lunes. 17.01.2022 |
El tiempo
lunes. 17.01.2022
El tiempo

"Los futbolistas saltaban al campo sin saber qué tenían que hacer"

Luis César, durante un partido con el CD Lugo.AEP
Luis César, durante un partido con el CD Lugo.AEP
CASO LUIS CÉSAR ► Miembros de la plantilla del CD Lugo declararon en el juicio por el despido del técnico que "los propios jugadores corregían los errores tácticos desde la grada"

"Los jugadores declararon que saltaban al campo sin saber qué tenían que hacer, que durante los partidos eran los propios compañeros los que les tenían que gritar desde la grada para corregir sus posiciones. Luis César Sampedro, incluso, llegó a preguntar a los jugadores a quién creían que tenía que poner en la alineación". Este extracto, facilitado por fuentes judiciales sobre la vista que se celebró por el despido de Luis César Sampedro en el juzgado de lo Social 3 de Lugo del pasado jueves, refleja la postura del club y de varios de sus futbolistas sobre la labor del ya extrenador del Lugo, que pide 216.000 euros de indemnización a la entidad rojiblanca, una cifra que incluye salarios y primas, entre ellas la correspondiente a la última permanencia y la de esta temporada, "si se produjera".

En un juicio en el que Luis César no llevó a nadie para testificar a su favor –ni siquiera a su segundo entrenador que compartió con él la primera etapa como técnico rojiblanco en el curso 2016-2017 y regresó al equipo lucense durante los ocho partidos del pasado que dirigió el entrenador de Vilagarcía–, tres jugadores del CD Lugo aseguraron que Sampedro abandonó sus funciones a partir del tercer partido –tras dos primeros empates, ante Girona y Fuenlabrada– y que, lejos de motivarles, "hablaba de cosas sin sentido, sin siquiera mirarnos a la cara". Este periódico se puso en contacto con el técnico para recabar su opinión, pero no obtuvo respuesta.

La motivación y la desesperación fue tal que los propios miembros de la plantilla y el equipo técnico "pidieron por primera vez en la historia reunirse con el presidente para exponerle lo que estaba pasando". Esto derivó en la apertura de una investigación por parte del Lugo que concluyó que el entrenador "había dejado de hacer sus funciones más elementales por completo", señalan fuentes judiciales del caso.

En el juicio, además, Luis César Sampedro llevó a un representante federativo y un entrenador retirado que aseguraron que el primer técnico "no tiene que dirigir la estrategia del equipo, ni dar instrucciones técnicas ni motivar a los jugadores", y que si los jugadores salían al campo sin conocer sus funciones, "la culpa era de los futbolistas".

En este sentido, y según apunta el abogado del Club Deportivo Lugo, Alberto Novoa, "el representante federativo vino a defender que un entrenador solo tiene como responsabilidad cobrar y aparecer a los partidos, aunque sea como Luis César para no dar ni una sola indicación ni hablar con sus futbolistas".

De hecho, según el letrado, el representante del entrenador "le pidió, como acto de decencia, que abandonase el club voluntariamente –como hizo en el verano de 2017–, pero Luis César sabía que si aguantaba sin hacer nada, forzando al club a que se extinguiera su contrato, tendría la oportunidad de sacar más dinero".

DEJACIÓN DE FUNCIONES. A este respecto, los miembros del equipo técnico que fueron consultados por el club durante la investigación "confirmaron que no solo dejó de hacer sus funciones sino que además cuando alguno quiso hacerlas, se generó un conflicto por ello". Por ello, y a raíz de esta situación, "el club procedió a su despido disciplinario por abandono de funciones, lo que se traduce en una transgresión de la buena fe", señaló.

Según testificaron los jugadores, Luis César Sampedro solo ejerció como entrenador en los dos primeros partidos de los ocho que dirigió al Lugo en la campaña 2020-21. "Hizo su trabajo, impartía instrucciones técnicas, la estrategia y corregía errores durante el partido, pero a partir de la tercera jornada abandonó totalmente sus funciones, dejó de hacerlas y tampoco dejó que la hicieran otros".

Y es que, según fuentes del caso, "los futbolistas dijeron que el equipo era un barco sin patrón, y que cuando alguien quiso ayudar, Luis César Sampedro lo impidió", aseguraron sobre un entrenador que salió por la puerta de atrás.

El peor balance, con Luis César

Las cifras de goles a favor y en contra de los últimos doce entrenadores del Club Deportivo Lugo reflejan que la trayectoria del equipo ha sido regular y constante a lo largo de la última década y durante la pasada temporada, y que solo bajó enteros de manera drástica con la presencia de Luis César Sampedro en el banquillo rojiblanco.

De hecho, de los cuatro técnicos que dirigieron al Lugo la pasada temporada —Juanfran García, Mehdi Nafti, Luis César Sampedro y Rubén Albés—, el único que bajó de los 0,50 goles por partido fue el técnico sde Vilagarcía, que en los ocho partidos que dirigió tan solo consiguió tres goles a favor, por 14 en contra. Un mal balance en comparación con el de su predecesor, un Mehdi Nafti que convirtió al Lugo en el equipo de moda durante un tramo de la temporada y que promedió más de un gol por partido y casi 1,5 puntos por encuentro.

Los 0,37 puntos que promedió Luis César Sampedro en ocho partidos apenas contribuyeron a una permanencia de la que el extrenador rojiblanco se siente partícipe y por la que reclama al club una alta compensación económica.

"Los futbolistas saltaban al campo sin saber qué tenían que hacer"
Comentarios