viernes. 05.06.2020 |
El tiempo
viernes. 05.06.2020
El tiempo

Dos ‘Breoganes’ en un día

Coleman salta ante un jugador del Tarragona (Foto: Xesús Ponte)
Coleman salta ante un jugador del Tarragona (Foto: Xesús Ponte)

El Leche Río Breogán tuvo que sufrir hasta el último segundo para asegurar el triunfo (89-88) ante el Servindustria Tarragona 2017. De hecho, el conjunto catalán, como ya sucediera en el encuentro de la primera vuelta, dispuso de la última posesión del partido, aunque Dani Rodríguez falló el lanzamiento que hubiera significado la primera victoria de su equipo a domicilio en la presente temporada en la LEB Oro.

A este ajustado final se llegó después de que un aceptable primer periodo del Breogán diese paso a una pésima segunda mitad y, sobre todo, a un caótico último minuto en el que el equipo local, como ya sucedió en los encuentros igualados de Mallorca o en Lugo frente al Ourense, se perdió en decisiones equivocadas y acciones desafortunadas.

Fue un minuto angustioso y, para muchos, demasiado largo al que se llegaba con una mínima ventaja local (85-83). A pesar del desconcierto y de los nervios de los jugadores locales, el Breogán dominaba por tres puntos (89-86) a falta de cinco segundos para el final. Vallmajó, tras un saque de fondo, comete prematuramente —con Dani Rodríguez recibiendo en su pista y de espaldas a la canasta lucense— su quinta falta personal. El base del Tarragona mete el primer tiro y tira a fallar el segundo sin que jugadores del Breogán logren capturar el rebote. Hess, con dos segundos, falla el segundo tiro libre (89-88) y de nuevo los locales no logran hacerse con la posesión permitiendo, tras un saque lateral, el último tiro de Dani Rodríguez.

Para llegar a este final apretado los dos equipos tuvieron que rehacerse de situaciones límite. Primero fue el Tarragona. Inferior durante la primera mitad a un Breogán con ciertos despistes en defensa pero entonado y coherente en el juego ofensivo. Los hombres de Rubén Domínguez llegaron a dominar por quince puntos (48-33) a tres minutos del descanso.

Pésimo juego
Pero el Breogán resucitó al conjunto catalán tras el descanso. Lo hizo con una pésima y fría salida de tercer cuarto, que permitió que, en solo cinco minutos, el Tarragona se situara a dos puntos (56-54). Entonces apareció el miedo a perder y desapareció la coherencia ofensiva. El ataque del Breogán se volvió espeso, escasamente resolutivo. 

Mientras, y contra lo esperado, el Tarragona evolucionaba hacia el triunfo no con los puntos llegados desde el perímetro —sus dos mejores anotadores Hess y Johnson anotaron 4 y 2 puntos respectivamente en la segunda mitad—, sino con la excelente labor de los pívots Kahiem Seawright y David Mesa, que pusieron en jaque una y otra vez a la defensa local.

El Breogán permitió que esos dos jugadores estuvieran en pista durante muchos minutos al borde de la eliminación —Seawright cometió la cuarta falta en el  minuto 28 y fue eliminado en el 37— al ser incapaz de forzar con el juego interior, del que prácticamente prescindió, pese a la lógica debilidad defensiva de los dos pívots.  

Dos ‘Breoganes’ en un día
Comentarios