miércoles. 18.09.2019 |
El tiempo
miércoles. 18.09.2019
El tiempo

Jorge Prado acaricia el título mundial tras un nuevo doblete

Jorge Prado, en Imola. RAY ARCHER (KTM)
Jorge Prado, en Imola. RAY ARCHER (KTM)
A falta de tres pruebas, cuenta con 130 puntos de ventaja en la general

El piloto lucense Jorge Prado guardará siempre en la memoria el circuito de Imola por ser el escenario de su primera coronación como campeón del Mundo de motocross en septiembre de 2018. Por eso las calculadoras habían hecho su trabajo para ver la viabilidad de que la celebración se repitiera en esta nueva edición del Gran Premio de Italia sobre el mítico autódromo.

En la cabeza del joven piloto gallego y de su equipo no había lugar para celebraciones sino para seguir haciendo el trabajo perfecto que han venido desarrollando durante todo el año y lograr una nueva victoria. Lo demás no dependía de ellos. Y así se escribió el nuevo capítulo de este camino hacia el título, como en los últimos trece grandes premios, con una profesionalidad excelente, un talento desbordante y una superioridad humillante, Jorge Prado volvió a ganar sin contemplaciones ni dudas. Un nuevo doblete (van doce), sumando otras dos mangas (van 26), para hacer sonar el himno español (van 14 veces) y acercarse al récord de Jeffrey Herlings de victorias consecutivas (14 en 2013). Todo lo necesario y más para ser campeón del mundo, pero las matemáticas sugieren que aún hay que esperar una semana.

La próxima semana tendrá lugar el Gran Premio de Suecia y ahí el piloto lucense llega con una ventaja de 130 puntos cuando restan 150 en juego. Ahí lo más importante es que Jorge Prado ya depende de sí mismo para ser campeón del Mundo y que además le bastaría con arrancar un mínima de 20 puntos en el circuito sueco para alzarse con el título de manera matemática.

La pista de Imola, trazada sobre el mismísimo circuito y paddock del legendario circuito Enzo y Dino Ferrari, era bastante distinta a la del año pasado, más técnica y con roderas y baches muy traicioneros. Eso dio alas al 61, que ya en la jornada del sábado metió la friolera de 2,6 segundos a sus seguidores en los entrenamientos cronometrados y después dominó de cabo a rabo la manga clasificatoria.

Fue la primera evidencia de que Jorge Prado iba muy en serio en Imola y que quería seguir con esa racha de victorias que le permiten dominar la categoría con mucha autoridad.

Con la moral a tope y la pole position en el bolsillo, el guión habitual de todas las mangas del año iba a repetirse el domingo. En la primera manga, Jorge Prado marcó el holeshot (vigésimo del año) y aunque el americano Sanayei le superó en la siguiente curva, le bastaron un par de vueltas a Jorge Prado para deshacerse de él y desaparecer del campo de visión de todos sus rivales. Todo comenzaba realmente bien, aunque esa segunda posición de Olsen hacía que solo una catástrofe de éste pudiera adelantar el alirón en el título mundial.

En la segunda manga, Jago Geerts se adelantó al piloto lucense en la salida, pero en la siguiente curva Jorge Prado le puso en su sitio y se dispuso a marcar su ritmo habitual. La pista estaba incómoda y lo imprescindible era mantenerse en pie, no lastimarse y tirar de técnica para mantener la ventaja. Tocaba el momento de tener cuidado, proteger lo conseguido y evitar nervios y precipitaciones.

De todo eso Jorge Prado tiene sobrada experiencia a pesar de sus 18 años, así que sin sobresaltos se encaminó hacia un nuevo doblete que le permite sumar otros cincuenta puntos. Se acababa el Gran Premio en Imola con una nueva exhibición del piloto lucense y la evidencia de que ese título mundial es cuestión de tiempo y todo indica que en una semana puede ser una realidad.

Por detrás, Thomas Kjer Olsen salvó su orgullo con dos segundos puestos para retrasar por lo menos una semana el título del piloto lucense. El joven francés Maxime Renaux lograba el tercer peldaño del podio tras una bonita lucha con Geerts en una prueba que no defraudó.

Jorge Prado acaricia el título mundial tras un nuevo doblete
Comentarios