1-1. El Lugo tira de estilo pero no suma de tres en el Anxo Carro

El Unionistas sacó máximo provecho de las jugadas a balón parado y fue mucho más efectivo ► Nacho Quintana igualó en el minuto 60, poco después de reclamar un claro penalti de Erik las buenas intenciones no bastan.
Jozabed trata de mantener el equilibrio ante un jugador del Unionistas. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Jozabed trata de mantener el equilibrio ante un jugador del Unionistas. VICTORIA RODRÍGUEZ

El CD Lugo  calcó este domingo ante el Unionistas el partido que jugó ante el Fuenlabrada, mejorando su rendimiento tras el descanso, pero ni encerrando al equipo salmantino en su área, ni igualando el encuentro por medio de Nacho Quintana, que fue objeto de un claro penalti con 1-1, fue capaz de sumar una victoria que se sigue resistiendo en un Anxo Carro que demostró su preocupación en el intermedio.

El Lugo sigue en tierra de nadie en la clasificación, a nueve puntos de unos puestos de play off que cada jornada parecen más complicados de acceder, y son dos puntos de nueve posibles con Roberto Trashorras en el banquillo. Es cierto que el equipo ofrece algo parecido a lo que una identidad se refiere, pero el estilo no basta y los triunfos siguen sin engrosar las estadísticas de un equipo que no es capaz de matar los partidos.

Las facilidades en defensa lastraron lo que parecía una buena puesta en escena del Lugo en el primer tiempo. Dani Ponz avisó en la previa de que el Unionistas trataría, primero, de tener "muchísima" posesión —algo que no consiguió en la primera parte— y, segundo, de hacer daño en las jugadas de estrategia. Lo segundo lo cumplió, porque en el minuto 25, su equipo se adelantó en un saque de esquina perfectamente ejecutado. Erik, libre de oposición por el fallo en la marca de Gorka, abrió el marcador y desató de nuevo la preocupación en el Anxo Carro.

Un lance del encuentro que enfrentó al CD Lugo con el Unionistas de Salamanca. VICTORIA RODRÍGUEZ
Un lance del encuentro que enfrentó al CD Lugo con el Unionistas de Salamanca. VICTORIA RODRÍGUEZ

Lo hizo, además, porque cinco minutos después, el mismo protagonista pudo marcar el segundo en una situación idéntica. Esta vez no fue un balón al primer palo con segunda jugada, sino una serie de bloqueos que dejaron completamente solo a Erik, pero su cabezazo salió lamiendo el poste derecho de la portería de Lucas Díaz.

Dos chispazos, que sumados a las arrancadas en contragolpe de Losada, bastaron para que el equipo salmantino se pusiera por delante ante un Lugo que después de unos minutos iniciales de indecisión, logró dominar el juego con una propuesta vistosa, con Thiago Ojeda incrustándose entre centrales para que los laterales recibieran adelantados. El plan se llevó a cabo, pero el Unionistas basculó bien y supo cerrar los caminos en el último.

La realidad es que el Lugo reaccionó bien al gol de Erik y pudo igualar el duelo apenas dos jugadas después. Carlos Julio puso el enésimo centro al área, y una indecisión entre Mayor y Cacharrón le dejó el balón franco a Aguza, pero su disparo lo escupió el larguero para lamento de los albivermellos que ayer bajaron al Anxo Carro.

El Lugo insistió con el balón, reclamó penalti en un leve empujón sobre Nacho Quintana —el de la segunda parte fue mucho más claro—al filo del descanso, y vio cómo Losada volvió loca a la defensa cada vez que el Unionistas robaba en campo propio.

Un vuelco en la segunda mitad

El Unionistas trató de dar un paso adelante en la presión, pero fue el Lugo quien avisó con un remate defectuoso de Ledesma. Con Narro y Mérida sobre el campo, el equipo de Trashorras calcó la segunda parte del Fuenlabrada, aumentó su ritmo en la circulación y encerró a los de Dani Ponz, que apenas cruzaron la línea del centro del campo. Llegaba una y otra vez el Lugo, sobre todo por el costado de un incisivo Víctor Narro. En una de sus combinaciones, Erik derribó a Quintana dentro del área, pero el árbitro no apreció nada punible en la acción.

Enrrabietado, Quintana fue a por todas en los siguientes ataques y encontró el empate después de un buen centro de Jozabed. El 1-1 hizo daño al Unoinistas y el Lugo siguió inclinando el partido con la entrada de Aranda y Antoñín, que tuvo en sus botas la victoria en un remate que falló solo en el segundo poste. También la tuvo Aguza en el descuento, pero se encontró Cacharrón, un canterano del Lugo que evitó el triunfo de su ex

La última hora del partido

Comentarios