Jueves. 22.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 22.11.2018
El tiempo

El nuevo Lugo se gusta

Josete Malagón pugna con un jugador del Sevilla Atético. SEBAS SENANDE
Josete Malagón pugna con un jugador del Sevilla Atético. SEBAS SENANDE

La plantilla rojiblanca da el visto bueno al sistema con tres centrales, ya que se encuentra a gusto con él y considera que se adapta a las condiciones de los futbolistas de Francisco

Tres defensas que cambiaron al Lugo para conducirlo hacia las buenas sensaciones. La modificación del sistema, del clásico 4-2-3-1 utilizado por el entrenador Francisco Rodríguez en la mayor parte de la temporada a uno con tres centrales y dos carrileros largos, ha encajado como un guante en la plantilla lucense, que cuenta con futbolistas adecuados para el nuevo dibujo. 

"Es un sistema que nos propuso el míster. Tampoco lo habíamos probado. Nos permite tener más el balón y controlar el partido con la pelota. El equipo cree en ello y también facilita que lleguemos con bastante gente al área para crear ocasiones", afirmó el mediocentro Sergio Gil.

"Veo al equipo muy cómodo, tenemos mucha posesión y con balón nos sentimos muy cómodos. El equipo se acopló bastante bien a lo que el míster pide", manifestó el central Josete Malagón.

El preparador almeriense lo empleó por primera vez en El Sadar ante el Osasuna y lo mantuvo ante la Cultural Leonesa. El resultado fue la recuperación de la mejor imagen del equipo, que no sufrió en defensa y se mostró atrevido y creativo en ataque, donde el papel de los laterales es fundamental.

Esta forma de juego, con dos carrileros que ocupan toda la banda para convertirse en un 5-4-1 en fase defensiva y un 3-6-1 en ofensiva, se ajusta a las características de futbolistas como Lemos, Kravets o Luis Ruiz. Todos son de perfil ofensivo y con la potencia suficiente para recorrer toda la línea de cal y centrar o replegar hacia los tres zagueros sin balón.

"Somos el equipo a batir. Los rivales lo dan todo ante nosotros y sabemos que tenemos que convivir con eso"

"Nosotros jugamos con tres atrás, no con cinco. Al tener los carrileros sí que te dan profundidad. Depende de cómo te apriete el equipo rival, si te aprietan por dentro hay que ser un poco listos y entrar por fuera. Pero también puedes tener esa posibilidad de hacer dudar al rival, de si saltar a fuera. Nosotros acumulamos a mucha gente por dentro y eso nos viene bien porque nos asociamos bien. Con la gente de arriba nos compenetramos muy bien. En estos partidos se ve que estamos haciendo daño", dice Gil.

Con muchos futbolistas de calidad —cuatro más la incorporación de los carrileros—, el Lugo puede llegar con mucha gente a las inmediaciones del área contraria para crear ocasiones. "Este cambio de sistema nos ha venido bien a los jugadores. Tenemos capacidad todo el mundo para jugar, somos un equipo muy creativo con balón y en estos partidos nos está viniendo bien", asegura Sergio Gil, uno de los beneficiados de este nuevo dibujo, ya que le permite avanzar como volante izquierdo y sumarse al ataque sin temor.

El nuevo Lugo se gusta
Comentarios