Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Futuro brillante con el color del Club Cidade de Lugo Fluvial

Los triatletas Esteban Basanta y Elsa Pena, del Club Cidade de Lugo Fluvial, presentan sus credenciales como dos de las mayores promesas que tiene este deporte en España

La ciudad de Lugo puede presumir en la actualidad de situarse en un puesto envidiable a nivel deportivo. Varios son los equipos que destacan en las distintas disciplinas, como es el caso del Cidade de Lugo Fluvial en el mundo del triatlón. Un club por muchos conocido por ser el que decidió apostar por Javier Gómez Noya –cinco veces campeón del mundo y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012–, pero que además goza de una buena fama a nivel nacional en el mundo de la triple disciplina.

Esteban Basanta y Elsa Pena, con la camiseta del equipo de Galicia. EPY lo hace gracias a su gran trabajo con la cantera, hoy ejemplificado en los atletas Esteban Basanta, de 16 años, y Elsa Pena, de 14, dos jóvenes gallegos que, pese a competir todavía en categoría cadete, ya comienzan a hacerse un nombre en un deporte tan complicado como el triatlón.

No es para menos. Pese a su corta edad, en el pasado Campeonato gallego celebrado en Ferrol el día 19, Basanta finalizó segundo clasificado en cadetes y noveno en la clasificación absoluta, mientras que Pena se llevó el primer puesto en su grupo de edad y fue sexta en la clasificación absoluta.

Basanta, natural de Lugo, lleva toda la vida en el Fluvial, entrenando con unos compañeros a los que él mismo ya considera "familia". Por su parte, Pena es originaria de A Guarda (Pontevedra), y afirma que pese a que no entrena con su equipo todo lo que le gustaría por vivir demasiado lejos, se encuentra "muy agradecida por todo lo que me ayudan".

El mayor de los dos, Basanta, comenta que lleva "toda la vida en el triatlón", ya que cuenta que se metió "a los nueve años por curiosidad, ya que mis tres hermanas ya lo practicaban en el mismo club".

El caso de Pena es diferente, ella afirma que se vio interesada por este deporte a raíz del atletismo. "Todo surgió porque un día, con unos ocho o nueve años, practicamos el duatlón y me gusto mucho, así que cuando me enteré de que existía el triatlón lo quise probar y no me pudo gustar más".

Ambos coinciden en que, pese a que sí notaron un gran progreso desde sus comienzos, es mucho mejor ir "poco a poco", a la vez que reconocen que el nivel de exigencia "sube con los años, cada vez es mayor".

"Lo que un día empezó como un juego cada año es más profesional", comenta Pena, que en la actualidad se ha trasladado al Centro Gallego de Tecnificación Deportiva (CGTD) de Pontevedra para seguir mejorando de cara al futuro. "Allí está todo muy bien estructurado, tienes horarios para entrenar o ir a clase, por lo que te lo hacen más sencillo", relata.

Para Basanta, sin embargo, el estar "toda la vida en el mismo club y entrenando en el mismo lugar ha sido fundamental", ya que, según afirma, "el equipo se convierte en una familia, todo el mundo te conoce y sabe sacar lo mejor de tí, además de hacer los días malos más llevaderos y los buenos mucho mejores".

LA FAMILIA, CLAVE. El papel que han jugado sus familias y sus entrenadores fue clave, por lo que le dedican palabras de agradecimiento. "Gracias a Adrián y a Ana –sus entrenadores del Cidade Fluvial– he ido progresando hasta conseguir los resultados que tengo a día de hoy, además del apoyo de mi familia, que está siempre conmigo", indica Esteban Basanta. Afirmación que comparte su compañera de equipo, que también le dedica unas palabras a su entrenador en el CGTD, Jonathan, "Ana, Adrián y Jonathan son los encargados de prepararnos con los entrenos y son un gran apoyo", comenta la joven guardesa.

Pese a que sus resultados a nivel gallego y nacional invitan al optimismo, ambos deportistas demuestran tener los pies en el suelo. "No me marco más objetivos que el ir superándome cada día", explica Esteban Basanta, a lo que añade que se conforma con "mantener mi progresión actual y tener algo de suerte para que ninguna lesión me obligue a frenar". Por su parte, Elsa Pena cuenta que no se marca "objetivos a medio ni largo plazo", simplemente se dedica "a dar lo mejor de mí en cada prueba y en cada entrenamiento".

Eso sí, ambos tienen sueños ambiciosos, aunque a su vez muestran una importante cautela por la dificultad que tiene el conseguirlos. Para Pena, "lo máximo a muy largo plazo sería poder ir a unos Juegos Olímpicos, aunque se trate de algo casi imposible". Por su parte, Basanta se conforma "con seguir trabajando como hasta ahora y mantener mi proyección, luego lo que consiga ya estará por ver".

Pese a su cautela, no cabe duda de que les espera un futuro más que prometedor. De hecho, la selección española ya les ha puesto un ojo encima tras sus últimos resultados en los campeonatos gallegos y nacionales. Su nombre aparece escrito en mayúsculas en las agendas de los entrenadores del equipo nacional. Prueba de ello son las sendas convocatorias que han recibido los deportistas, que les ha permitido disfrutar de cerca del nivel profesional.

"Conocimos a los entrenadores de la selección cadete y cómo funcionaban las cosas, fue una experiencia inolvidable", indica Basanta, que pese a su citación todavía no ha debutado. "Me encantaría dar el salto a las competiciones internacionales, es algo que espero que algún día llegue", aunque añade que no tiene "prisa", aunque sí "muchas ganas".

Elsa Pena también disfrutó de asistir a las concentraciones, pero ella además tendrá la oportunidad de debutar con el equipo cadete en el próximo Europeo Youth que se celebrará en Loutraki (Grecia) del 30 de agosto al 2 de septiembre. "Primero debemos clasificarnos, además de asegurarnos la plaza para los relevos mixtos", cuenta la joven atleta, a lo que añade que es "una oportunidad increíble y tengo muchas ganas de que llegue".

Todos estos éxitos son el resultado de muchas horas de trabajo en los entrenamientos, en los que intentan entrenar las tres disciplinas por igual, aunque luego cada uno tenga sus puntos fuertes.

Basanta considera que su mejor virtud es la natación, gracias a la cual obtiene "cierta seguridad al principio de las carreras", aunque explica que últimamente está intentando "perfeccionar la carrera a pie, que es lo que suele decidir la carrera".

Sin embargo, no todo tiene que ver con el físico. De hecho, para Elsa Pena su mayor ventaja la encuentra en la fortaleza mental. "Nunca doy una carrera por ganada ni por perdida", comenta.

Con todo el futuro por delante, estos dos deportistas prometen darle muchas alegrías al deporte gallego. Algo que terminará pasando si continúan trabajando con la misma mentalidad.

Futuro brillante con el color del Club Cidade de Lugo Fluvial
Comentarios