domingo. 09.08.2020 |
El tiempo
domingo. 09.08.2020
El tiempo

El dulce regreso del desierto de los pilotos lucenses

Los lucenses, los cinco de la fila de abajo. EP
Los lucenses, los cinco de la fila de abajo. EP
Diego Vallejo, Pedro Burgo y Eduardo Iglesias ya se encuentran en Lugo tras su experiencia en la edición de este año del Rallye Dakar. Los tres hicieron un balance positivo de la prueba celebrada en Arabia Saudí, aún a pesar de su dureza

Una experiencia positiva, que, a pesar de la dureza y los momentos complicados, contentó a los tres lucenses que se enfrentaron a la arena del desierto en el Dakar de Arabia Saudí. Diego Vallejo, como copiloto de Óscar Fuertes, Eduardo Iglesias, piloto de motos con KTM, y Pedro Burgo, en la categoría SSV, hicieron balance de su participación en el mayor rallye del mundo.

No era la primera vez para Diego Vallejo, pero sí fue su mejor Dakar al acabar en la posición 24 de la general. Sin embargo, el meirego celebró el hecho de finalizar su quinto rallye.

"Me quedo con que ya llevo unas sesenta etapas en el Dakar terminadas y eso es un gran dato. Hacer un rallye era un sueño, imagina lo que significa acabar cinco", dijo Vallejo.

Acabar también era el reto de Eduardo Iglesias, que fue uno de los 96 elegidos que cruzaron la última línea de meta tras 11 duras jornadas en Arabia Saudí. El de Monforte acabó en el puesto 94, aunque nunca miró la tabla.

"No fui a la carrera mirando mucho la clasificación. En la primera semana sufrí bastante físicamente, porque hubo dos etapas bastante duras. Después preferí ir día a día y centrarme en acabar sin mirar mucho el puesto. Podía haber rodado más rápido y lograr alguna clasificación un poco mejor, pero no quise tener ningún tipo de líos por subir en la tabla", afirmó Iglesias, que consideró "un éxito" concluir la competición "siendo un rookie".

Diego Vallejo. "Correr en un rallye Dakar era un gran sueño para mí. Imagina lo que significa el hecho de poder acabar cinco"

"En la competición hubo bastante caídas, por lo que decidí ser un poco más conservador y no ir por encima de mis posibilidades, lo que puede ser más peligroso. Con tantas horas encima de la moto era más fácil darse un golpe y por eso traté de rodar para asegurar la plaza que quería y también acabar", añadió el piloto de motos de la ciudad del Cabe.

El que no pudo completar las once jornadas fue Pedro Burgo, que se quedó fuera en la primera semana tras varias averías en su Maverick X3. Hasta ese momento había sido uno de los 15 mejores en SSV.

"Tenemos que quedarnos con lo bueno, que es que mientras estuvimos y no tuvimos problemas rodamos muy bien y mucho. Estuvimos en una buena posición en la clasificación", dijo Burgo.

"Mientras estuvimos en carrera corrimos con los mejores, incluso hubo algún parcial en el que rodamos entre los cuatro primeros, lo que era, a priori, impensable", aseguró el lucense.

"Estábamos entre los mejores de nuestra categoría y entre los mejores rookies de todo el Dakar. Eso demuestra que estábamos haciendo las cosas bien. Teníamos muchas dudas en cuanto a la navegación, pero no hubo ningún problema en cuanto a eso. El único que sufrimos fue el del coche, que fue el que nos dejó fuera", valoró Burgo.

Eduardo Iglesias: "Pude rodar más rápido y lograr alguna clasificación un poco mejor, pero no quise tener problemas para acabar"

"La primera avería fue una rotura del turbo. Desde que estos coches los bridaron al parecer es un problema que tienen todos y nosotros lo sufrimos. Ahí nos quedamos fuera de clasificación. La organización te da un joker, una posibilidad de reengancharte a la carrera, pero la suerte no estuvo de nuestro lado y el termostato empezó a tirar agua y nos quedamos fuera definitivamente".

No tuvieron ningún problema con sus vehículos ni Diego Vallejo en su SsangYong Korando DKR ni Eduardo Iglesias con su KTM.

"No fue el Dakar más duro. Contamos con muy buenos medios, un material mas fiable y rápido que nunca. El coche no dio ni un problema. Siempre hay un día malo en esta competición y este año no hubo ninguno, todo fue muy limpio y salió a pedir de boca", destacó Diego Vallejo.

"La moto fue perfecta. La KTM fue una elección que sabía que iba a ser la buena. Me dio cero problemas, el mantenimiento diario básico y poco más", reveló, por su parte, Iglesias.

Para el piloto monfortino la primera semana fue complicada de afrontar por el terreno pedregoso en el que se movió. Sin embargo, tras el día de descanso recuperó fuerzas para lograr su objetivo.

Pedro Burgo: "Mientras estuvimos en carrera corrimos con los mejores. En algún parcial llegamos a rodar entre los cuatro primeros"

"La primera semana fue mucho más complicada por el propio terreno, que era más duro. Había muchas piedras y menos arena. La segunda ya fue la parte de las dunas, de la arena, y ahí ya era una parte que se me daba bastante bien y sufrí un poco menos. También el día de descanso recuperé muy bien. Ayudó la mentalidad de ir día a día y centrarme en acabar también", aseguró.

A pesar de que la elección de repetir experiencia aún es una duda en las cabezas de Eduardo Iglesias y Pedro Burgo, volver a repetir en el Dakar parece algo seguro en la de Diego Vallejo.

"Quiero más que otras veces. Otras veces estoy con las ganas de no correrlo más, pero ya en el último enlace miramos como podríamos mejorar el coche. Ahora unos días de descanso y a ver".

"El sueño de todos será poder luchar por la victoria. Por ahora no me sentía muy preparado, son retos muy grandes. Creo que si el equipo nos da los medios necesarios podríamos dar un paso más hacia los puestos del 15 al 20. Creo que estamos preparados para eso. Estoy encantado con Óscar Fuertes y con SsangYong, me tratan realmente bien", concluyó el copiloto de Meira.

El dulce regreso del desierto de los pilotos lucenses
Comentarios