miércoles. 12.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 12.08.2020
El tiempo

Juanfran y Cristian dejan al Lugo una temporada más en Segunda División

Jugadores, técnicos, empleados y directivos celebran la permanencia. VICTORIA RODRÍGUEZ
Jugadores, técnicos, empleados y directivos celebran la permanencia. VICTORIA RODRÍGUEZ

Dos goles del delantero permiten al conjunto rojiblanco remontar al Mirandés y lograr la permanencia tras un final de Liga para la historia
 

No hace falta ir a la iglesia para tener una epifanía o vivir un momento de éxtasis. A veces puedes verlo en un campo de fútbol, que quizás es lo más parecido a un templo al igual que el balompié lo es a la religión. Después de la derrota en El Molinón todos habrían pensado que no bastaba con poner mil velas a San Judas Tadeo para salvarse. Pero al final los rezos por el milagro llegó con un exlateral izquierdo aguerrido que recordaban en Vigo y en Valencia para que las aguas del Miño se abrieran y alumbraran a un Lugo de Segunda División de nuevo.

Juanfran transformó al Lugo y, después de seis jornadas llenas de pequeñas hazañas, perfeccionó su modelo para, con Cristian Herrera como apóstol, dar la permanencia en un partido agónico, en el que los rojiblancos subieron al monte calvario al final de la primera parte pero resucitaron en la segunda con una remontada épica.

El 2-1 ante el Mirandés deja al conjunto lucense en la categoría de plata por noveno año consecutivo. Solo el Alcorcón suma más años seguidos en la División tras el descenso del Numancia para no dejar de disfrutar.

Generated by  IJG JPEG LibraryAppleMarkSalió con el once previsto Juanfran. Optó por formar dos líneas de cuatro hombres y dos puntas, con Hugo Rama un poco por detrás de Manu Barreiro, que formó como el delantero referencia. Por detrás, alineó la defensa tipo, con El Hacen y Fernando Seoane como mediocentros y Yanis Rahmani y Cristian Herrera en los extremos.

No notó la presión de tener que ganar en el inicio el conjunto rojiblanco. No salió atenazado, con plomo en las botas y un yunque de nervios pegado a la espalda. Quiso y pudo llegar, empujado por la presión de la línea, el robo rápido y las transiciones de su ataque.

En campo rival no quiso especular, ni contener con la pelota, decidió optar por circulación rápida o el juego directo sobre Barreiro o las aperturas hacia las bandas.

Pero el primero en probar fortuna fue Cristian Herrera, activo en los disparos, aunque no tuvieran la precisión de un francotirador para perforar la meta de Lizoain. Dos se fueron cerca, uno de ellos muy pegado a la madera izquierda de la meta burgalesa. Otro lo paró el arquero sin problemas.

Apenas llegaba el Mirandés, que disputó la posesión al Lugo aunque apenas fue profundo en los instantes iniciales.

Marcos André fue el único en generar problemas al cuadro dirigido por Juanfran. El delantero brasileño cedido por el Valladolid perdonó en el minuto 21 en una carrera ganada a Campabadal que chutó escorado a las manos de Cantero. No errararía después.

El club visitante fue creciendo poco a poco en el partido mientras el VAR brilló por su ausencia en un claro agarrón de Guridi a Manu Barreiro dentro del área. Canella, tocado físicamente al principio del duelo, dejó su sitio a Kravets.

Hugo Rama pudo adelantar al Lugo poco antes del descanso. Su zurda no le funcionó al compostelano, que desperdició una ocasión inmejorable. Campabadal envió un balón al segundo palo, donde Yanis Rahmani la prolongó de cabeza para dejársela a Rama, quien disparó muy alejado de la meta con un mal escorzo.

Cuando parecía que el descanso llegaría sin más incidencias, un pase en profundidad hacia la entrada al espacio de Marcos André permitió al punta quedarse solo ante Cantero, regatear al navarro y chutar casi sin ángulo. Campabadal llegó un segundo tarde y no pudo sacar el balón sin que cruzase del todo la línea.

La reacción del Lugo llegó tras el descanso. Se agarró a la vida de nuevo gracias a su espíritu y a su juego, en el que los centros laterales y los balones sobre Manu Barreiro fueron la herramienta que acabó siendo decisiva.

Salvo una ocasión de Guridi en un balón parado, el conjunto rojiblanco anuló al Mirandés hasta los últimos minutos.

Generated by  IJG JPEG LibraryAppleMarkTenían que estar concentrados en defender los burgaleses, que achicaron como pudieron el chaparrón de ocasiones lucense. Con Herrera como estilete y como héroe final, Manu Barreiro falló a puerta vacía en una jugada a balón parado, Carrillo no enganchó un disparo duro de El Hacen en el segundo palo, el propio Carrillo y Djaló pudieron anotar pero les faltó un palmo.

Pero fue Herrera, que ya es el máximo goleador de la historia del Lugo en Segunda División, hizo el empate en el 64. Llegó en un saque de falta, el gran canario controló mal una pelota que le quedó a Manu Barreiro, quien no pudo anotar, pero el rechace sí lo alojó en la red Cristian.

El duelo cambiaba, el Mirandés aún sufrió más y se encomendó a Lizoain. Cristian probó fortuna en un par de ocasiones hasta que un balón en largo de Cantero, peinado por Manu Barreiro y filtrado por Carrillo lo convirtió el de Las Palmas en una permanencia.

La zaga, Cantero y dos disparos burgaleses asustaron a los de Juanfran que acabaron celebrando que estarán un año más en Segunda División.

Juanfran y Cristian dejan al Lugo una temporada más en Segunda...
Comentarios