Prado sufre en Turquía pero conserva el liderato

Prado, en Turquía. RAY ARCHER

El gallego lucense se tocó en la primera manga con Jonass y acabó tercero ► En la segunda, dolorido, fue séptimo

Todo guiso necesita una dosis de picante. Mucho más cuando el ingrediente principal es el deporte del motocross. El campeonato del mundo que lideraba ampliamente el lucense Jorge Prado y que está ya en su recta final se ha visto salpicado de tensión por el accidente en el que se vieron involucrados los dos máximos favoritos al título, el gallego y su compañero Pauls Jonass.

Cuando todo apuntaba a una posible nueva victoria del joven español, su maniobra de adelantamiento terminó con el letón por los suelos y Prado golpeado en la espalda por la rueda delantera de Jonass. Contrariados y doloridos, ambos dejaron el camino libre para el primer triunfo del año de Thomas Covington. Jonass cedió varios puntos en la primera manga por la caída, pero los recuperó con creces en la segunda por los problemas físicos que sufría el lucense.

El Gran Premio de Turquía en la lejana localidad de Afyon y sobre un circuito totalmente artificial, construido para la ocasión, despertaba ciertos temores entre los pilotos que se juegan los respectivos títulos. En el caso de Prado, su objetivo era salvar la cita sin contratiempos para llegar con ventaja suficiente a las carreras de Assen e Imola.

Durante todo el fin de semana el lucense se mostró muy rápido en una pista con muchos saltos y bastante rápida. Fue tercero en los cronos y segundo en la clasificatoria sin arriesgar demasiado. La máxima tensión estaba reservada para el domingo.

En la primera manga, el español no salió tan bien como otras veces y fue superado por Covington y Jonass. Tras tomarse las primeras vueltas con cautela, empezó a rodar deprisa, superó al americano y se fue hacia el letón.

El toque entre Prado y Jonass desató también la tensión dentro del equipo y entre los aficionados de uno y otro piloto por ver quién era el culpable

Prado era en esos momentos el piloto más rápido, en cada sector le recortaba tiempo a Jonass e inventaba trazadas con líneas más rápidas en muchas curvas. Al paso por boxes su pizarra lo atestiguaba, "Pass now" (adelanta ahora), y un par de vueltas después, el gallego buscó la oportunidad, se emparejó a su compañero en el salto de meta y se metió por dentro en el salto de la siguiente curva, con tan mala suerte de que Jonass se cruzó y las motos chocaron en el aire.

Prado pudo seguir recto, tras recibir un fuerte golpe en la espalda, y volver a la pista poco después en tercera posición, pero el báltico se fue al suelo perdiendo seis puestos. El lance desataba también la tensión dentro del equipo y entre los aficionados de uno y otro piloto por ver quién era el culpable.

Quizás Prado fue demasiado fogoso y se precipitó en un adelantamiento innecesario, quizás desde el box debían haberle mandado otro tipo de mensaje, pero también Jonass podía haber evitado cruzarse y haber sido más "permisivo" con su compañero. "Yo iba más rápido y he buscado el hueco para pasarle; él probablemente no me ha visto y me ha golpeado por detrás. Me sabe mal lo que ha pasado porque a nadie le gusta que haya caídas, pero es un incidente de carrera, dejémoslo ahí", dijo Prado. 

El que pescó en ese río revuelto fue Thomas Covington, que se llevó la manga por delante de Hunter Lawrence y del propio Prado, que aunque siguió rodando deprisa, ya no pudo reducir la ventaja perdida. Jonass terminó la manga en sexta posición.

"Solo pensaba en terminar la manga, iba agarrotado, con fuertes dolores en el cuello y la espalda. Por suerte no tengo nada"

En la segunda manga no hubo lugar para la tensión y en esta ocasión la fortuna sonrió al actual campeón. Covington, que había salido primero y estaba en condición de conseguir el doblete, se fue al suelo al final de la manga dejando el camino libre para que Jonass se vengara de Jorge.

El gallego, muy dolorido en la espalda y con el cuello contracturado sufrió lo indecible, cediendo posiciones hasta terminar séptimo. Prado subió al podio a recoger su placa roja de líder y se marchó a ver a su fisio: "Solo pensaba en terminar la manga, iba agarrotado, con fuertes dolores en el cuello y la espalda. Por suerte no tengo nada y espero estar bien tras unos días de descanso en casa".

Tras esta intensa gira de verano, los pilotos tendrán un fin de semana de descanso antes de afrontar la penúltima prueba del Mundial los días 15 y 16 de septiembre en el TT Motodrom de Assen, la catedral del motociclismo que cada año se llena de arena en estas fechas para acoger un excitante Gran Premio de Holanda.

Prado lo conoce muy bien; sobre su arena tuvo su debut en el Mundial hace dos años con podio incluido y consiguió la victoria el año pasado. Si Assen sigue siendo el talisman del gallego podrá apuntalar o ampliar esa ventaja de 24 puntos para conseguir el primer título Mundial de MX2 de un piloto español.