La desdicha unió sus trayectorias

Rubén García, con la camiseta del CD Lugo (Foto: XESÚS PONTE)
photo_camera Rubén García, con la camiseta del CD Lugo (Foto: XESÚS PONTE)

Ambos forman parte de la memoria reciente del Club Deportivo Lugo. Dos jugadores que han saboreado las mieles del triunfo y los sinsabores del fútbol a partes iguales. Los exjugadores rojiblancos Raúl Fuster y Rubén García recogen los últimos bártulos que todavía permanecían inmóviles en sus domicilios en Salamanca tras el anunció hecho público que enterraba el pasado, presente y futuro de la Unión Deportiva Salamanca.

La entidad blanquinegra dejó de existir después de 90 años de historia de un club que disfrutó de la grandeza de la élite en Primera División. Lejos, casi ausente de la memoria colectiva, se posterga un equipo que logró dos ascensos consecutivos de Segunda B a la liga de la estrellas con idéntica plantilla, al que una deuda de 26 millones de euros ha terminado por hundir definitivamente en un agujero negro.

Rubén García se vio forzado a abrir las puertas de la muralla y buscar un destino lejos de un CD Lugo que lo posó sobre la gloria de un ascenso a Segunda, después de 20 años de eterna espera.

Su compañero en el Estadio Helmántico durante la presente campaña Raúl Fuster también atraviesa por idéntica situación contractual. El lateral izquierdo de 27 años abandonó en el mercado de invierno la nómina rojiblanca de mútuo acuerdo entre ambas partes, donde una serie de lesiones y la escasa confianza depositada en sus probabilidades por parte de Quique Setién hicieron que el defensa ilicitano hiciese la maletas con dirección al centro de la meseta.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios