miércoles. 03.06.2020 |
El tiempo
miércoles. 03.06.2020
El tiempo

94-82. Un Breogán de más a menos cae en Pucela

Un momento del partido entre el Breogán y el Valladolid. ÁREA 11
Un momento del partido entre el Breogán y el Valladolid. ÁREA 11
El cuadro lucense encaja su segunda derrota en un partido que empezó bien y en el que se diluyó en la segunda parte, cuando dejaron de entrar los triples y el Valladolid ajustó la defensa

El Leche Río Breogán no pudo con el que hasta este viernes era su perseguidor en la tabla de la LEB Oro, un Carramimbre Valladolid que volvió a mostrarse intratable en su pista del polideportivo Pisuerga y que infligió a los jugadores de Diego Epifanio una nueva derrota lejos de su feudo (la segunda consecutiva).

El Carramimbre Valladolid tenía muy claro que para intentar vencer a todo un candidato al ascenso a la Liga ACB iba a tener que emplearse a fondo en defensa. Así, salió de entrada con una zona que generó muchos problemas a los lucenses en la pintura. Pero el Leche Río Breogán demostró que tiene recursos de sobre y con tres canastas triples consecutivas, una de Sergi Quintela y dos de Dago Peña, sacaron del atolladero a los jugadores de Diego Epifanio, que en el minuto dos ganaban por cuatro puntos (5-9).

Poco a poco, sin embargo, los pucelanos ajustaron su defensa, mejoraron en el posicionamiento sobre la pista y empezaron a mostrarse mas afinados en el lanzamiento para llevar el partido al terreno de la igualdad (13-13, minuto 4). Un triple de Leimanis confirmaba la mejoría del equipo de Valladolid, que se ponía por delante en el marcador por primera vez en el partido (16-13), aunque Mo Soluade replicaba también de tres.

No quedó ahí la cosa y dos nuevos triples de Peña y Ahonen volvían a dar a los lucenses un poco de aire a 1.39 minutos del final del primer cuarto (18-24). Era una renta de seis puntos que el Leche Río Breogán supo mantener hasta el final del periodo (24-30). El inicio del segundo cuarto siguió siendo de dominio de un Leche Río Breogán que defendía con fuerza y cortaba todas las vías de acceso de los locales. El Carramimbre Valladolid tenía muchos problemas para anotar y encajaba un nuevo parcial de 0-5 que elevaba las diferencias hasta los once puntos a favor del conjunto lucense (24-35, minuto 12).

Había partido, aunque los locales iban siempre un paso por delante y provocaban faltas que no desaprovechaban

Dos tiros libres de Bartley y una canasta de Adekoya tras una buena acción defensiva daban aire a los vallisoletanos (28-35), pero Salva Arco y José Nogués devolvían la ventaja a los visitantes. La intensidad era máxima, pero el Leche Río Breogán conseguía mantener su ventaja en torno a los 10 puntos (40-49, a 1.24 minutos del descanso). Pese a ello, Diego Epifanio no lo veía claro y pedía tiempo muerto para intentar que su equipo no perdiese la ventaja. No lo conseguía en la recta final del cuarto. El Breogán había perdido demasiados balones ante la presión defensiva de los locales, y el Carramimbre Valladolid aprovechaba los fallos del rival para recortar las diferencias a solo cinco puntos cuando el choque llegó al descanso (44-49).

INTENSIDAD E IGUALDAD. El comienzo del tercer cuarto siguió marcado por la intensidad defensiva de unos y otros y la igualdad sobre la pista, pero ahora era el Leche Río Breogán quien tenía muchos problemas para anotar también desde mas allá de la línea de 6,75 metros y sin los triples de Dago Peña el equipo veía neutralizada su renta en apenas tres minutos y medio (51-51).

La reacción de los celestes llegaba, una vez más, desde el exterior, con un triple de Ahonen y otro de Peña que colocaban al Breogán de nuevo con seis puntos de renta justo cuando se alcanzaba el ecuador del cuarto (53-59).

Otra vez hicieron la goma los locales de la mano de Aboubacar y Bartley (59-61, minuto 26). A partir de ahí el partido fue un toma y daca en el que una y otra vez el Leche Río Breogán abría una pequeña brecha de tres o cuatro puntos y el Carramimbre la neutralizaba rápidamente en una igualdad con la que se llegaba al minuto 30 con solo un punto de diferencia en el luminoso y todo por decidirse en el último cuarto (67-68).

Seguía el toma y daca en el inicio del último cuarto, pero tras un breve intercambio de canastas el Valladolid conseguía distanciarse gracias a su acierto en el tiro exterior (78-70, minuto 33). El Breogán no bajaba los brazos y a base de garra y empuje volvía a meterse en el partido recortando las diferencias a solo cuatro puntos mediado el periodo (82-78).

Había partido, aunque los locales iban siempre un paso por delante y provocaban faltas que no desaprovechaban (86-81, minuto 37).

Esa pequeña ventaja le dio el partido al equipo de Valladolid, que de ahí al pitido final supo manejarla a la perfección ante un Breogán que se dejaba llevar por la precipitación y cometía demasiados errores hasta acabar por perder su segundo encuentro consecutivo a domicilio.

94-82. Un Breogán de más a menos cae en Pucela
Comentarios