jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

Dos caminos similares

Soluade en un partido de esta temporada. XESÚS PONTE
Soluade en un partido de esta temporada. XESÚS PONTE
El Leche Río Breogán y el Mallorca llegan al duelo del domingo a dos victorias del líder de la competición después de firmar un arranque de competición por debajo de las expectativas

El enfrentamiento entre el B The Travel Brand Mallorca y Leche Río Breogán es uno de los más esperados de la temporada. El próximo domingo (19.00 horas, Polideportivo de Son Moix) se producirá el esperado duelo entre dos de los principales aspirantes al ascenso de categoría. Con esta etiqueta salieron ambos equipos al inicio de competición, aunque en estos momentos, después de doce jornadas, ambos están separados de la primera plaza por dos triunfos.

Cuatro derrotas a estas alturas de la temporada no es, probablemente, la proyección que se esperaba de ambos conjuntos, víctimas de su irregularidad inicial y también de la lógica falta de conjunción en plantillas muy remodeladas con respecto al año anterior.

Así, el conjunto balear -tras perder en Oviedo (70-61) y en su cancha ante Palencia (79-80)- tardó tres jornadas en lograr su primera victoria, que llegó en Alicante y de forma apurada (74-75). Después, el Mallorca sumó siete triunfos consecutivos que parecían indicar su definitivo arranque, pero en las dos jornadas siguientes, la décima y undécima, se dejó sorprender por el vicecolista de la LEB, el Canoe (66-78), y por el Melilla (68-65). En la pasada jornada, los de Félix Alonso volvieron a dar muestras de su indudable potencial arrasando al Leyma Coruña (99-71), que llegaba al duelo sumando ocho triunfos en sus nueve últimos partidos.

Y es que lo esperado es que el conjunto mallorquín haga valer el potencial de su plantilla y el esfuerzo económico para confeccionarla. No puede tener otro objetivo que el ascenso directo.

El 18 de junio ya se anunciaba la contratación de Matt Stainbrook y el 2 de agosto ya cerraban el equipo

Después de tocar con los dedos la posibilidad de acceder a la Liga Endesa -el Mallorca se jugó el ascenso en el último partido de la Final Four ante el Bilbao-, los patrocinadores y el propio club insular decidieron dar un paso adelante y buscar el salto de categoría.

Había dinero y no había dudas. La plantilla se reunió con celeridad; tanta que cuando el técnico Félix Alonso ya la tenía prácticamente cerrada, la mayoría de los conjuntos LEB aún no habían movido pieza.

Primero fueron las renovaciones de cinco jugadores: Carles Biviá, Álex Hernández, Erik Quintela, Joan Tomás y Boris Barac. El 18 de junio ya se anunciaba la contratación de Matt Stainbrook y el 2 de agosto ya cerraban el equipo con las incorporaciones de Johan Löfberg y de Babatude Olumuyiwa.

Con respecto a las incorporaciones, ningún riesgo. Los tres jugadores que llegaron de LEB Oro lo hicieron de equipos campeones: Matt Stainbrook, Thomas Bropleh y Olumuyiwa. Del resto, el único que no conocía la competición es el ala-pívot sueco Alexander Lindqvist. Los demás que llegaban de la ACB: Löfberg y Chema González de Breogán y Fuenlabrada, respectivamente, o Pablo Bertone ya habían jugado en LEB. El escolta italo-argentino incluso ya lo había hecho en el Mallorca. Iniciada la liga realizaron la contratación del pívot Xavi Rey llegado del Olimpia Milán.

Dos caminos similares
Comentarios