martes. 23.07.2019 |
El tiempo
martes. 23.07.2019
El tiempo

La soledad del colista

Sekulic, del Delteco, lanza ante Tobey, del Valencia, en el pabellón de San Sebastián. MEDIA CENTER ACB
Sekulic, del Delteco, lanza ante Tobey, del Valencia, en el pabellón de San Sebastián. MEDIA CENTER ACB

El Delteco ha reunido una entrada máxima de 4.033 espectadores en un pabellón con capacidad para más de 11.000. El equipo guipuzcoano solo ha ganado dos partidos como local

El Cafés Candelas Breogán se juega muchas de sus opciones de permanencia en su visita el sábado, a las 18.00 horas en el Donostia Arena, ante el Delteco Gipuzkoa. Para el conjunto lucense, que en lo que va de temporada solo ha sido capaz de ganar a domicilio al Fuenlabrada, no hay más alternativas. Necesita ganar donde prácticamente lo han hecho todos los equipos.

El Delteco, a pesar de estar distanciado de la zona de permanencia en tres victorias, no se rinde y, por lo tanto, afrontará el encuentro ante el equipo lucense como su última opción para intentar engancharse a la lucha por la permanencia. De todas formas, la realidad indica que la cancha del conjunto guipuzcoano es la más propicia de la Liga Endesa a la hora de buscar un triunfo.

El conjunto que dirige Sergio Valdeolmillos solo ha ganado dos partidos como local, ante el Herbalife Gran Canaria (74-63) en la sexta jornada y frente al San Pablo Burgos (92-83) en la octava, de los diez encuentros que jugó con el público a favor. La última victoria en su pista, la conseguida ante el Burgos, se produjo el 10 de noviembre de 2018, es decir, el próximo rival del Breogán lleva nada menos que cuatro meses sin ganar a favor de ambiente.

De todos modos, lo del ambiente en el caso de los partidos del Delteco suena casi a eufemismo. En una instalación con capacidad para once mil espectadores no llegó a cubrir los dos mil localidades en tres partidos, ante Tenerife (1.798), Herbalife (1.749) y Manresa (1.722); en otros cuatro no alcanzaron los tres mil, como ocurrió frente a Fuenlabrada (2.056), Valencia (2.762), Zaragoza (2.011) y Unicaja (2.316). Las mejores entradas se produjeron frente al Barça (3.987) y ante el Burgos (4.033), aunque en este último encuentro había prácticamente más seguidores del conjunto visitante que del local. Por lo tanto, la presión ambiental no será ni mucho menos un problema para el equipo de Natxo Lezkano.

El conjunto vasco, además de último clasificado, con solo cuatro triunfos en 22 jornadas en la clasificación general, también lo es en los apartados estadísticos más relevantes. El equipo de Valdeolmillos es el conjunto que menos anota, con una media de solo 73,2 puntos por encuentro; es el equipo con peor porcentaje en los tiros de tres puntos con solo un 31,9% de aciertos. Nada más que el Joventut le supera en el número de pérdidas y con respecto a los lanzamientos de dos puntos no llega a ser el equipo más desacertado, con un 51%, porque le supera el Breogán. Este no llega a anotar ni la mitad de los lanzamientos de dos puntos (47,3%).

En definitiva, no se puede encontrar en la Liga Endesa un rival más adecuado ni una cancha más propicia para intentar sumar una victoria, que para el futuro del Breogán sería vital. Por mucho que para el Delteco este encuentro sea su última oportunidad.

La soledad del colista
Comentarios