sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

97-80. El Breogán se queda sin gasolina en Granada

Erik Quintela, intenta un ataque durante el partido. EP
Erik Quintela, intenta un ataque durante el partido. EP
Los jugadores de Diego Epifanio mostraron una versión pobre respecto a su habitual

El Río Breogán no pudo dejar prácticamente sentenciado su liderato y ve cómo el Leyma Coruña se sitúa a solo un triunfo tras caer ayer estrepitosamente en la cancha de Covirán Granada. Los de Diego Epifanio salieron mal desde el inicio, y nunca fueron un problema para los andaluces, que dominaron el encuentro de principio a fin.

El Covirán Granada tenía una ocasión de oro para recortar diferencias respecto al líder y tenía claro que para ello debía emplearse a fondo en defensa. Lo hicieron desde el pitido inicial, ahogando la salida de balón de los gallegos, que sufrían lo indecible para llegar hasta el aro contrario. Y cuando lo hacían, no encontraban posiciones cómodas de tiro. La presión local era tal que el Río Breogán tardaron hasta tres minutos en anotar sus primeros 2 puntos con una canasta de Aboubacar.

Por suerte, la defensa de los de Diego Epifanio funcionaba y aunque el Covirán Granada golpeó primero, solo había firmado 5 puntos para entonces. Pero lo que no conseguían los breoganistas era frenar el acierto exterior de Iriarte y, mientras ellos seguían sin encontrar su sitio, los andaluces abrieron brecha en el luminoso (10-2, minuto 5).

Larsen volvía a ver aro para los visitantes, pero no fue hasta los últimos dos minutos del primer cuarto cuando el Breogán pareció entrar por fin en juego. Con los hermanos Quintela en pista anotando y Larsen convirtiendo dos tiros libres, los lucenses dejaban el marcador en 19-11 al final del cuarto.

Pero sí parecía que el Río Breogán había empezado a rodar, fue solo un espejismo. En el iniciodel segundo cuarto los de Diego Epifanio volvieron a estrellarse ante la solidez defensiva de los locales. Con un paupérrimo 18% de acierto en sus lanzamientos, y 8 balones perdidos en tan solo 13 minutos de partido, los lucenses veían como su rival, muy bien atrás y asegurando sus lanzamientos, firmaba un parcial de 7-0 que elevaba su renta hasta los 15 puntos (26-11, minuto 13). Pidió tiempo muerto el técnico de Breogán en busca de soluciones. A la vuelta, Larsen anotó los primeros puntos gallegos en este cuarto, aunque eso no impedía que los locales se fuesen hasta los 19 puntos de ventaja mediado el cuarto (32-13).

Una vez mas, sin embargo, en la recta final del cuarto los breoganistas parecieron entonarse un poco mas y consiguieron, al menos, evitar que la cosa fuese a mayores e incluso reducir un poco las diferencias gracias al acierto de Larsen y Sollazzo (43-29).

Mejoraron los lucenses en el inicio de la segunda mitad. El equipo de Diego Epifanio se mostró mucho mas acertado en sus lanzamientos, no perdía balones y se mantenía vivo en el partido. Lo que no lograban los gallegos era frenar el ataque de los andaluces, que tras un pequeño bache, continuaban ampliando su ventaja.

En el inicio del cuarto, a Sollazzo y Larsen se unía Ahonen con un triple para recortar las diferencias a solo 8 puntos en el minuto 22 (46-38), pero replicaban los locales con dos triples consecutivos que hacían mucho daño a un Breogán que empezaba a reaccionar (53-38). Además, solo Sollazzo y Larsen conseguían ver aro, y lo hacían con mucha dificultad ante la zona de un Covirán Granada que había vuelto a entonarse y había recuperado el control del partido. Un triple de Erik Quintela y otro de Salva Arco evitaban la debacle (62-50, minuto 26), pero el equipo no acababa de entrar y Epi solicitaba un nuevo tiempo muerto a falta de dos minutos para el final del cuarto y con 21 puntos de desventaja de nuevo en el marcador (71-50).

Conseguían los lucenses reaccionar tímidamente en la recta final para firmar un parcial de 7-7 que impedía al menos que los locales ampliasen su ventaja, aunque dejaban las cosas muy complicadas para los breoganistas de cara al cuarto final (78-57).

Mucho tenía que mejorar un Río Breogán falto de intensidad para darle la vuelta al encuentro, pero al menos en los primeros minutos del último cuarto los pupilos de Diego Epifanio se mostraron algo más agresivos, tanto en ataque como en defensa y mediado el cuarto, se colocaban a 16 puntos (84-68).

De ahí al final del partido se vivieron los minutos mas igualados, con un Río Breogán que por fin conseguía mover el balón ante un rival que había levantado el pie del acelerador, pero que aún así no vio reducida su ventaja (97-80).

Fueron minutos en los que el conjunto lucense pudo reducir un poco las diferencias, pero no aliviaron las sensaciones negativas que dejó un equipo que no encontró soluciones a los planteamientos del rival y que se vio superado por un Granada que estuvo realmente bien, con acierto, y que mantuvo la intensidad para alimentar sus esperanzas.

LA PREVIAEl Breogán, en la antesala de los play offs

97-80. El Breogán se queda sin gasolina en Granada
Comentarios