2-3. Épica sin premio para el Polvorín en el Ángel Carro

El Polvorín pudo neutralizar un 0-2 con un jugador menos ante el Rayo Cantabria pero acabó con una derrota en el tramo final de un partido condicionado por la actuación arbitral
Dani Vidal toca el balón. XESÚS PONTE
photo_camera Dani Vidal toca el balón. XESÚS PONTE

El Polvorín mereció más que una derrota honrosa. El filial del Lugo neutralizó un 0-2 con un jugador menos pero acabó perdiendo con un tanto visitante en el tramo final. Sin embargo, por juego y ambición, los hombres de Roberto Trashorras debieron haber sumado en un duelo condicionado por la mala actuación del colegiado castellano-leonés García Presa.

Los primeros quince minutos fueron de dominio del Polvorín. El conjunto de Trashorras tuvo el balón y supo combinar para que el rival no lo dañara. Tuvo una buena ocasión por medio de Xabi.

Pero al cuarto de hora todo se le complicó al filial rojiblanco. Álex Ramos e Iago Novo intentaron tirar una pared en el vértice del área para llegar cera de la meta de Germán, el árbitro Guillermo García Presa se metió en el medio e impidió a Novo alcanzar la pelota. En vez de parar el juego, el trencilla dejó seguir ante las protestas de los jugadores lucenses y el Rayo Cantabria envió un balón largo y en la contra Torrado derribó al delantero visitante siendo el último defensor. El lateral fue expulsado, la falta la lanzó Dalisson y el cuero se coló en la escuadra.

La jugada noqueó al Polvorín, que se quedó a merced del filial del Rácing, que aprovechó para tener más control del partido y pudo aumentar su cuenta por medio de Celorio que desvió Julen. Poco después llegó el 0-2. Una jugada por la derecha le permitió a Dalisson recoger el cuero dentro del área y dejársela a Neco Celorio para anotar el segundo.

El descanso le sentó bien al Polvorín. A los dos minutos de la reanudación, una jugada por la banda de Ces Cotos le permitió introducirse en el área. El jugador se cayó en un roce con los defensas y el colegiado pitó un dudoso penalti. Álex Ramos convirtió el 1-2 y se alumbró un nuevo partido. El Polvorín tomó las riendas del juego, se hizo con la pelota y acorraló a un Rayo Cantabria que no sabía cómo sacarse el dominio lucense.

Ces Cotos hizo intervenir a Germán con un disparo desde fuera del área. Fue el preludio del empate. Jorge, que acababa de entrar en el campo, pudo desbordar por la derecha y luego se la pasó a Jorge, quien se sacó un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer el portero Germán.

El Polvorín se tranquilizó y el Rayo Cantabria logró equilibrar el juego para que el dominio fuera alterno. El filial lucense no parecía sufrir la inferioridad numérica hasta que en el 75 una jugada por la derecha del Rayo Cantabria acabó en las botas de Yeray al borde del área. El jugador se sacó un zapatazo que pegó en el palo por dentro y se cuela en la red.

El Polvorín trató de igualar de nuevo y Jorge pudo lograrlo pero Germán evitó la heroicidad local.

FICHA TÉCNICA
Polvorín: Julen, Torrado, Pablo CAstrín, Iago Parga, Luis CAstro (Lansade, m.80), Dani Vidal, Fidalgo, Iago Novo, Xabi (Jorge, .57), Álex Ramos (Rosón, m.66), Ces Cotos (Rubal, m.80).

Rayo Cantabria: Germán, Ayoub (Jorge, m.60), Álvaro, Mirapelx, Gete, Yeray, Dani González, Dallson, Antonio Poo, Jorrín (Entrecanales, m.85), Neco Celorio (D. Campo, m.60).

Goles: 0-1, m.17: Dalisson. 0-2, m.36: Neco Celorio. 1-2, m.47: Álex Ramos (pen.). 2-2, m.62: Jorge. 2-3, m.75: Yeray.

Árbitro: Guillermo García Presa (Castilla y León). Expulsó con roja directa a Torrado (m.15) en el Polvorín y a Álvaro por doble amarilla (m.90) en el Rayo Cantabria. Amonestó a Pablo Castrín, Iago Novo, Rosón y Jorge, por el Polvorín; y a Gete y Dalisson, por el Rayo Cantabria.

Incidencias: Partido disputado en el Ángel Carro ante 300 espectadores.

Comentarios