del Miño en siete temporadas compartidas. En tres de ellas, casi la mitad, se cruzaron y cruzarán sus destinos para intentar sacar tres puntos claves para la permanencia.

La primera de esas ocasiones fue en la campaña 2013-2014. El Lugo, con Quique Setién en el banquillo, recibía en su feudo a un Mirandés que llegaba al partido con dos puntos por encima del descenso y precisaba, como mínimo, puntuar para no descender. El conjunto rojiblanco era decimocuarto, con un punto más que los burgaleses y solo una carambola podía hacer que diera con sus huesos en Segunda B.

Aquel 7 de junio se saldó con un triunfo por la mínima con un Campabadal combina con Cristian Herrera en el duelo ante el Mirandés de la pasada temporada. victoria rodríguez gol de Carlos Pita en el minuto 71 y una actuación sobrehumana de José Juan bajo palos. El meta vigués amargó la tarde a los atacantes rojillos, en especial a un desacertado Pablo Infante.

El cuadro de Miranda acabó en puestos de descenso la temporada por las victorias de rivales directos como el Girona (ante el Deportivo por 3-1) y el Alavés, que remontaba en Jaén un partido loco en los últimos minutos para situarse 2-3 y superar a los discípulos de Carlos Terrazas. El Mirandés salvaría la categoría en los despachos por el descenso administrativo del Murcia, que había concluido la temporada en la cuarta posición.

El otro duelo sin margen de error para lucenses y mirandeses en el Ángel Carro tuvo lugar la pasada campaña. Los jugadores dirigidos por Juanfran habían llegado al último encuentro de la temporada fuera del descenso, con un punto de ventaja sobre el Dépor y dos sobre el Numancia gracias a un triunfo agónico en Tenerife con un tanto de El Hacen en el descuento.

La victoria frente a un Mirandés noveno, sin opciones de play off, mantenía al Lugo en Segunda. Los rojiblancos sufrieron para hacerse con el triunfo. Tuvieron que remontar el tanto inicial de Marcos André al filo del descanso en una gran segunda parte. Durante varios minutos estuvieron en Segunda B con el triunfo del Numancia en Los Pajaritos ante el Tenerife y el empate del Albacete en Cádiz, pero un doblete de Cristian Herrera —el segundo gol en el minuto 84— le permitió mantener la categoría y acabar decimosexto con 52 puntos.

Este curso será el tercero en el que un Lugo-Mirandés será fundamental. No es en la última jornada, pero la situación del cuadro lucense en la tabla obliga a un triunfo si no quiere descender la semana siguiente en Albacete.

Con cuatro puntos de desventaja con la zona de salvación a falta de cuatro jornadas, mantener la misma diferencia a falta de nueve supondrá una misión casi imposible para los lucenses en caso de que no recorte la diferencia. Por esa razón, el triunfo ante el Mirandés es fundamental, como el 7 de junio de 2014 lo fue para los burgaleses o el pasado 20 de julio para los de Lugo en dos duelos de viejos conocidos.

El Lugo y el Mirandés, compañeros de agonía
Comentarios