sábado. 24.10.2020 |
El tiempo
sábado. 24.10.2020
El tiempo

El Lugo de Juanfran quiere volver a disfrutar ante un favorito

Puma Rodríguez dispara. XESÚS PONTE
Puma Rodríguez dispara. XESÚS PONTE
El conjunto rojiblanco se mide ante un Almería que será un candidato al ascenso a Primera División. Como hace una semana ante el Leganés, los lucenses buscarán ser competitivos

Con la determinación de competir ante los favoritos, sin el temor a los presupuestos ajenos, al escudo o a los nombres visitantes. Con la energía aportada por el triunfo ante un candidato a todo. Con el juego como escudo y la confianza adquirida hace siete días como estilete. Así se presenta hoy (12.00 horas) el Lugo ante el Almería en el Ángel Carro. Lo hará como acabó la semana pasada ante el Leganés a la misma hora del aperitivo: con las buenas sensaciones de haber logrado un impulso que fue más allá de los tres puntos.

Porque junto al merecido botín de la victoria ante el cuadro madrileño, el equipo que dirige Juanfran García volvió a mostrar el músculo adquirido en el final de la Liga pasada. En aquel formato exprés, sin margen para los errores, con el traje de equilibrista siempre puesto sobre el fino cable de metal, el Lugo supo rendir casi a la perfección, sin importarle el enemigo al que superar, sin que cada obstáculo fuera insalvable.

La remontada ante el conjunto pepinero volvió a mostrar que el abismo está lejos si el fútbol y el espíritu impuesto desde el banquillo se llevan a cabo. Rememoró que el empuje y la ambición del triunfo es un buen alimento para engordar el casillero de puntos. Porque la tabla no hace distinción de grandes o pequeños, de buenos y malos o de exprimeras y modestos. Ahí, en la fría estadística de la clasificación cada suma de hoy no se descuenta mañana y lo que en el presente es hormiga dificilmente será cigarra a la conclusión.

Si la victoria ante el Leganés es un recuerdo del que tirar y un camino a seguir en medio de un comienzo exigente y lleno de espinas, el Almería será la segunda senda que desbrozar. Este segundo encuentro en casa de forma consecutiva en la temporada tiene el mismo cariz que el primero:el de una pelea ante un conjunto musculado desde las finanzas, con una plantilla talentosa y la necesidad de acabar entre los tres mejores de la categoría.

Hace casi dos décadas que el cuadro andaluz no deja fútbol profesional. Ha combinado estancias en Segunda División con otras en Primera -la más larga entre 2008 y 2011, cuatro campañas seguidas- para conformarse como un sempiterno candidato a lo máximo en la categoría de plata.

Si los almerienses están entre los favoritos cada año que llega, el Lugo ha sido un superviviente nato desde 2012. Los rojiblancos combinaron campañas tranquilas con el sufrimiento de las dos últimas. La diferencia entre unas y otras ha sido el inicio. Mientras con Quique Setién, Milla, Luis César y Francisco los inicios de Liga aportaron el colchón de seguridad necesario, desde 2018 el Lugo se situó en el vagón de cola. Ahí es donde Juanfran no quiere estar.

El técnico busca la competitividad que le permita sumar desde el inicio, contar con la calma que da estar fuera del peligro y desarrollar su idea de juego para que la temporada se aleje del desfiladero.

Mientras el reto del Lugo es sencillo y claro, el del Almería es el de aferrarse a lo alto. Con la llegada de Turki Al-Sheik, el "Asesor de la Corte del Reino de Arabia Saudita" -tal y como reza su rango en el país del golfo pérsico-, a la propiedad del club andaluz, los dólares llenaron la cuenta corriente de un equipo que tiene más presión que nunca por el ascenso.

Esta exigencia del dueño se observa en el propio banquillo. Hasta cinco entrenadores tuvo el Almería la pasada campaña. Como técnicos estuvieron Óscar Fernández -que ni siquiera llegó a entrenar al equipo en un partido oficial-, Pedro Emanuel, Guti, Nandinho y José Gomes, que fue el último preparador del pasado curso, en el que se quedó apeado en el play off de ascenso a manos del Girona.

El luso inicia hoy este curso -el comienzo del Almería fue aplazado por la disputa tardía del play off de ascenso de la campaña pasada- con un equipo donde mantiene talentos como Maras, Balliu, Lazo, Aguza, Appiah, Fran Villalba o Corpas y le sumó otros como el exrojiblanco Peybernes, Akieme, Morlanes, Aketxe o Juan Villar. Por contra, perdió a un goleador como Darwin Núñez, vendido por una millonada al Benfica.

dos posibles bajas. Para superar al poderoso Almería el técnico Juanfran García no podrá contar, con casi toda probabilidad, con Iriome y Carlos Pita, ambos fuera de la dinámica de grupo toda la semana por problemas musculares. Será un contratiempo para el valenciano no poder contar con dos de sus capitanes, necesarios además para uno de sus sistemas predilectos: el 5-3-2.

Jugar con tres centrales es una de las variantes que más ha empleado el ex del Celta y el Levante. Habitual fuera del Ángel Carro, también la ha empleado cerca del Miño. Sin embargo, sin Carlos Pita, esencial para la salida de balón, podría variar el dibujo salvo una nueva oportunidad para el canterano Pedro López, que partiría de inicio junto a Djaló y Diego Alende si hay trío de centrales. En ese caso la duda estaría también en el carril derecho, donde Campabadal o Gerard Valentín se disputarían el puesto de lateral largo. En la zurda se colocaría Canella.

En el medio parece seguro Fernando Seoane, toda vez que su competencia para la medular, Xavi Torres, apenas tuvo trabajo con el colectivo tras su fichaje. Junto a Seoane podrían situarse Borja Domínguez o Juanpe, que mostró buenas maneras frente al Leganés. Si Juanfran opta por un 4-4-2, Gerard Valentín y el "Puma" Rodríguez estarían en los costados para enlazar con Cristian Herrera y Manu Barreiro o Carrillo arriba. También tendría alguna opción Hugo Rama por delante del centro del campo.

El Lugo de Juanfran quiere volver a disfrutar ante un favorito
Comentarios