3-2. El Lugo cae en Ibiza

El equipo rojiblanco no pudo sumar en Can Misses debido a la pegada del conjunto local, encabezado por Cristian Herrera y Nolito
Loureiro conduce el balón. ADG MEDIA
photo_camera Loureiro conduce el balón. ADG MEDIA

La pegada decidió en Can Misses. El gol y el talento de Cristian Herrera y Nolito dejó seco a un Lugo que compitió hasta el 3-1. En Ibiza cayó golpeado por la ofensiva ajena, por su inferioridad defensiva, por su diferencia en el remate ante un rival directo que lo supera en la tabla.

El equipo mejoró en ataque con respecto al duelo ante el Oviedo, pero no en la zaga, al que le costó cerrar los espacios que adivinó Nolito, por los que se colaron Ekain y Herrera, por los que se les marchó la opción de sumar para situarse al borde de la zona de descenso.

En el colmo de las desgracias, el Lugo podría perder a un Chris Ramos dañado en su tobillo izquierdo.

Pudo más la calidad que el sudor, el empeño y las ganas. Pudieron más los fogonazos de talento puro que la mejora ofensiva del Lugo, que mereció más por su lectura de la defensa del Ibiza y su capacidad para correr, pero se fue al entretiempo con dos goles de bandera.

Porque el toque y la clase no se va con la edad o con los cambios de aires. El golpeo de balón de Cristian Herrera y Manuel Agudo Durán Nolito valieron más que la intención rojiblanca, que el buen hacer de Sebas Moyano, Juanpe o Señé, que las cabalgadas de Cuéllar o el disparo de Chris Ramos.

Porque eso fue lo que desequilibró el marcador en los primeros 45 minutos para el Ibiza. Eso fue lo que penalizó al Lugo, que no golpeó cuando pudo, como sí hizo su rival en Can Misses.

Repitió defensa Hernán Pérez Cuesta. No el centro del campo, donde prefirió el recorrido de El Hacen al control de Xavi Torres. Con el de Xávea en el banquillo, fue Juanpe el pivote, mientras que el mauritano y Señé se desplegaron como volantes. 

Arriba, Chris Ramos volvió a ser punta, con Cuéllar y Sebas Moyano en los costados, aunque el andaluz tuvo la libertad para moverse por todo el frente de ataque, para asociarse con la medular, para lanzar los contragolpes, para gambetear e inventar, para optar al desequilibrio.

Era un buen plan el del técnico asturiano, que quiso dañar al Ibiza con la habilidad de su frente ofensivo, que supo tomar el carril central para llegar en transiciones rápidas, sin perder el tiempo con exceso de combinaciones en corto.

Pero ese plan no contaba con el gol de Cristian Herrera a las primeras de cambio. Fue la ley del ex. Esa que es norma casi de obligado cumplimiento en el fútbol. Fue Cristian Herrera su defensor en las Islas Pitiusas. 

El grancanario aprovechó una falta dura de Juanpe cerca del área para disparar el balón parado. El cuero se elevó, pasó por encima de la barrera, le dio tiempo a bajar y pegó en el poste de Whalley, abajo, por dentro, para acabar en el gol del 1-0.

Pero el tanto, a los ocho minutos, no fue un mazazo imparable para el Lugo. No lo hundió en la miseria de complicarse la vida sin casi tenerla.

Se mantuvo erguido y probó a correr, a sacar provecho del balón parado, a transitar con la calidad que también tienen sus jugadores de ataque.

Así estuvo cerca del empate mediante un disparo cruzado de Cuéllar en un córner que sacó con las manos Fuzato.

También se quedó cerca Chris Ramos, en una contra perfectamente llevada por Sebas Moyano, quien metió un pase perfecto a la carrera del gaditano, quien se plantó en el área y chutó al lateral de la red ante el meta local.

Mientras, el Ibiza tomaba la espalda de los carrileros lucenses, optaba por llegar con el esférico hacia la línea de cal, donde los laterales y los extremos ibicencos intentaban penetrar en la zaga visitante.

Pero ahí, en los centros laterales, en los pases atrás, en los intentos de desequilibrar en el último instante, estuvo bien la zaga para despejar el cuero. También en los disparos del Ibiza.

El Lugo logró empatar cuando todo se había calmado. Fue en un pisotón de Suleimán a Cuéllar dentro del área, en uno de esos penaltis al borde de la estupidez, de metepatas de libro. El colegiado no dudó. Juanpe tampoco desde los once metros para la igualada.

Pero cuando el conjunto lucense se lamentaba de la salida por lesión de Chris Ramos —dañado en su tobillo izquierdo en una lucha con un defensa—, apareció el talento puro de un jugador que siempre presumió de ello.

Apareció la pierna derecha de Manuel Agudo Durán. Esa diestra a la que rezaron en Balaídos como si fuera una estampita. A la que adoran al lado del Lagares tras años de goles y carisma. Recibió el de Sanlúcar en el pico del área, se deshizo de Jesús y sacó un latigazo. El balón hizo una curva y se alojó en la red. 2-1 y descanso.

EL IBIZA CIERRA EL DUELO. Tras el descanso el Lugo mantuvo su plan de seguir jugando en campo rival, en optar al empate con el balón de su lado, con el esférico como medio para llegar a la portería rival.

Llegó incluso a lograr el 2-2, con una buena jugada que construyó un ataque culminado por Baena de cabeza. Pero el catalán estaba en fuera de juego y el tanto se esfumó.

Pero el destino volvió a ser diabólico para el Lugo. Poco después dejó al equipo sin puntos en una nueva jugada de talento puro ibicenco. Nolito, con un pase perfecto y medido al desmarque de ruptura de Ekain, permitió al delantero vasco que dejara en cueros a una defensa negada, se plantó ante Whalley y le pasó el balón a Cristian Herrera, quien empujó a la red el 3-1.

El tanto destrozó al conjunto rojiblanco. Lo aturdió de tal manera que lo dejó sin respuesta. Deambuló con la pelota sin dañar a un rival entero y seguro, que lo estuvo más con la entrada de Manu Barreiro.

Con el punta compostelano en punta, el grupo de Hernán Pérez Cuesta abusó del balón aéreo, del juego directo. No le valió para nada. Se diluyó entre pelotazos inútiles que no acercaron al equipo a reducir la distancia.

Pudieron Ekain o Loureiro en propia meta aumentar el tanteador en contra. También Barreiro recortarlo. Lo hizo Baena en el descuento con un balón peleado por Manu Barreiro que el extremo alojó en la red pero que no valió para sumar puntos. 

FICHA TÉCNICA
Ibiza: Fuzato, Fran Grima, Martín, Juan Ibiza, Javi Vázquez, Morante (Gálvez, m.69), Appin (Bogsuz, m.80), Suleiman (Azeez, m.58), Nolito (Villar, m.69), Cristian Herrera, Ekain (Poveda, m.80).

Lugo: Whalley, Loureiro, Jesús (Idrissa, m.82), Alberto, Zé Ricardo, El Hacen (Clavería, m.71), Juanpe (Carbó, m.82), Señé, Sebas Moyano, Cuéllar (Barreiro, m.71), Chris Ramos (Baena, m.45). 

Goles: 1-0, m.8: C. Herrera. 1-1, m.38: Juanpe (pen.). 2-1, m.43: Nolito. 3-1, m.58: C. Herrera. 3-2, m.93: Baena.

Árbitro: Moreno Aragón (Colegio Andaluz). Amonestó a Suleiman, Nolito y Morante, en el Ibiza; y a Juanpe y Señé, en el Lugo.

Incidencias: Partido jugado en Can Misses. 2.204 aficionados.

 

Comentarios