El Ribadeo luce toda su pegada

ELP2001P62F3.JPG
photo_camera ELP2001P62F3.JPG

El RIBADEO mantiene el pulso en lo alto de clasificación de la Autonómica Preferente y lo hace gracias a la victoria contundente que logró ante el Soneira en un partido que los mariñanos dominaron con mucha claridad y en el que ya llegaron al descanso con dos goles de ventaja y sentenciaron por completo en el inicio de la segunda mitad.

Todo en una jornada en la que los primeros clasificados no ofrecieron ningún tipo de concesión y resolvieron sus encuentros con victoria. No solo el Ribadeo; el Bergantiños, el Viveiro y el Silva se mostraron contundentes en esa batalla por los dos primeros puestos de la clasificación, que siguen ocupados por el Bergantiños y el Ribadeo, pero tanto el Silva como el Viveiro no quieren dar tregua y parecen dispuestos a dar mucha guerra en la segunda vuelta.

En el encuentro disputado en el Pepe Barrera, los pupilos de Manolo Vilachá dejaron claro desde los primeros minutos que querían los tres puntos y ya contaron con las primeras ocasiones de gol. Antes del descanso, Criss y David Rodríguez pusieron el cómodo 2-0 en el marcador y ya en el inicio de la segunda mitad fueron Rafa Casanova y dumi quienes colocaron el 4-0 en el minuto 48. A partir de ahí, el duelo bajó bastante en intensidad, aunque el Ribadeo no perdió el control y siguió creando peligro ante la meta defendida por Martín. De hecho, David Rodríguez repitió con otro tanto y puso ya el que sería definitivo 5-0. El Ribadeo demuestra así que mantiene una línea más que sólida y a la espera de un fallo del Bergantiños que le permita incluso verse en lo más alto.

El Chantada tenía así un hueso duro en el jornada de ayer con la visita de un Bergantiños que demostró en el campo de O Sangoñedo que es un conjunto realmente sólido y con una defensa intratable. Los coruñeses no fueron capaces de marcar en la primera parte, pero sí dominaron el choque y fue en los primeros y últimos minutos de ese segundo tiempo cuando firmaron la sentencia para llevarse los tres puntos. El Chantada, al verse con solo un gol de desventaja, no perdió la esperanza de que ocurriese algo y poder pescar un punto, pero el Bergantiños no le dejó opción y para seguir en lo más alto de la tabla y evitarse sufrimientos tiró del acierto de Iván Amor en una acción que ocurrió en el minuto 87.

El ritmo del Ribadeo y el Bergantiños lo mantiene un Viveiro que ya lleva cinco victorias consecutivas y que no lo tuvo nada sencillo para hacerse con el triunfo, pese a que su rival jugó prácticamente una hora con un jugador menos sobre el terreno de juego. El conjunto que entrena José Manuel Teijeiro hizo valer perfectamente el gol que anotó Rego en el minuto 35 y supo conservar ese bien tan preciado, después de que en algunas jornadas del campeonato se le escapasen puntos en los últimos minutos, lo que le costó coger el ritmo de los mejores equipos de la competición.

Mientras, la fortuna no estuvo del lado del Residencia, y es que el equipo que entrena Manolo Couso vio cómo se le escapaban dos puntos en los últimos instantes en el duelo que le midió al Carral. El conjunto lucense tomó ventaja en el marcador en dos ocasiones, pero cuando todo hacia pensar que los tres puntos se quedarían en el campo de A Cheda, apareció Brais para dejar helado a la afición y al equipo local y colocar el definitivo 2-2. Pese a todo, el Residencia mantiene una trayectoria más que brillante y ahora ya pensará en resarcirse la próxima semana del chasco que vivió ayer en el último minuto.

Si la lucha en la zona alta de la tabla es importante, la supervivencia en la categoría también es fundamental y los equipos pelean como hizo ayer el Lemos, hasta el último suspiro. El conjunto monfortino era consciente de que tenía que conseguir un resultado positivo en la visita a un rival directo como San Tirso y lo consiguió, pero tuvo que ser en el minuto 93 y gracias a una acción ya a la desesperada que finalizó muy bien Araújo. Los monfortinos vieron cómo su rival tomaba ventaja en el marcador, pero no perdieron la fe en la búsqueda de ese punto que no les permite salir de la zona de descenso, pero que sí evita que el San Tirso abra un hueco más importante y lo mantiene una semana más en esa lucha.

No fue una jornada nada positiva para el Castro, que vio cómo un mal inicio de encuentro le ponía con dos goles de desventaja respecto al Dubra y esa diferencia fue incapaz de neutralizarla. Los jugadores de Manolo Mandiá acortaron diferencias con un tanto de Pillado, pero les faltó dar la puntilla y fue Iago Otero el que aseguró la victoria local en el minuto 80. Ahí se acabó la esperanza para un Castro que necesita reaccionar.

Colaboraron en esta información: Salvador, Dani Fernández, Agustín y la Agencia Deportiva Galega.

Más en Deporte Local Lugo
Comentarios