Jueves. 14.12.2017 |
El tiempo
Jueves. 14.12.2017
El tiempo

Cristian Herrera: el futbolista solidario del CD Lugo

Herrara, a la izquierda. XESÚS PONTE
Herrara, a la izquierda. XESÚS PONTE

Como un Prometeo de zamarra rojiblanca y botas de tacos en los pies, Cristian Herrera ha demostrado ser un futbolista que sacrifica su propia identidad por el bien colectivo. El delantero canario ha primado su trabajo hacia el equipo por encima de su brillo personal, de sus estadísticas, de su nombre en la categoría para que el Lugo sea mejor cada jornada. El futbolista ha aumentado sus galones en el grupo gracias a su capacidad camaleónica para situarse en distintas partes del campo.

Cristian Herrera ha demostrado ser uno de los hombres fuertes del técnico Francisco Rodríguez. El futbolista de Las Palmas ha tenido minutos -1.014- en todos los partidos de Liga y ha salido de inicio en 11 de los 16 disputados hasta el momento. Herrera es el delantero que más ha jugado y está al nivel de compañeros de línea ofensiva como Fede Vico -1.102 minutos- y Campillo -1.040-, además de compartir el pichichi con Iriome gracias a sus 3 goles.

Pero la utilidad de Cristian para el Lugo va más allá de los números. Su importancia es enorme para Francisco, ya que le permite una amplio abanico de opciones para diseñar la ofensiva rojiblanca. Su demostrada polivalencia le ofrece al preparador almeriense articular distintos dibujos en un mismo partido, así como mover otras piezas sobre el césped sin necesidad de gastar cambios.

Herrera llegó al Lugo como delantero centro. Así formó en la pretemporada y así comenzó la campaña. Su sequía goleadora lo envió al banquillo ante el Albacete y desde allí tuvo que salir para jugar en las segundas partes en los siguientes cuatro partidos.

Sin embargo, desde la derrota ante el Granada en Los Cármenes (2-0), Cristian Herrera ha sido fundamental para el Lugo. Titular indiscutible ha formado en diferentes puestos con Francisco.

Entró de nuevo ante el Córdoba por la baja de Fede Vico para posicionarse como segunda punta, justo por detrás de Fydriszewski. Esta nueva situación en el terreno de juego permitió a Campillo situarse en la izquierda y aprovechar su buen golpeo de balón y sus diagonales. Además, su trabajo sin balón facilitó los espacios para Fydriszewski, además de contribuir a la buena posición del equipo tras pérdida ofensiva, al ayudar al Polaco a ser la primera línea de presión.

Como futbolista entre líneas, su inteligencia permite sacar defensas de posición o a los jugadores de los costados o a centrocampistas como Ramón Azeez, que se suelen descolgar hasta la segunda línea, encontrar un apoyo para avanzar.

Herrera también ha permitido que el Lugo cambiase de esquema a un juego con dos delanteros en momentos puntuales, cuando se optaba por un juego más directo o se necesitaba de más presencia en la zona de tres cuartos del rival.

Pero Francisco dio una nueva vuelta de tuerca al equipo en distintos momentos de los partidos y con claridad desde el inicio frente a Osasuna situando a Herrera en la izquierda. Esta variante liberó a Fede Vico de jugar pegado a la banda y aprovechar su gran movilidad y calidad para desestabilizar a las defensas contrarias por dentro. Sin una posición fija, el cordobés se hace más imprevisible, lo que le facilita llegar a zonas de remate y finalizar con pase o disparo.

Herrera también se beneficia de su libertad posicional, ya que le permite ser menos detectable y alcanzar posiciones de finalización, como ante el Valladolid o el Oviedo.

Además, la polivalencia permitió a Francisco la entrada de otros compañeros sin hacer grandes modificaciones tácticas, como en el cambio de Mario Barco por Albarracín, lo que mantuvo el mismo esquema con Cristian de regreso a la punta del ataque para decidir el partido.

Cristian Herrera: el futbolista solidario del CD Lugo
Comentarios