Control en la rampa de salida

Ramón Azeez trata de parar un ataque del Lorca. SEBAS SENANDE

El Lugo espera retener a sus principales jugadores a pesar del interés de otros clubes en firmarlos, pero tendrá que aligerar el vestuario para inscribir a las nuevas incorporaciones

El Lugo tendrá que hacer sitio en su vestuario. Con 22 fichas cubiertas en el primer equipo, el conjunto rojiblanco tendrá que aligerar su nómina de futbolistas para inscribir a las cinco o seis incorporaciones anunciadas por su director deportivo, Emilio Viqueira. Mientras en algunos casos serán bajas consensuadas con el técnico Javi López, en otros podría suponer la salida de jugadores que cuentan para el club pero que tienen ofertas encima de su mesa para poder cambiar de aires.

En este último caso estarían varios futbolistas del equipo lucense. La buena temporada de Juan Carlos, Ramón Azeez, Kravets o Bernardo Cruz llamaron la atención de otros conjuntos que han mostrado su interés en este mercado estival.

Tal y como reveló el propio Viqueira el pasado fin de semana a la Radio Galega, la intención del club es que no haya "terremotos" inesperados en forma de bajas y se refirió especificamente a Juan Carlos y Kravets. "Si vienen con la cláusula poco podemos hacer2, aseguró el compostelano, que confía en que ese parapeto sea suficiente para que se mantenga el bloque actual.

En el caso del ucraniano, por el que mostraron interés varios equipos de Primera División —entre los que podría estar el Leganés—, la cláusula de 6 millones para este verano y de 8 el siguiente blinda al club ante una posible marcha no deseada.

Otro de los nombres propios es el de Ramón Azeez. El nigeriano es objeto de deseo del Getafe y se habló del Córdoba de Francisco Rodríguez en las últimas fechas. Sin embargo, el que lo quiera deberá abonar el millón de euros que figura en su cláusula de rescisión.

También existe interés en el Córdoba por repescar a Bernardo Cruz, un zaguero salido de las categorías inferiores del conjunto califal y que cuenta con una de las fichas más altas del plantel. Para hacerse con sus servicios el equipo andaluz debería hacerse cargo de su sueldo y pagar una compensación al Lugo, algo que parece descartar este movimiento.

El Lugo espera retener a estos futbolistas y tendrá que deshacerse de otros para inscribir a sus fichajes. Este sería el caso del centrocampista Yelko Pino, que todavía tiene un año más con el club y al que habrá que buscarle un equipo en el que jugar la próxima campaña mediante una cesión o dándole la carta de libertad.

En ese caso pueden estar también el extremo derecho Guille Donoso, que ya fue cedido en invierno pasado a la Ponferradina donde jugó 15 partidos anotando tres goles. En su caso, de convencer a Javi López en la pretemporada podría tener un hueco. También está en duda la continuidad del mediocentro Kike Pérez, que estuvo a préstamo en el Cerceda y podría tener otra cesión tras disputar 25 encuentros y anotar 5 goles.

En cuanto a los canteranos Pedro y Cacharrón, el primero tendría ficha con el Polvorín en Tercera División, mientras el arquero cuenta con una oferta del Navalcarnero de Segunda B.