Miércoles. 26.06.2019 |
El tiempo
Miércoles. 26.06.2019
El tiempo

La agonía da paso al éxtasis en el Ángel Carro

lugo4.jpg
lugo4.jpg

El CD Lugo está a 180 minutos de la gloria, tras superar al Deportivo Alavés en un partido en el que los rojiblancos comenzaron mandando en el juego y en el marcador, con un fútbol bastante vistoso en la primera hora de juego, en la que se adelantaron con goles de Iván y Arroyo y acabaron sufriendo en los últimos veinte minutos, tras acortar distancias Jito para los vitorianos.

La victoria del equipo lucense, tan merecida como sufrida, se fraguó en el mejor juego de los hombre de Quique Setién, que pudieron matar el partido al contragolpe, pero que acabaron sufriendo en exceso, por culpa de las lesiones de Carlos Pita, en la clavicula, de Azkorra, en los isquiotiviales, de Victor Marco, con sobrecarga muscular y con los tres cambios realizados se le subieron los gemelos a Tornero y Cristóbal que acabaron el partido cojeando y sin poder correr.

El Lugo controla y domina
En la primera parte el Lugo fue el que llevó el control del juego, tuvo la posesión y llegó con mayor facilidad a la meta de Dituro y dispuso de las mejores ocasiones, incluso antes de abrir Iván el marcador al cabecear en la boca de gol un preciso centro de Manu a punto de cumplirse el minuto veinte.

Sin embargo antes lo buscó el Lugo, que creó peligro en un córner muy cerrado lanzado por Arroyo, luego una buena asistencia de Azkorra lo culmina con tiro de Carlos Pita, que provoca córner y Arroyo remata de cabeza y fuera un buen centro de Azkorra.

Tras el primer tanto local, baja un poco la intensidad del juego, aunque el Lugo sigue dominando y el Alavés continúa con un sistema bastante conservador, esperando su oportunidad, aunque es Marcos Rodríguez el que está a punto de volver a marcar en un disparo desde fuera del área que Dituro detiene en dos tiempos, mientras que el Alavés lo intentó timidamente en un buen disparo de Iván Malón y una buena intervención de Escalona a remate de Geni.

Encarrila y sufre
En la segunda parte, Álvarez Tomé da entrada en el equipo al ex ourensanista Óscar Martínez, por el centrocampista Josete, buscando mayor profundidad, aunque el Lugo sigue intentando encarrilar la eliminatoria, algo que está a punto de conseguir Pita con una vaselina desde medio campo al ver al portero adelantado. Pero la puntilla la ponen los rojiblancos tras una buena jugada con recuperación de Belfortti en línea defensiva y después de avanzar unos metros, dejando a Iván que se la pone en bandeja a Rubén Arroyo para sentenciar con seguridad.

Tras el segundo gol local, cambian las tornas, ya que después de los cambios obligados de Carlos Pita y Azkorra por lesión y la entrada de Jito, el Alavés adelanta líneas y tras acortar distancias se mete en el partido y la eliminatoria, aumentando su peligro, sobre todo tras las nueves lesiones de Víctor Marco, Tornero y Cristóbal, estos dos últimos tienen que acabar cojeando sobre el terreno, por estar los cambios agotados.

Esto hace que en el último cuarto de hora, el acoso visitante fuera total, llegando a provocar hasta tres saques de esquina y obligar a Escalona a realizar un buen par de paradas a remates de Jito y Geni y un buen tiro de Iván Malón sale fuera por poco, con lo que se llega al éxtasis final.

Más información este lunes en la edición impresa de El Progreso

La agonía da paso al éxtasis en el Ángel Carro
Comentarios