sábado. 23.10.2021 |
El tiempo
sábado. 23.10.2021
El tiempo

Dos buenos finales

undefined
Josep Señé, presionado por Roberto López. SEBAS SENANDE
El equipo de Rubén Albés, al igual que pasó en el Tartiere, ofreció su mejor versión ante la Real B tras los cambios en la segunda parte

A falta de un fútbol propositivo, protagonista y de clara vocación ofensiva, el Lugo vuelca todas sus esperanzas en las segundas partes. Los cambios que ha introducido Rubén Albés en las dos primeras jornadas de Liga, en el Carlos Tartiere contra el Oviedo (2-2) y este sábado en casa contra la Real Sociedad B (0-0), demuestran que el equipo está físicamente preparado para afrontar los 90 minutos del partido a alto ritmo y que los futbolistas de refresco ofrecen exactamente lo que se les pide: cambiar el partido e inclinarlo a favor de los lucenses.

Así fue en Oviedo y así fue ante el equipo de Xabi Alonso, un entrenador que en la previa del partido avisaba del peligro del Anxo Carro y de la alta competitividad de los futbolistas rojiblancos. Lo sufrió en sus propias carnes, después de un primer tiempo de control absoluto ante un Lugo que cedió la pelota y esperó atrás. El Sanse tocó y tocó, pero no encontró pasillos interiores para hacer daño al Lugo -acabó con un solo disparo entre los tres palos- y, de hecho, sufrió en los últimos 20 minutos ante un cuadro albivermello que se vino arriba con la entrada de Seoane, Pita, Joselu, Mayoral y Cuéllar.

Fisicamente los lucenses acabaron más enteros

Los dos capitanes del club aportaron piernas de refresco y los delanteros, la búsqueda y localización de espacios que dejaron por fin los jugadores de Xabi Alonso después de 70 minutos de esfuerzo ininterrumpido. El equipo rojiblanco ofreció su mejor versión en el último tramo del encuentro con claras ocasiones como las dos que dispuso Joselu nada más entrar al campo o David Mayoral, en un cabezazo que se marchó desviado por poco.

Al igual que en Oviedo, el Lugo creyó en sus posibilidades una vez que llegó con opciones de conseguir los tres puntos al final del partido. En el Carlos Tartiere, los de Albés anularon un 2-0 en contra con dos goles en los últimos 15 minutos y, este sábado, ya en el Anxo Carro y delante de sus aficionados, tuvieron alternativas para llevarse el triunfo. Un equipo compacto, que espera sus ocasiones y que no baja los brazos durante todo el partido.

Dos buenos finales
Comentarios