martes. 22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo

Discípulos que tocaron el cielo

Dani Vidal y Antón Quindimil, en el estadio Ángel Carro. CDLUGO.COM
Dani Vidal y Antón Quindimil, en el estadio Ángel Carro. CDLUGO.COM
Dani Vidal y Antón Quindimil debutaron en Segunda División desde el Polvorín para cumplir un sueño que tenían desde que eran niños ► Los dos futbolistas del filial del Lugo contaron siempre con el apoyo de los veteranos del equipo y del técnico en el partido de Fuenlabrada

Fuenlabrada fue una ciudad dormitorio para Dani Vidal y Antón Quindimil. No lo fue por tumbarse a descansar sobre el césped del Fernando Torres, sino porque allí, en el estadio madrileño, los sueños de dos chavales procedentes del Polvorín se hicieron realidad. Los dos jugadores debutaron con la camiseta del Lugo en un partido oficial de Segunda División. Los minutos disputados en la primera jornada de Liga permanecerán para siempre en la memoria de dos futbolistas que buscan abrirse paso entre la élite profesional en España.

"Esto es un sueño cumplido. Este es mi octavo año en el Lugo. Desde pequeño siempre fui al estadio para ver a los mayores y ahora estar en el día a día con ellos y poder debutar es el sueño de cualquier jugador que llega en infantiles y progresa año a año", valora Dani Vidal, quien llegó en infantiles al club lucense desde su Portomarín natal.

"Debutar en el fútbol profesional es algo que todos los jugadores persiguen. El domingo fue el día soñado para mí y supongo que para cualquier jugador que está intentando llegar al fútbol profesional. Estoy muy contento y muy feliz", valora Quindimil, nacido en Abegondo hace 20 años.

Los dos llevan tiempo entrenando a las órdenes de Juanfran García y, pese al compromiso de entrar en un duelo de la categoría de plata, no tuvieron nervios.

"Creía que iba a estar más nervioso. Supongo que con el estadio vacío es distinto. Estás tenso, porque estás con el primer equipo y hay algo en juego, pero salí tranquilo porque el grupo confía mucho en los jóvenes", recordó Dani Vidal.

"En el momento fue extraño. Estaba calentando con el resto de suplentes en el descanso. Me llamó el segundo entrenador y me dijo que en diez minutos iba a entrar. En el momento no se me pasó por la cabeza que iba a debutar en Segunda División, sino que iba a entrar en el campo y tenía que hacerlo bien. Cuando el partido se acabó y al día siguiente, ya más en frío y más tranquilo, me di cuenta de que fue algo bonito e increíble", dijo Quindimil

Juanfran trató de calmar a los dos chicos del Polvorín para que pudieran hacer su juego. "Entre los dos entrenadores me dijeron que estuviera tranquilo, que hiciera lo que sabía y me dieron un par de instrucciones tácticas, de balón parado y así. Estoy muy agradecido por la confianza que me dieron", declaró el futbolista coruñés.

También los veteranos del equipo: Seoane, Pita o Djaló contribuyeron a que Dani Vidal y Quindimil jugaran lo mejor posible el tiempo que estuvieron sobre el césped. "Los veteranos son los que más te ayudan. Igual en otro equipo pueden tener miedo a que les quites el puesto pero aquí es todo lo contrario. Ellos son la gente que más te ayuda, la que quiere que mejores y que si alguien le quitamos el puesto que seamos los jóvenes que llegamos con ganas de demostrar", indica Vidal. "En el partido tienes que estar hablando continuamente, y más con un chaval que era debutante en la categoría y podía perder un poco la posición. Pero fue lo normal, como ellos tiran de todo el equipo", añade el canterano del Lugo.

Quindimil tuvo en Marcelo Djaló algo más que un compañero de zaga en Fuenlabrada. "Con Djaló tengo una relación muy buena. Desde los primeros días que estoy ahí siempre me está corrigiendo, ayudándome en lo que puede. Desde que entré al campo me dijo que estuviera tranquilo y que me iba a ayudar. Me habló, corrigió y ayudó mucho para que lo hiciera lo mejor posible", precisó el jugador de Abegondo.

Discípulos que tocaron el cielo
Comentarios