martes. 30.11.2021 |
El tiempo
martes. 30.11.2021
El tiempo

El Breogán, a hurgar en urgencias ajenas

Radoncic, del Zaragoza,  intenta lanzar ante Mirotic. MEDIA CENTER / ACB
Radoncic, del Zaragoza, intenta lanzar ante Mirotic. MEDIA CENTER / ACB
El Río Breogán visita el sábado a un Casademont Zaragoza que necesita cambiar su situación tras perder cinco de sus seis últimos partidos, cuatro de ellos de forma consecutiva en la Liga

La exigencia de la Liga Endesa y la presumible igualdad entre el grupo de equipos que pueden ver comprometida su continuidad en la competición, propician que muchas veces de forma prematura se empiecen a encender las alarmas. Van solo seis jornadas en la Liga Endesa y en algunas plazas ya afloran los nervios y se empieza a hablar de partidos claves.

Uno de estos casos es el del Casademont Zaragoza, equipo al que visitará el Río Breogán el próximo sábado (18.00 horas) en el Pabellón Principe Felipe. Los maños han perdido cinco de sus seis últimos partidos, cuatro de forma consecutiva en la Liga y otra en la Fiba Europe Cup –este miércoles en Israel en la segunda jornada del torneo continental rompió esa serie negativa–. No hay nada más peligroso, dicen los técnicos, que una mala dinámica. Y está claro que los jugadores de Jaume Ponsarnau ven en el Río Breogán una salida a sus males.

Por lo tanto, no será una sorpresa para los jugadores de Paco Olmos encontrarse a un rival que saldrá por todas, especialmente ante su exigente público.

De todas formas, habría que ser muy optimista para esperar un buen inicio del conjunto maño. Es cierto que ganaron los dos primeros encuentros, ante Manresa (98-97) y en Bilbao (76-100), pero ello no debería servir para olvidar la profunda transformación que sufrió la plantilla del Zaragoza con respecto al año pasado y también la mala suerte con las lesiones.

Además de incorporar a un nuevo entrenador –Jaume Ponsarnau sustituyó a Luis Casimiro–, son nueve las incorporaciones realizadas por el Casademont, teniendo en cuenta que dos de ellas llegaron para sustituir a lesionados. Es decir, de la temporada pasada solo continúan el pívot islandés Tryggvi Hlinason, los bases Rodriguo San Miguel y Javi García y el escolta Aleix Font.

Los técnicos del club maño, Pep Cargol como director deportivo y Ponsarnau como entrenador, tenían ante sí la complicada misión de compensar bajas tan significativas como las de Nico Brussino, Dylan Ennis, Jonathan Barreiro, Jacob Wiley o Robin Benzing.

Lograron el retorno de Stan Okoye, que no realizó un gran año en el Gran Canaria, buscaron la experiencia de Omar Cook, la proyección de Santi Yusta y buscaron en el baloncesto europeo jugadores que brillaron en distintas competiciones. Son los casos del pívot Jamel McLean (11,4 puntos y 4,5 rebotes en la Liga alemana). De Alemania también llegó el escolta Matt Mobley, mientras que de la Liga francesa incorporaron al ala-pívot belga Jans Vanwijn.

LESIONES. En plena pretemporada se produjeron las lesiones de Omar Cook (esguince de rodilla derecha con rotura parcial de ligamento) y de Santi Yusta que tiene afectado el menisco interno de la rodilla izquierda. Estas graves lesiones obligaron a dos nuevos movimientos. Así, el exjugador del Unicaja Adam Waczynski llegó para sustituir al alero y el base turco Kenan Sipahi para ocupar la posición del estadounidense.

Este último, no está teniendo un gran protagonismo y está muy lejos de la que se esperaba de Cook pero Waczynski es el segundo anotador del equipo, y después de Mobley el segundo en triples anotados.

Ante el Breogán podría ser duda McLean, su mejor interior, que ayer en Israel se retiró poco antes del descanso, al parecer por un esguince de tobillo.

El Breogán, a hurgar en urgencias ajenas
Comentarios